Hacia un nuevo modelo de empleo

Artículo de opinión

  • 24/11/2021
  • Tiempo de lectura 3 mins

  • Valora

  • Deja tu comentario
Salvador Sicart. Director de Hays Response (Madrid)
La pandemia supuso un antes y un después en las empresas y, sobre todo, en los modelos de trabajo instaurados hasta entonces. La llegada repentina de la COVID-19 hizo que todas las empresas tuvieran que revolucionar sus procesos internos para poder garantizar la continuidad de los servicios improvisando nuevas formas de trabajo. Entre ellas, el famoso "teletrabajo". Una modalidad que, años atrás, hubiese sido impensable y que ahora, para muchos, parece ser la nueva realidad. 
 
Como consecuencia de la pandemia, se abrió el gran debate: ¿las empresas mantendrían el teletrabajo? ¿Los trabajadores volverían a la oficina para trabajar exclusivamente de forma presencial? ¿Se instauraría el formato híbrido? Durante los primeros meses de confinamiento, y algunas encuestas de HAYS lo indican, las expectativas sobre los futuros modelos de trabajo eran más optimistas que ahora, donde muchas empresas abogan para que la vuelta a la oficina sea, como había sido hasta entonces, presencial al 100%. Aun así, hay un porcentaje importante de empresas que han adoptado un modelo que, seguramente, vaya a prevalecer de cara al futuro: el modelo híbrido. Pero ¿hablamos de la modalidad de empleo del futuro? 
 
La pandemia no solo ha replanteado las formas de trabajo de las empresas, sino también las preferencias de los propios trabajadores. España es un país en el que podemos observar un gran desajuste entre la oferta y la demanda. Ante esta situación, dentro de nuestro sector podemos ver que cada vez existen más candidatos que, a igualdad de condiciones, eligen ofertas de empresas que ofrecen teletrabajo o modelo híbrido en vez de trabajo presencial. Incluso en algunas ocasiones se aceptan salarios algo inferiores pero que, por el contrario, ofrecen una mayor flexibilidad, como, por ejemplo, uno o dos días de teletrabajo.
 
El modelo híbrido, además de flexible, permite una mejor conciliación con la vida personal y trata al trabajador de una forma más madura. Pero, a su vez, supone un gran reto, tanto para las empresas como para los trabajadores.  Las personas trabajadoras no deben confundir una situación de mayor productividad con trabajar más horas. Aunque parezca que las ya conocidas "oficinas en casa" han venido para quedarse, muchos trabajadores todavía tienen alguna dificultad para separar el entorno laboral del familiar.
 
"Dentro de nuestro sector podemos ver que cada vez existen más candidatos que, a igualdad de condiciones, eligen ofertas de empresas que ofrecen teletrabajo o modelo híbrido en vez de trabajo presencial".


¿Cuáles son las competencias o habilidades que necesitan las personas para poder afrontar esta nueva modalidad de empleo de la forma óptima? Por un lado, la adaptación al cambio, seguido por la tolerancia a la frustración y al trabajo en equipo. En cuanto al trabajo en equipo, será necesario también el desarrollo de la habilidad del trabajo en equipos multidisciplinares y también multiculturales, dado que cada vez hay más trabajadores extranjeros. Y, por último, la capacidad de resiliencia. Formamos parte de un entorno muy cambiante donde las empresas valoran mucho las personas que saben sobreponerse ante las adversidades, ver la parte positiva y sacar las ventajas de cada situación o hecho.
 
Las empresas, por su parte, se enfrentan a un gran reto: la atracción y retención de talento. Y, para ello, es fundamental saber adaptarse a esta nueva situación y a las nuevas necesidades planteadas por los trabajadores.
 
Años atrás nos encontrábamos en un sistema asimétrico donde los acuerdos laborales se basaban únicamente en la elección del candidato por parte de la empresa. La mayor ambición que podía tener un trabajador, por lo general, era trabajar en una gran empresa y formar parte de grandes proyectos. Ahora, las preferencias de muchos trabajadores siguen siendo la de formar parte de grandes proyectos, pero también la mejora de las condiciones laborales, los valores de la compañía o el entorno, entre otros aspectos. Y no debemos olvidar que prevalecen aspectos relacionados con la parte más social, como los beneficios sociales ofrecidos por la empresa o el salario emocional, entre otros. Es decir, la parte más humana de las empresas.

Deja tu comentario
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece