La formación continua como camino de éxito

Amaia Cañas Urbizu,
Responsable de Orientación Laboral en MasterD (Zaragoza)
28/02/2018

Vivimos en una sociedad dinámica, en constante evolución, pero en los últimos años, y sobre todo desde que la tecnología ha irrumpido en nuestras vidas, estamos obligados a estar en permanente alerta, no podemos quedarnos atrás, pues al menor descuido nos volvemos anticuados y tenemos que depender de alguien más joven para que nos consiga unos billetes de tren o nos busque un hotel para las vacaciones.

Si esto pasa en la vida privada, en el ámbito laboral la constante actualización está también presente. Ya no basta con tener unos determinados estudios que nos habiliten para conseguir y desarrollar un puesto de trabajo, ya que, una vez establecidos, es fundamental actualizar y profundizar en los conocimientos que tenemos. Y no hablamos solo de puestos en los que se requiere una alta cualificación o que están relacionados con la programación informática, sino en trabajos de cualquier sector y nivel. ¿Puedes imaginar a un repartidor que no sepa manejar el navegador de la furgoneta o a un administrativo que no se aclare con la última versión de Office?

Que la formación continua es buena para el empleado es un hecho indiscutible, ya que aumentar nuestros conocimientos hará que trabajemos mejor, que confiemos más en nosotros mismos y potenciemos nuestra autoestima. Pero recordemos también que es muy positiva y necesaria para la empresa, ya que cuanto más aprendamos los trabajadores, nuestra competencia profesional aumentará, se incrementará nuestra productividad y cometeremos menos errores.

En un mercado cambiante y competitivo, las empresas están necesitadas de personal cualificado que les ayude marcar la diferencia con el resto de sus competidores. Por ello, no es de extrañar que, aumentando tanto las competencias técnicas como las habilidades sociales o "competencias blandas", las condiciones laborales de los empleados más cualificados mejoren, y aumente su satisfacción en el trabajo. En MasterD consideramos que esto ya es un buen incentivo para ponerse a estudiar de nuevo.

Lamentablemente, el día a día, la rutina, o incluso la falta de organización nos lleva a posponer constantemente, o incluso abandonar, algo tan importante como la necesidad de reciclarnos y continuar formándonos. Sin embargo, recordemos que el mundo no se detiene, sigue su marcha, es decisión nuestra engancharnos a él o dejar pasar el tren.

Desde MasterD, vamos a ofrecer a continuación algunos sencillos consejos para que seguir aprendiendo no nos cueste trabajo y no tengamos excusa para triunfar en nuestro entorno laboral:
  Si a todo esto añadimos que la Fundación Estatal para la formación en el Empleo destina dinero para que nos formemos sin que suponga coste directo alguno, ni para trabajadores ni para las empresas, parece que se nos acaban las excusas para seguir posponiendo nuestro éxito. 
 
Categorías
1 Comentarios
Técnico
Jose Manuel
Hace 11 meses
Interesante articulo, muy buenas recomendaciones
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último