Orientación Académica

¿Qué hacer antes de un examen?

¿Qué hacer el día antes del examen?

El día antes de un examen es recomendable repasar, pero no concentrar todas las horas de estudio ese día. Esto último puede hacer que te satures y no alcances los resultados deseados. 

Si quieres conservar tus conocimientos especialmente a largo plazo, el día antes de una prueba debe ser un día para descansar y aprovechar para revisar algún contenido.

También puedes preparar todos los materiales que necesitarás para el día siguiente: bolígrafo, lápiz, herramientas de dibujo, calculadora o una botella de agua, por ejemplo.

Duerme las horas suficientes para estar descansado al día siguiente, eso hará que la presión y el esfuerzo mental que necesitas para pensar y contestarlo todo bien, lo tengas gracias a la energía que habrás acumulado.

¿Qué hacer el día del examen?

El día del examen, levántate temprano, desayuna bien y llega con tiempo al examen. Recuerda coger todos los materiales necesarios para poder hacer el examen, como la identificación personal y el material para escribir.

Antes de entrar al examen, hay personas que necesitan mirar los esquemas. Si este es tu caso, puedes hacerlo, pero es bueno que te reserves unos minutos para relajarte y prepararte mentalmente. Es decir, guardar los apuntes, respirar con tranquilidad, y sobre todo, trabajar tu confianza. Se trata de empezar a concentrarte para el examen.

¿Qué hacer durante el examen?

Una vez delante del examen, no te precipites en contestar. Es preferible que leas bien todas las preguntas, una detrás de otra, y pienses bien cuáles son las preguntas que tardarás más en contestar y en cuales necesitarás menos tiempo. Es importante que organices bien el tiempo para asegurarte de poder responder a todas las preguntas del examen.

Una vez identificadas aquellas más dudosas, distribuye el orden en que vas a contestar las preguntas. Antes de contestar cada una, es preferible que hagas un esquema previo de la respuesta, como los que se han hecho durante el estudio, con la finalidad de identificar todo lo que se puede decir sobre ese tema. Realizar el esquema previo no debe ocuparte más de 5 minutos, se trata de algo muy breve, simplemente para destacar ideas, relacionarlas, seguir un guion al escribir y no dejarte detalles.

Cada vez que vayas a contestar, haz el mismo procedimiento, primero haz un esquema sobre el tema a tratar y segundo empieza a responder por orden y con coherencia. Responde lo que te piden, el examen no será mejor evaluado porqué haya mucha información, sino que se evaluará positivamente cuando la respuesta conteste a la pregunta.

Si es necesario lee las preguntas varias veces para asegurarte que lo has entendido bien. Muchas veces se leen las preguntas de forma rápida y puede prestar a confusión, de modo que es bueno leerlas hasta que se entienda bien qué se pide en la pregunta y cuál sería la respuesta correcta. Si tienes dudas sobre algún enunciado, puedes preguntar al profesor o examinador para que te aclare qué es lo que se pregunta.

Además de contestar bien las preguntas, cuida la presentación, sé ordenado, claro y escribe sin faltas de ortografía. Ten en cuenta que aunque lo principal y más importante es que respondas bien a la pregunta, también se valoran los aspectos formales de presentación.

preparar un examen


Infórmate de todas las técnicas de estudio que te ayudarán a estudiar y cómo organizar tu plan de estudios.