Recepcionista

Descripción
Los recepcionistas dan la bienvenida a los clientes u otro tipo de visitantes. Sentados o de pie tras un escritorio o mostrador, reciben a la gente cuando llega, y atienden las preguntas de los visitantes. También pueden tener otras funciones, por ejemplo, realizar el tratamiento de textos, concertar citas, preparar facturas, cobrar y responder a solicitudes de información hechas por teléfono o correo electrónico.
Actividades laborales
La principal función del recepcionista es recibir al público a su llegada a la recepción del edificio.

Sus funciones varían de un puesto a otro, en función del tipo de empresa en la que trabajen, por ejemplo, una oficina, un hotel, un centro de salud, una clínica dental, un hospital, un departamento de ayuntamiento, una escuela o universidad, un edificio público, un salón de belleza o un centro de ocio.

Dirigen a los visitantes a la persona a la que desean ver, responden a consultas (cara a cara, por teléfono y por correo electrónico), proporcionan información o toman nota de mensajes para el personal.

En una oficina, los recepcionistas reciben a la gente a medida que ésta llega, y proporcionan a cada uno una tarjeta de identificación como visitante. Pueden señalar a los visitantes un asiento donde puedan esperar hasta que llegue el momento de su cita, o hasta que esté libre la persona a la que desean ver.

Algunos recepcionistas se encargan de que se sirva a los visitantes alguna bebida como agua, té y café.

En los hoteles, los recepcionistas registran a los huéspedes, les proporcionan llaves y dirigen a los huéspedes a sus habitaciones. Ofrecen a los huéspedes información sobre los atractivos locales y zonas de interés.

Los recepcionistas de dentistas, médicos y ópticos conciertan citas; algunos utilizan un sistema informatizado y algunos llaman al paciente cuando el médico o dentista ya puede visitarlos. A menudo manejan información confidencial.

En una peluquería o salón de belleza, spa o centro de ocio, el recepcionista acepta reservas, recibe a los clientes, cobra y vende productos.

Los recepcionistas pueden encargarse de mantener ordenada la recepción. Pueden, por ejemplo, organizar el material de lectura en una zona de espera general, o poner folletos y documentación sanitaria en la recepción de un médico.

Además de recibir y atender a los visitantes, los recepcionistas pueden tener otras varias funciones, entre ellas:
  • reservar las salas de reuniones
  • preparar de facturas
  • cobrar
  • llevar la contabilidad
  • realizar el tratamiento de textos
  • llevar el archivo
  • clasificar y enviar de correspondencia
  • manejar una centralita informatizada.
Algunos recepcionistas llevan uniforme.
Perfil profesional
Para ser recepcionista, se debe tener:
  • Apariencia elegante.
  • Actitud amable, eficiente y servicial.
  • Gran capacidad comunicativa, incluyendo lenguaje claro y actitud profesional al teléfono.
  • Buenas dotes de organización.
  • Interés por el trabajo de la empresa, lo que facilitará poder pasar de inmediato las preguntas a la persona adecuada.
  • Ser capaz de mantenerse tranquilo y cortés, pero firme bajo presión.
  • Conocimientos básicos de teclado de TIC.
  • Capacidad de manejar equipos de oficina como fotocopiadoras y centralitas telefónicas.
Posiblemente sea preciso tener conocimientos básicos de aritmética y de contabilidad para el cálculo de las facturas y manejar dinero. Algunos recepcionistas necesitan conocimientos de teneduría de libros. Puede que sea necesario manejar información confidencial. La capacidad de hablar un idioma extranjero puede resultar útil, especialmente para los recepcionistas de hotel.
Competencias
  • Amable.
  • Aptitudes para las lenguas extranjeras.
  • Aptitudes para trabajar con equipos de la oficina.
  • Asertivo.
  • Buen trato por teléfono.
  • Capacidades organizativas.
  • Conocimientos de contabilidad.
  • Da la bienvenida al público en general.
  • De aspecto inteligente.
  • Destrezas en informática.
  • Dirige a los visitantes a la persona adecuada.
  • Educado.
  • Eficiente.
  • Entrega las maletas a los huéspedes.
  • Entrega llaves de habitaciones.
  • Expone y vende los productos.
  • Gestiona pagos realizados con dinero en efectivo y tarjetas de crédito y débito.
  • Habilidad en mecanografía.
  • Habilidad para los números.
  • Habilidades comunicativas.
  • Ofrece refrescos a los visitantes.
  • Prepara facturas.
  • Profesional.
  • Proporciona a los visitantes información precisa.
  • Realiza tareas de procesamiento de textos.
  • Registra a clientes en hoteles.
  • Responde consultas en persona, por teléfono o por correo electrónico.
  • Tranquilo.
  • Trata con información confidencial.
  • Utiliza un sistema informático.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados