Las modalidades de trabajo que están cambiando el panorama laboral

Noticia

El trabajo en plataformas digitales, el teletrabajo y ser nómada digital son algunas formas de empleo en auge que requerirán que las personas se formen continuamente, apuntan expertos y organismos internacionales

  • 24/11/2021
  • Tiempo de lectura 11 mins

  • Valora

  • Deja tu comentario
Mayra Bosada. Redacción de Educaweb
Contenido

Las modalidades laborales de futuro
Trabajo remoto o móvil basado en las TIC El trabajo en plataformas digitales El trabajo colaborativo y otras formas de trabajar
Competencias para afrontar las nuevas tendencias laborales
¿Sabías que…?
 
La pandemia, la digitalización y la automatización están revolucionando el mercado de trabajo, tanto en la forma en que se trabaja como en las relaciones entre trabajadores y empleadores, alejándose del empleo tradicional en el que una persona trabajaba por cuenta ajena con un contrato fijo en una o dos empresas como máximo durante toda su vida. Actualmente están en auge nuevas modalidades de trabajo
 
Los trabajos a domicilio y empleos derivados de la gig economy, también llamada economía de plataformas, que comportan realizar trabajos cortos y esporádicos para diferentes empleadores, se están extendiendo y se extenderán cada día más. Según un estudio de la consultora McKinsey de 2020, entre el 20% y el 30% de la población activa de Europa participa en la gig economy en distintos grados. Y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y otros organismos coinciden en que la tendencia es al alza.
 
¿Cuáles son estas nuevas modalidades de trabajo? ¿Qué supone para las personas su expansión? Para reflexionar sobre ello Educaweb lanza un nuevo monográfico, en el que te explicamos estas modalidades de trabajo en auge y las competencias que las personas necesitan adquirir para afrontarlas.
 

Las modalidades laborales de futuro

modelos de trabajo

Más allá del crecimiento de la demanda de perfiles digitales, que se ha acelerado con la pandemia, la manera de trabajar ha cambiado, dejando atrás "el encorsetamiento del lugar fijo de empleo, o los horarios, para llevar a cabo nuestra labor de manera flexible", asegura Valentín Bote, director de Randstad Research, en su artículo para Educaweb.
 
Tanto la OIT como expertos en el tema coinciden en que la enorme volatilidad de la economía contribuirá a que "el trabajo para toda la vida" sea cada vez más improbable. "En parte esto es debido a que la vida media de las empresas tiende a ser cada vez menor", apunta Esther González Arnedo, directora del Máster de Recursos Humanos de EAE Business School, quien en su artículo para Educaweb desvela los resultados de un reciente estudio de la consultora Standard and Poor en el que vaticina que la vida media de las empresas se reducirá a 15 años en 2025.
 
Así, la pandemia y la digitalización han acelerado formas de trabajo y relaciones laborales que ya se venían dando anteriormente, aunque de manera menos generalizada, como el trabajo en remoto a tiempo completo o híbrido (que solo se denomina teletrabajo cuando lo realizan trabajadores asalariados de una empresa, según la OIT) o el trabajo en plataformas digitales.
 
Estas nuevas formas de ocupación están impulsadas por la necesidad de flexibilidad de empleadores, clientes o trabajadores, apunta Cedefop y Eurofound en su informe Labour market change. New forms of employment 2020 update, en el que indica que en España están especialmente en auge el trabajo móvil basado en las TIC o trabajo remoto, el trabajo en plataformas y el colaborativo.
 

Trabajo remoto o móvil basado en las TIC


El trabajo móvil basado en las TIC o trabajo remoto es, según Cedefop, el que realizan empleados de una empresa o trabajadores autónomos o freelance desde varios lugares posibles, fuera de las instalaciones de su empleador y con el apoyo de tecnologías modernas, como ordenadores, portátiles o tabletas. "Esto es diferente del teletrabajo tradicional en el sentido de estar aún menos ‘limitado a un lugar'", apunta el informe. Así, dentro de esta modalidad laboral se incluyen tanto los asalariados que teletrabajan a tiempo completo, como los trabajadores freelance y los nómadas digitales.
 

1. El auge del teletrabajo a tiempo completo o híbrido


modelos de trabajo

El trabajo en remoto se ha incrementado con la pandemia, especialmente en el confinamiento, y ha sido más evidente entre las personas asalariadas, que han pasado de trabajar presencialmente a teletrabajar. De hecho, el 51% de las empresas estima que más del 40% de sus profesionales seguirá trabajando desde casa durante los próximos 18-24 meses, según el estudio Future of work series: La reinvención de los profesionales y los espacios de trabajo, elaborado recientemente por Everest Group y Talent Solutions. Además, el 92% de las organizaciones está evaluando o planificando la transición a un modelo de empleo híbrido.
 
Entre los inconvenientes del teletrabajo destaca "que carece todavía de una regulación férrea a la hora de abordar problemáticas como el incremento de gastos no cubiertos por la empresa o la disminución de los límites horarios de trabajo", así como la desvinculación emocional de la empresa y los compañeros de trabajo, indica Mónica Pérez, directora de Comunicación y Estudios de Infojobs, en su artículo de opinión para Educaweb.
 
Si bien teletrabajar a tiempo completo o parcial permite una mayor conciliación con la vida personal de los trabajadores, muchas de ellos "tienen todavía alguna dificultad para separar el entorno laboral del familiar", apunta por su parte Salvador Sicart, director de Hays Response España, en su artículo para Educaweb.
 
Por otra parte, trabajar desde casa es cada vez más apreciado por las personas: representantes de diferentes portales de empleo y consultoras de recursos humanos coinciden en que cada vez existen más aspirantes a un puesto de trabajo que, a igualdad de condiciones, prefieren las ofertas laborales de empresas que ofrecen teletrabajo a tiempo completo o híbrido en vez de trabajo presencial.

 

2. Los nómadas digitales, al alza


modelos de trabajo

El periodista estadounidense Nicholas Parkinson siempre había querido viajar con su esposa y dos hijas pequeñas por toda Latinoamérica, así que antes de la pandemia compró una furgoneta que convirtió en una especie de autocaravana y emprendió el viaje. Eso sí, con su portátil y buena conexión de internet para poder realizar su trabajo desde cualquier parte. Por esta experiencia, él considera que ha sido un nómada digital. Lo mismo le ha sucedido a Valentina Correa, experta en marketing digital y emprendedora, quien durante 7 años ha trabajado desde diferentes países del mundo para su propia agencia de marketing y otros empleadores.
 
Para ambos ser nómada digital es una forma de trabajar en remoto sin perder la libertad de vivir y viajar donde desean. "Puedo vivir donde quiero sin estar supeditada a ofertas laborales, puedo quedarme quieta y establecer lazos en algún lugar si lo necesito o puedo simplemente irme a conocer el mundo", apunta Correa en entrevista para Educaweb.
 
Los nómadas digitales trabajan principalmente como freelance, pero no lo hacen desde un lugar fijo, sino mientras viajan por diferentes partes del mundo. El aumento de este tipo de trabajadores ha propiciado que diferentes gobiernos realicen esfuerzos por atraer a estas personas a sus países. Por ejemplo, en España se ha creado un nuevo tipo de visado para nómadas digitales y teletrabajadores, y recientemente se ha organizado el primer Congreso internacional Alicante, destino de teletrabajo y nómadas digitales.
 
Una de las desventajas de esta forma de trabajar es que todavía hay pocos empleadores dispuestos a tener personas trabajadoras fuera del país donde se encuentra la empresa, y que además suelen tener menos ingresos que quienes trabajan presencialmente o teletrabajan para una compañía. No obstante, ganan en flexibilidad laboral y conciliación. "La mayor ventaja es que dejas de pensar en el trabajo día a día. Baja a tercera o cuarta prioridad", apunta Parkinson.
 

El trabajo en plataformas digitales  


modelos de trabajo

Otra modalidad laboral al alza son los trabajos de la gig economy, también llamada economía de plataformas, que consiste en contratar a profesionales por tareas o proyectos concretos, a través de plataformas digitales, sin necesidad de tenerlos en nómina. Pueden ser trabajadores que realizan trabajo remoto o bien presencial, como por ejemplo los repartidores o los taxistas.
 
