Las niñas en la educación y la orientación: retos y fortalezas

Noticia

En el Día Internacional de la Niña, la ONU aboga por garantizar que las menores tengan acceso a internet y formación contra la desinformación. Conoce otros desafíos y propuestas para mejorar la educación de las niñas y adolescentes

  • 11/10/2021
  • Tiempo de lectura 4 mins

  • Valora

  • Deja tu comentario
Mayra Bosada. Redacción de Educaweb

Contenido
1.      Reducir la brecha de género digital
2.      Frenar el impacto de la desinformación en las niñas con formación
3.      Mejorar el rendimiento de las niñas en matemáticas y ciencias
4.      Aumentar las aspiraciones profesionales científico-tecnológicas en las niñas
5.      Promover entre las niñas y adolescentes los estudios de FP
6.      Combatir la violencia de género presencial y online en los entornos educativos
¿Qué hacer para que las niñas crean más en ellas y en su potencial?
¿Sabías que…?
 

En el Día Internacional de la Niña, que se ha celebrado el 11 de octubre de 2021 bajo el lema "La generación digital. Nuestra generación", la ONU resalta que las niñas y adolescentes tienen el poder de impulsar el cambio hacia la igualdad de género, y que la tecnología es una herramienta esencial que pueden usar para lograrlo. No obstante, en algunas partes del mundo hasta el 70% de ellas no cuentan con dispositivos móviles, conexión a internet ni competencias digitales.
 
Así, la organización internacional considera que inclusión y alfabetización digital son claves para el bienestar y la realización de las alumnas, ya que les ayuda a abrir nuevos caminos para el aprendizaje y aumentar su liderazgo. Sin acceso a internet y a las nuevas tecnologías, las niñas y adolescentes pueden perder oportunidades únicas para su futuro, advierte el organismo.
 
Para impulsar la igualdad de género en la educación y la digitalización, tanto la ONU como otras instituciones instan a los gobiernos, las empresas y la sociedad en general a incrementar las inversiones destinadas a facilitar oportunidades que les permitan acceder a las nuevas tecnologías, liderarlas y diseñarlas.
 
Si bien romper la brecha digital de género es clave para mejorar la educación de las niñas y sus oportunidades de futuro, existen más desafíos por abordar tanto en la educación como en la orientación de las estudiantes. Descubre a continuación cuáles son y algunas propuestas para mejorar sus oportunidades.
 

1. Reducir la brecha de género digital

La brecha de género entre los usuarios de internet en todo el mundo está aumentando, del 11% en 2013 al 17% en 2019, y es más amplia en los países menos adelantados del mundo, en donde llega a un 43%, según datos de la ONU. A su vez, la pandemia ha aumentado las desigualdades de género en el acceso al mundo digital, lo que disminuye las oportunidades de educación y formación de las niñas y adolescentes.
 
Tal es la importancia de la igualdad de género en competencias digitales y acceso a las TIC para la ONU y varios organismos internacionales, que gobiernos, corporaciones y agentes de cambio de todo el mundo se han reunido recientemente en el Foro Generación Igualdad, para elaborar una serie de compromisos e inversiones que ayuden a acelerar la igualdad, el liderazgo y las oportunidades para las niñas y mujeres de todo el mundo de aquí a 2026. La iniciativa se denomina Coalición para la Acción.
 
En este proyecto, las instituciones involucradas se han marcado como objetivos que de aquí a 2026 se reduzca a la mitad la brecha digital de género mediante una aceleración del acceso a las TIC y la implementación de la alfabetización digital universal, y que se duplique la proporción de mujeres que trabajan en tecnología, entre otros objetivos.
 

2. Frenar el impacto de la desinformación en las niñas con formación

La información errónea y la desinformación están afectando negativamente al 87% de las niñas y adolescentes, según The Truth Gap / (Des)informadas online, el nuevo informe global de la ONG Plan International, organización que trabaja por los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas.
 
Además, el bombardeo constante de bulos por internet conlleva a que las niñas y adolescentes se cuestionen los conocimientos aprendidos en la escuela: el 25% ha puesto en duda lo aprendido en clase, con los riesgos que esto supone para su educación. Esto se debe a que el 55% de las alumnas que han participado en el estudio asegura no saber identificar contenido falso en internet y solo el 30% ha recibido formación para evitar la desinformación, según el informe. 
 
Por lo anterior, resulta imprescindible que los gobiernos y centros educativos se comprometan a formar a las niñas en competencias digitales, para protegerlas de la desinformación y otros riesgos online. El informe, elaborado a través de encuestas realizadas a 26.000 adolescentes en 26 países, así como con entrevistas cualitativas en profundidad, sugiere incluso introducir la alfabetización digital en el currículo escolar desde Primaria, lo que permitiría a las chicas aprender a navegar de forma crítica y segura en los espacios digitales.
 

3. Mejorar el rendimiento de las niñas en matemáticas y ciencias

Mejorar las oportunidades educativas y laborales de futuro de las niñas y adolescentes pasa por promover que realicen estudios STEM y reducir los estereotipos de género que pueden limitar sus aspiraciones profesionales y su rendimiento en asignaturas como matemáticas o ciencias.
 
Y es que, por ejemplo, los chicos rinden significativamente por encima de las chicas en matemáticas en la mayoría de los sistemas educativos, entre ellos el español, según el estudio de las Tendencias en Matemáticas y Ciencias 2019 (TIMSS), una evaluación internacional de conocimientos de matemáticas y ciencias de los estudiantes de 4º de Primaria.
 
En España, la diferencia en el rendimiento entre niños y niñas en matemáticas es de 15 puntos, significativamente por encima del promedio de los países de la OCDE participantes (9 puntos) y del total de la UE (11 puntos).  Sin embargo, el informe indica que no se encuentran diferencias significativas en el rendimiento académico en ciencias por el género de los estudiantes, mientras que en el promedio de la OCDE y en el total de la UE sí las hay a favor de los chicos.
 
"Como consecuencia de la brecha de género en el rendimiento en matemáticas, las mujeres acaban eligiendo títulos superiores que se traducen en un 6% menos de ingresos", asegura el experto en educación Ismael Sanz al analizar el estudio TIMMS.
 
Incluso si las niñas tienden a tener un mejor rendimiento académico que los niños en matemáticas y ciencias, los prejuicios y los estereotipos de género pueden estar impidiendo que ellas prosigan en carreras STEM, según explica Nuria Vergés, profesora de Sociología de la Universidad de Barcelona en un artículo para Educaweb. Por ello resulta clave que desde los centros educativos y los entornos familiares se les proporcione a las niñas modelos femeninos exitosos en ciencias y tecnología, entre otras estrategias. Por ejemplo, una investigación de la asociación Female Lead muestra que el 93% de las adolescentes sienten que tienen mayores aspiraciones personales y profesionales después de seguir a mujeres inspiradoras en sus redes sociales.
 

4. Aumentar las aspiraciones profesionales científico-tecnológicas en las niñas




Las niñas de 5 años tienden a concretar más que sus compañeros sobre el trabajo u ocupación que desean desempeñar
cuando crezcan, y prefieren ocupaciones mejor pagadas que las señaladas por los alumnos, según el informe The Future at Five: Gendered Aspirations of Five-Year-Olds, publicado recientemente por la OCDE, que se basa en respuestas de 4.000 alumnos y alumnas de 5 años sobre sus aspiraciones profesionales.
 
Sin embargo, a los 15 años, solo el 0,5% de las niñas desea convertirse en una profesional de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), en comparación con el 5% de los niños. Además, dos veces más de niños que de niñas esperan convertirse en ingenieros, científicos o arquitectos, según la OCDE.

¿Cómo aumentar las aspiraciones científico-tecnológicas en las niñas? Los expertos sugieren que se incluyan en los libros de texto ejemplos de mujeres científicas exitosas, o bien que las niñas participen desde Primaria en proyectos que implementen actividades lúdicas y de formación que contribuyan a reducir la brecha de género en las TIC, como charlas de científicas en centros educativos, talleres de robótica, etc. También resulta primordial ofrecer orientación académica y profesional desde Primaria que facilite a las niñas a conocerse a sí mismas y descubrir las diferentes opciones profesionales a las que pueden optar cuando sean mayores.
 

Las niñas y adolescentes, más interesadas en recibir orientación

 
Las adolescentes de 15 años son más propensas a compartir sus aspiraciones profesionales que los chicos, 86% frente al 80%, según el informe Career ready? How schools can better prepare people for working life in the era of COVID-19, elaborado por expertos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
 
Ellas también buscan más a los profesionales de la orientación de sus centros educativos para que las acompañen en el proceso de autoconocerse, informarse sobre la oferta formativa y el mundo laboral: el 60,6% de las chicas españolas de 15 años acude a orientadores de sus escuelas, frente al 53,9% de los chicos.
 
