Orientación Académica

Descubre la técnica que te ayuda a estudiar

Técnicas de estudio

Las técnicas de estudio son un conjunto de estrategias y herramientas que te pueden ayudar a estudiar mejor. Algunas de estas técnicas son la lectura y el subrayado, los resúmenes, los mapas conceptuales o los ejercicios prácticos.

técnicas de estudio

Es importante que conozcas todos los métodos de estudio posibles para poder elegir el que más se ajuste a tus hábitos y habilidades. De este modo, personalizarás tu manera de estudiar. Si tienes facilidad para sintetizar, el resumen te puede resultar ventajoso, si por el contrario tienes memoria visual y captas la información gráfica, el esquema es la técnica indicada para ti. 

Principales técnicas de estudio

Lectura y subrayado

La lectura es el primer contacto con el temario. Esta debe hacerse tranquilamente, comprendiendo aquello que lees e intentándolo relacionar con aquello que ya conoces. Es aconsejable realizar una primera lectura de aproximación, y después, una segunda lectura en la cual comprender a la perfección las diferentes ideas y subrayar todos los conceptos clave.

El subrayado tiene que ser únicamente de los aspectos relevantes del texto. No debes subrayarlo todo, solo aquellas palabras o frases más importantes. 

Una vez hecho esto, es importante asegurarte de que lo has entendido todo. Para comprobarlo puedes explicárselo con tus propias palabras a otra persona o a ti mismo.


Resumen

El resumen de los temas implica destacar las ideas principales del texto leído, sin hacer copias exactas de las frases, sino intentando decir lo mismo pero con las propias palabras. Es importante que sea un escrito fiable para poder seguir estudiando a través de él, con párrafos cortos que incluyan las palabras clave a recordar del texto principal. 

Resumir es una técnica que te asegura la comprensión del temario y que luego utilizarás en el examen para contestar con más certeza. La presentación del resumen debe ser buena, con letra clara, ya que te ayude a estudiar mejor el contenido. Puedes añadir colores para remarcar las ideas principales, y sobre todo, numera las hojas de papel para que siempre estén ordenadas.


Esquema

El esquema consiste en hacer una buena representación gráfica del temario y un resumen de lo que has leído previamente pero en un formato más ágil y visual. Así podrás retener la posición de los conceptos que hayas anotado en el esquema, relacionando la información, siempre desde una perspectiva visual y gráfica. Los mapas conceptuales son ejemplo de este tipo de estudio.

Es importante que identifiques la idea principal, esta es la mejor forma para iniciar cualquier esquema o resumen. Esto te ayudará a la posterior evaluación oral o escrita, ya que comprenderás mucho mejor la relación entre conceptos, y si van surgiendo cuestiones diferentes, podrás enlazar y relacionar con más facilidad todos los aprendizajes.


Mapas conceptuales

Si memorizas el esquema pero sin embargo no has entendido por completo la conexión entre conceptos, será difícil que puedas contestar si se te plantean preguntas inesperadas o presentadas de forma distinta.  

Por lo tanto, cualquier esquema debe ser pensado para ayudarte a comprender mejor el temario, sin ánimo de memorizar solamente el orden en el que están las principales ideas o memorizar las palabras. Es mejor que entiendas la relación entre los conceptos que has anotado después de la lectura o el resumen.

En los mapas conceptuales pueden incluirse colores para diferenciar bien las ideas principales o la jerarquía de conceptos, utilizar formas geométricas para marcar diferencias, letras mayúsculas o minúsculas, dibujos representativos, flechas, etc.

Se trata de un técnica de estudio que ayuda a impulsar tu creatividad, que desarrolla tu capacidad viso-espacial en la conexión de conceptos, y que todo ello influye en tu forma de organizar y distribuir los conceptos clave. Cuanto mayor sea el orden y clasificación, más fácil será visualizarlo.

Un mapa conceptual lo puedes hacer de distintas maneras: puedes hacer varios mapas conceptuales más reducidos, y luego un mapa más amplio, con las ideas principales que engloben a todos los mapas pequeños o, por el contrario realizar un único mapa conceptual con toda la información.
 

Ejercicios prácticos y test

Algunas asignaturas requieren práctica, más que memorizar. Puedes realizar diferentes ejercicios prácticos o test que te ayuden a evaluar tus conocimientos.

Si has practicado muchas veces cómo resolver una ecuación o un tipo de problema, seguro que para el examen lo sabrás hacer. También puedes formular posibles preguntas que podrían aparecer en la prueba para practicar su respuesta. Puedes hacerlo creando flashcards, tarjetas que por un lado está la pregunta y por el otro la respuesta. 

Realizar test también te ayudará a evaluar tus conocimientos y a aprender a leer con atención las preguntas y las respuestas. Los test son muy aconsejables para aquellos exámenes que sean de este tipo. Practicar con preguntas similares te ayudará a prepararte mejor.


Infórmate sobre cómo diseñar tu plan de estudios, cómo crear un buen ambiente de estudio y todo lo que tienes que hacer antes de un examen.