Investigador agrícola

Descripción
Los investigadores agrícolas deben encontrar la manera de resolver problemas de la agricultura. Investigan formas de mejorar el crecimiento de los cultivos y el cuidado del ganado. Afrontan los problemas ambientales y de conservación, un aspecto cada vez más importante de este trabajo.
Actividades laborales
Los equipos de investigación pueden incluir científicos de distintas formaciones, en particular especialistas en las ciencias biológicas, química y bioquímica, así como contar con el apoyo de especialistas en biometría, informática y estadística.

Los investigadores agrícolas pueden participar en proyectos de investigación muy largos, por lo que necesitan un enfoque lógico, sistemático y paciente de su trabajo. Se encargan del diseño, seguimiento y análisis de experimentos para llegar a conclusiones, evalúan periódicamente el proyecto y cambian sus métodos de trabajo si es necesario.

Algunos proyectos implican pasar mucho tiempo en el laboratorio, así como dedicar otra parte del tiempo importante al trabajo de campo, por ejemplo, a los cultivos de ensayo de nuevos y fertilizantes.

La investigación se divide en cuatro grandes categorías:
  • Suelos.
  • Plantas.
  • Animales.
  • Productos agrícolas.
Los investigadores agrícolas generalmente se especializan en uno de los campos anteriores. Los problemas ambientales (como la contaminación y la erosión del suelo) y los problemas de salud (por ejemplo, EEB y E. coli) tienen cada vez más importancia para estos científicos en cualquiera de las áreas de trabajo mencionadas.

El objetivo de los programas de investigación de suelos es conocer las características de los diferentes suelos. La investigación puede incluir datos sobre la biología, la química y la física de los suelos, con proyectos en los que trabajan equipos de investigadores agrícolas especializados en suelos, bioquímicos y microbiólogos, por ejemplo.

Los investigadores agrícolas usan sus hallazgos para aconsejar a otros profesionales sobre cómo hacer un mejor uso de los suelos, después de que hayan desarrollado conocimientos suficientes sobre el abonamiento de los cultivos, el uso de fertilizantes y los métodos de gestión de la tierra que minimicen la erosión del suelo.

Las áreas típicas de investigación incluyen formas de aumentar los rendimientos, lucha contra las plagas y reducción del uso de pesticidas químicos investigadores agrícolas investigan métodos que mejoren la producción de cultivos y que protejan la vida silvestre.

Los investigadores agrícolas estudian mecanismos para mejorar las técnicas de fitología. Para ello, se dedican a cruzar especies de plantas diferentes para crear especies combinadas (o "híbridos"), a veces con las características deseables de cada uno de sus "padres". Por ejemplo, se puede crear un híbrido para aumentar la resistencia a la sequía o las plagas, o para conseguir una mayor tolerancia a la humedad y a las temperaturas extremas.

Algunos investigadores agrícolas exploran el uso de métodos modernos de modificación genética para cambiar las características de distintas plantas.

Los programas de investigación en animales pueden centrarse en temas como la modificación genética aplicada a la ganadería, o la búsqueda de métodos para el control de enfermedades y la reducción de los daños causados por depredadores. En este tipo de trabajo colaboran científicos como fisiólogos, genetistas animales, bacteriólogos y patólogos especializados

Algunos científicos ayudan a empresas agroquímicas a producir nuevos plaguicidas y fertilizantes eficientes.

Otros científicos se dedican a encontrar mecanismos para proteger a las plantas sin el uso de productos químicos, que puedan reducir los costes de los agricultores y los daños causados al medio ambiente, ya que, en cambio, los productos químicos contaminan los sistemas fluviales que discurren cerca de las granjas.

En la investigación de productos agrícolas, los científicos investigan mecanismos que permitan mejorar distintos aspectos de la agricultura, por ejemplo, para preservar mejor los cereales, las verduras, la carne, la leche y los huevos. Las prioridades incluyen el tratamiento de las enfermedades que pueden transmitirse a los animales y a los seres humanos, y la reducción de pérdidas o daños que se puedan producir durante el almacenamiento.
Perfil profesional
Para ser investigador agrícola se necesita:
  • Conocimientos científicos elevados, sobre todo en biología y química.
  • Ser detallista y metódico en el trabajos de campo y laboratorio.
  • Paciencia para repetir los experimentos muchas veces si es necesario.
  • Habilidades de organización para planificar proyectos y experimentos.
  • La capacidad de explicar los resultados de forma clara y concisa, incluso mediante informes.
  • Habilidades de trabajo en equipo.
  • Habilidades matemáticas y estadísticas para analizar los experimentos.
  • La capacidad de usar distintos tipos de equipamientos y tecnología, incluyendo ordenadores.
Los investigadores científicos agrícolas necesitan habilidades de gestión si llevan a cabo la supervisión de proyectos y de personal.
Competencias
  • Aptitudes matemáticas.
  • Aptitudes para redactar informes.
  • Asesora a los agricultores sobre los métodos para evitar el escurrimiento de sustancias químicas.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capacidades organizativas.
  • Capaz de dar información compleja de un modo directo.
  • Comprueba la idoneidad de un suelo para soportar varias funciones, incluyendo la ingeniería civil y la gestión de residuos.
  • Conocimiento de la tecnología del ADN recombinante.
  • Conocimientos en cuestiones ambientales.
  • Estudia la distribución, tipo y calidad de los suelos en un área o zona.
  • Estudia y levanta un mapa de los suelos de un área.
  • Habilidad para la estadística.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades en laboratorio.
  • Habilidades informáticas.
  • Innovador.
  • Investiga cómo mejorar el almacenamiento de la cosecha.
  • Investiga los efectos de los pesticidas y fertilizantes en los suelos.
  • Investiga métodos de incrementar el rendimiento de los cultivos.
  • Investiga y desarrolla métodos para controlar los pesticidas agrícolas.
  • Investiga y desarrolla pesticidas y fertilizantes.
  • Investigador.
  • Metódico.
  • Observador.
  • Preciso.
  • Sensato.
  • Supervisa y evalúa ensayos de campo de cultivos genéticamente modificados.
  • Utiliza modificación genética para mejorar las características de las plantas.
  • Valora el potencial del suelo para la agricultura.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.