Otras actividades de orientación en las que participan más las niñas que los niños son los cuestionarios para conocer cuáles son sus intereses y habilidades (63,7% de ellas frente al 54,8% de ellos), así como la búsqueda de información por internet sobre sus opciones académicas (77,1% frente al 64,9%).
 
Según el estudio, las visitas a empresas (job shadowing) y las ferias educativas o de empleo, son intervenciones orientadoras más efectivas a la hora de acompañar al alumnado, pues conoce de cerca el mundo laboral. Sin embargo, las niñas y adolescentes no suelen participar en ellas: por ejemplo, solo el 24,8% de las alumnas han visitado empresas y el 19,4% ha participado en una feria educativa o laboral, frente al 32,4% y el 23,8% de los alumnos, respectivamente. Es por ello que la OCDE aboga por involucrar más a las adolescentes de 15 años en este tipo de actividades.

 

5. Promover entre las niñas y adolescentes los estudios de FP

Diversos organismos internacionales afirman que en 2025 la mitad de las ofertas laborales en la UE serán para titulados de FP. No obstante, las alumnas no suelen decantarse por estos estudios: en este curso escolar solo el 44,8% del alumnado de FP es mujer, frente al 55,2% de los hombres.
 
En Primaria y la ESO, la mayoría de los estudiantes son niños; en concreto, más del 51%, mientras que las niñas representan alrededor del 48%, según el informe Datos y cifras del Curso escolar 2021-2022 del Ministerio de Educación y FP. No obstante, en Bachillerato ellas son mayoría (53,8%) frente a sus compañeros (46,2%), pues suelen apostar más por estudios universitarios.
 
Si se quiere aumentar las oportunidades de futuro de las niñas y adolescentes, los expertos señalan que es importante promover los estudios de FP entre el alumnado femenino, especialmente los relacionados con la industria y la tecnología. Por ello es importante dar a conocer esta formación desde edades tempranas, y una manera de hacerlo es a través de una orientación académica y profesional desde Primaria y con perspectiva de género.
 

6. Combatir la violencia de género presencial y online en los entornos educativos

La violencia de género en los entornos educativos presenciales o virtuales constituye un obstáculo para conseguir una educación inclusiva e igualitaria, puesto que ocasiona daños graves a la salud física y mental, además de que puede provocar que las niñas abandonen sus estudios, apunta la UNESCO en el informe Global Education Monitoring Report 2020. Gender Report. A new generation: 25 years of efforts for gender equality in education.
 
Por otra parte, recientemente ha salido a la luz que casi la mitad de las niñas de todo el mundo (el 46%) siente ansiedad, estrés y preocupación por la desinformación que se propaga por internet, y el 25% incluso se siente físicamente insegura al navegar por la red, según el informe The Truth Gap / (Des)informadas online de la ONE Plan Internacional.
 
Formar a los docentes en igualdad de género, así como cambiar los planes de estudio para abordar esta problemática o bien introducir la educación afectivo-sexual, así como crear una cultura no violenta desde la educación, pueden ayudar a combatir la violencia de género en las escuelas, apunta el informe, que también señala que es necesario ofrecer a las familias formación al respecto.
 

¿Qué hacer para que las niñas crean más en ellas y en su potencial?

¿Quieres conocer ideas e iniciativas para educar en igualdad de género tanto a las niñas como a los niños, y aumentar la autoestima y la visión que tienen de sí mismos sobre sus capacidades? Entonces no te pierdas estos contenidos de Educaweb.
   

¿Sabías que…?

 
  • Casi 1 de cada 4 niñas de entre 15 y 19 años en todo el mundo no recibe educación, empleo o formación, en comparación con 1 de cada 10 niños, según datos de Unicef.
     
  • A nivel mundial, 4 de cada 5 niñas completan la Educación Primaria, pero solo 2 de cada 5 acaban la secundaria.
     
  • 1 de cada 4 adolescentes entre 15 y 19 años no estudian ni trabaja, mientras que esto solo pasa en 1 de cada 10 niños. En Europa, el 11% de las adolescentes de 15 a 19 años no estudia ni trabaja, frente al 10% de los varones.
Deja tu comentario
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece