Orientación Académica

Descubre algunas de las formas de estudiar más eficaces

  • Saber cómo responde nuestra mente y nuestro cuerpo ante las diferentes formas de estudiar es realmente importante para sacar el máximo partido a nuestras horas de estudio. Obviamente, las formas de estudiar variarán dependiendo del tipo de materia que tengamos que aprender y también según el tipo de prueba o examen al que nos tengamos que presentar.

    Consideraciones generales

    Antes de describir las formas de estudiar conviene recordar una serie de consideraciones o indicaciones generales que te ayudarán a que el estudio sea más eficaz. Una de ellas es la planificación de los exámenes. Si estás en la universidad realizando un grado, un máster o cualquier otro tipo de formación que exige superar diferentes pruebas, hazte un calendario donde aparezcan todas las convocatorias. Tener bien claro cuándo tienes cada examen te permitirá distribuir correctamente el tiempo para ir estudiando con antelación. 

    El éxito en el estudio está estrechamente relacionado con la disciplina y la constancia. No suele funcionar ponerse un día a estudiar si no hay una continuidad y voluntad de implicarse con el estudio.

    También es muy importante crear un entorno apacible y agradable donde no tengas interrupciones ni distracciones. Por eso, antes de comenzar a estudiar rodéate de todo el material que necesitas y escoge un lugar donde te sientas bien. Todo esto te ayudará a concentrarte y aprovechar el tiempo de estudio.

    Las pausas son también fundamentales y debes tenerlas en cuenta sea cual sea tu forma de estudiar. La efectividad de las horas de estudio será mayor si realizas descansos en los que liberas tu mente y tu cuerpo de la tensión que implica el estudio. No es una pérdida de tiempo, al contrario, son unos momentos muy bien invertidos, pues tu cuerpo necesita descansar y recuperar energía; de lo contrario puedes acabar colapsándote.
     

    Diferentes formas de estudiar

    Cada persona es un mundo y le resulta eficaz una manera de estudiar. Antes de decantarte por una de ellas, conviene hacer un repaso de las principales formas de estudiar y saber en qué consisten y qué ventajas reporta cada una de ellas. Por supuesto, todas estas formas de estudiar se pueden combinar buscando la máxima efectividad de nuestras horas de estudio.
     
    • Leer. Leer y releer la materia que debemos aprender es una de las formas de estudio más habituales. Hay personas que únicamente con leer repetidas veces los libros o los apuntes sobre la materia que se debe aprender, la van asimilando e interiorizando.
       
    • Subrayar y hacer esquemas. Complementaria con la anterior, realizar subrayados ayuda a identificar los conceptos clave y así, al releer los textos, los veremos a simple vista y activarán además la asociación de más materia. Lo mismo pasa con los esquemas; al realizarlos, se hace un ejercicio de resumen y síntesis que ayuda a extraer los puntos más importantes y asociarlos con otros contenidos más secundarios.
       
    • Escuchar. Hay personas que tienen mayor capacidad de comprensión oral. En estos casos su forma de estudiar suele ser grabar los textos o apuntes que deben aprender y escucharlos repetidamente hasta su asimilación.
       
    • Memorizar. La memorización es una de las formas de estudio que todos en algún momento debemos emplear, porque siempre hay datos o conceptos que tenemos que recordar como son. Aprender a memorizar puede parecer complicado, pero existen diferentes métodos, como las reglas mnemotécnicas,  que te pueden ayudar en esta tarea.
       
    • Asociación de imágenes. Para las personas que son más visuales, la asimilación de materia llega a través de imágenes, de colores o de figuras. En estos casos se suelen utilizar marcadores de diferente colorido para subrayar textos o se introducen imágenes que actúan como un interruptor que despierta la asociación de conceptos y contenidos.
       
    • Responder a preguntas es otra de las formas de estudiar que puede ayudar a tener buenos resultados. Consiste en repasar la materia de estudio respondiendo cuestiones acerca de lo que acabamos de estudiar. Es una manera muy eficaz de comprobar si la materia se está entendiendo y asimilando correctamente.
       
    • Prácticas de ejercicios y exámenes. Muy parecido al anterior es el método de estudio a través de la realización de ejercicios, test y modelos de exámenes. De esta manera se comprueba si se conoce la materia y en qué puntos o aspectos hay que seguir trabajando.
Cursos relacionados