Orientación Académica

¿Por qué estudiar un máster?

Decidirte a estudiar un máster muestra de ti una actitud activa hacia la planificación de tu carrera profesional y hacia la formación a lo largo de la vida.

Un máster puede ser un elemento diferenciador en tu currículum vitae a la hora de optar a un puesto de trabajo. Además, es indicativo de la motivación e interés que tienes por actualizar tus conocimientos y profundizar en el sector en el que te gustaría insertarte.

A continuación te aportamos algunas razones que te ayudarán a tomar la decisión de cursar o no unos estudios de máster.

elegir master

¿Es obligatorio cursar un máster después de un grado?

Cursar un máster es una opción personal que puede responder a diferentes motivos como:

  • Profundizar o especializarse en una temática concreta del grado elegido con el fin de insertarse laboralmente en áreas relacionadas con dicha especialización.
  • Reforzar o desarrollar nuevas competencias profesionales y mejorar con ello las funciones propias del puesto de trabajo.
  • Complementar la formación obtenida en el grado, con aprendizajes de un área de conocimiento distinta, pero que resultan útiles en el día a día del ejercicio profesional.
  • O inclusive, cursar un máster por mero interés informativo, curiosidad o motivaciones vinculadas a inquietudes o aficiones particulares.

Como estas, existen otras muchas razones para cursar un máster, pero es esencial que sepas que no es obligatorio cursar estos estudios después de una titulación de grado.  

Lo que sí se convierte en un requisito obligatorio es cursar un máster para acceder a un programa de doctorado o cursar un máster habilitante para ejercer una profesión regulada.
 

Algunas de las razones para cursar un máster o posgrado

  • Adquirir una formación avanzada en una disciplina concreta que te permita especializarte profesional o académicamente
  • Complementar los estudios universitarios en otros ámbitos de interés. 
  • Ampliar tu red de contactos profesionales a partir de las relaciones con compañeros, profesorado y profesionales del sector. Todos estos contactos pueden ser de gran ayuda para tu futura carrera profesional o incluso para hacer networking si ya te encuentras ejerciendo una profesión u ofreciendo un servicio.
  • Diferenciarte en el mercado laboral. Ampliar conocimientos en un ámbito supone, a su vez, mejorar las competencias profesionales y aumentar las posibilidades de ser contratado al diferenciarte del resto a la hora de optar a un puesto de trabajo. 
  • Reorientar tu carrera profesional. Conocer los sectores económicos con alta demanda de profesionales o descubrir otros intereses laborales, pueden ser motivos para decidirse a adquirir otras habilidades y competencias si se quiere cambiar de puesto de trabajo.
  • Hacer una inversión de futuro con beneficios económicos a largo plazo. Los estudios de máster te permitirán incrementar las oportunidades de obtener un buen empleo. Así, la inversión se rentabiliza con un puesto de trabajo más adecuado a tus intereses y formación.
  • Acceder a estudios de doctorado. Para poder realizar un doctorado es necesario que previamente hayas cursado un máster oficial.
  • Trabajar en una profesión regulada. Si deseas ejercer en una profesión regulada, como por ejemplo, abogacía, docencia en Secundaria o psicología general sanitaria, es imprescindible la realización de un máster habilitante

Además, ten en cuenta que aparte de los másteres oficiales o los másteres propios o de formación permanente, existen otros estudios de postgrado con los que podrás enriquecer tu formación universitaria y obtener conocimientos más prácticos y adaptados a cubrir las necesidades que demanda el mercado de trabajo, como los diplomas de especialización, los diplomas de experto universitario o los cursos propios.


Consulta en nuestros contenidos la oferta de másteres, e infórmate de algunos consejos prácticos para elegir un máster.