España se encuentra entre los países de la Unión Europea con mayor volumen de trabajadores que han prestado sus servicios "a demanda" a través de plataformas digitales. En concreto, el 11,6% de la población adulta ha obtenido ingresos por trabajar en plataformas en alguna ocasión, según el estudio Platform Workers in Europe' Evidence from the COLLEEM Survey (2018), de la Comisión Europea.
 
Una ventaja de trabajar para las plataformas "es la facilidad que estas ofrecen para acceder a multitud de trabajos y, en los casos en que la tarea lo permita, a un mercado global, quizá en países donde hay más demanda o se paga más", explica por su parte el coautor del libro El Ocaso del Empleo. Cómo sobrevivir al futuro del trabajo, Jordi Serrano, en entrevista para Educaweb.
 
Asimismo, la OIT considera que el trabajo en plataforma digital es una vía de acceso a trabajo remunerado para personas poco cualificadas o con dificultades personales para encontrar trabajo. En condiciones reguladas, este tipo de trabajos "permitirá aumentar la empleabilidad de los jóvenes y otros colectivos vulnerables", apunta por su parte, Rocío Moldes, profesora titular de Sociología de la Universidad Europea, en su artículo para Educaweb.
 
Las desventajas principales de esta modalidad de trabajo son que priva a muchos trabajadores de protección social y que a menudo no pueden participar en una negociación colectiva que les permitiría resolver estas y otras cuestiones laborales, apunta la OIT en su informe El papel de las plataformas digitales en la transformación del mundo del trabajo (2021).  
 

Cómo son los trabajadores de plataformas o gig workers

A nivel mundial, estos trabajadores son menores de 35 años, de sexo masculino y viven en áreas urbanas o suburbanas. Más del 60% de las personas que trabajan en las plataformas digitales tienen un nivel educativo elevado. Así lo indica el estudio Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo 2021. El papel de las plataformas digitales en la transformación del mundo del trabajo, elaborado por la OIT en base a encuestas realizadas a 12.000 trabajadores de las plataformas digitales de múltiples sectores y países.
 
Ahora bien, el perfil mayoritario de trabajador de plataformas en España es el de un hombre o mujer indistintamente, con estudios universitarios (55%), profesional senior (78%), que invierte alrededor de un año en cada proyecto o empresa, que ha estudiado Administración y Dirección de Empresas (36%), y que busca un empleo con un salario elevado (62%) y que le permita conciliar (53%). Así lo señala un estudio de Adecco y LinkedIn sobre la gig economy.

El trabajo colaborativo y otras formas de trabajar

El trabajo colaborativo es otra modalidad laboral de futuro que está en auge en España. Según Cedefop y Eurofound, se refiere a formas específicas de cooperación o trabajo en red entre los trabajadores autónomos que van más allá de la cadena de suministro tradicional o las relaciones con socios comerciales. Entre ellas se encuentran las cooperativas de trabajadores y el coworking.
 
Los expertos también consideran el coworking como una forma de trabajo en auge que consiste en compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual, con otros profesionales. En 2018 había 37.700 espacios de coworking en España, cuando en 2013 solo habían 13.000, apunta el estudio Labour market change - New forms of employment: 2020 update, de Cedefop.

Expertos y fuentes consultadas también mencionan la semana laboral de 4 días como una nueva modalidad de trabajar. Esta "puede ser una excelente herramienta de flexibilidad, como ya sucede con el teletrabajo, y también una fórmula de generación de nuevos puestos de trabajo si es necesario mantener la actividad durante 5 o más días a la semana", apunta la directora de Comunicación y Estudios de Infojobs, Mónica Pérez.
 

Competencias para afrontar las nuevas tendencias laborales

Para que las personas trabajadoras puedan afrontar estas nuevas modalidades laborales es necesario que adquieran ciertas competencias, la mayoría de ellas transversales. Entre las más mencionadas por los expertos consultados se encuentran: adaptación al cambio, resiliencia, tolerancia a la frustración, saber trabajar en equipos multidisciplinares y multiculturales y, sobre todo, la capacidad de aprender a lo largo de la vida.
 
"Para los trabajadores, el gran reto es abordar la necesidad de mantenerse actualizados de manera constante que les permita enfrentarse a varios cambios de roles, empleos e incluso de carreras profesionales a lo largo de vidas profesionales cada vez más largas", apunta en entrevista Jordi Serrano, fundador de Future of Work Institute. Así, la clave será actualizar constantemente los conocimientos y las competencias "para no quedar desfasado ante los posibles cambios y transformaciones de la actividad económica", añade por su parte el sociólogo Oriol Homs, en su artículo para Educaweb.
 
La capacidad de delegar y la adaptación a entornos volátiles, inciertos, complejos y ambiguos (VUCA, por sus siglas en inglés), serán otras herramientas poderosas para que los trabajadores puedan afrontar nuevos modelos de trabajo, apunta Rocío Moldes, la socióloga de la Universidad Europea. También será clave "adquirir habilidades ligadas a la inteligencia emocional y a las relaciones interpersonales. Estas suelen articularse en torno a dos competencias fundamentales: la capacidad para tomar decisiones y la comunicación eficaz", afirma la experta.
 
Los expertos coinciden en que "todas estas nuevas modalidades de empleo exigen la adopción de nuevos paradigmas formativos y de acreditación", apunta Moldes. Se está configurando un nuevo tipo de trabajador digital, lo que conlleva también la aparición de nuevas formas de organizar el trabajo, cambios en los sistemas formativos, nuevas políticas de gestión de recursos humanos, etc.
 
Así, se profesionalizará toda la actividad laboral, de manera que "hasta las tareas más simples requerirán un elevado nivel de profesionalización, entendida como la posesión de un conocimiento sólido de las tareas necesarias para producir un producto o un servicio", asegura Homs. Asimismo, se requerirá ser una persona "polivalente", que se adapte a las situaciones cambiantes que puedan sobrevenir.
 
¿Qué otras competencias necesitarán adquirir las personas para afrontar las modalidades de trabajo en auge? Comparte tu opinión dejando un comentario. Y si deseas conocer más claves sobre el futuro del trabajo, no te pierdas estos contenidos de Educaweb:

Los desafíos de la digitalización del trabajo
Las 10 claves del futuro del trabajo para 2025, según el Foro Económico Mundial
Habilidades imprescindibles para trabajar en un mundo poscoronavirus
Cómo formarse para los nuevos trabajos
 

¿Sabías que…?

  • Si bien el mercado laboral está cambiando hacia formas menos tradicionales de empleo, en España aún prevalece el "trabajo para toda la vida" en el sector público, aunque el porcentaje de funcionarios no ha crecido en un año. En el tercer trimestre de 2021, el 17,4% de la fuerza laboral trabajaba en el sector público, frente al 82,6% que lo hacía en el privado, ya sea por cuenta propia o ajena, según datos del Instituto Nacional de Estadística. En el mismo periodo de 2019, el porcentaje de funcionarios era del 16,2% y en el 2020 de 17,4%, igual que en 2021.
     
  • El número de plataformas digitales que facilitan el trabajo en línea o que contratan directamente a trabajadores para ofrecer servicios de taxi o de entrega se ha quintuplicado a nivel mundial en una década.
     
  • Solo el 13% de las personas que teletrabajaban antes de las vacaciones de verano de 2021, ha regresado al modelo 100% presencial a comienzos de septiembre, según un estudio de Infojobs.
     
  • El teletrabajo en modalidad híbrida es el favorito de los trabajadores. El 36% de los empleados consultados para el estudio Un lugar de trabajo sostenible: hacia un modelo remoto y presencial, elaborado por IESE, apunta que desea teletrabajar tres días a la semana.
     
  • Recientemente se ha dado a conocer que casi medio millón de trabajadores italianos y más de 4 millones de estadounidenses han renunciado a sus trabajos fijos voluntariamente, para emprender o trabajar por cuenta propia.
Deja tu comentario
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece