El éxito de las mujeres emprendedoras

Laia Mestres i Salud.
Redacción de Educaweb
13/05/2013

En anteriores monográficos hemos hablado de la importancia del fomento de la emprendeduría entre los jóvenes. Es fundamental fomentar la actitud y crear las condiciones necesarias para impulsar el espíritu emprendedor y favorecer la creación de iniciativas productivas.

La cultura emprendedora consiste en identificar las oportunidades y reunir los recursos suficientes para transformarlas en realidad. Pero no sólo se trata de tener una idea, la emprendeduría supone una actitud: desarrollar capacidades para el cambio, experimentar, ser flexible y abierto y sobre todo, arriesgarse. Teniendo en cuenta estas competencias necesarias para llevar a cabo un proyecto con éxito, ¿podemos hablar de características universales o se trata de características particulares? ¿Existen diferencias entre la manera de emprender de las mujeres y los hombres? En el monográfico sobre Mujeres emprendedoras despejamos estas dudas.

Algunos datos sobre la emprendeduría

Desde el inicio de la crisis, en 2008, la emprendeduría ha sido un recurso creativo a situaciones de desempleo. Los trabajadores y desempleados buscan mejores oportunidades laborales en la creación de sus propios negocios. De hecho, según un estudio elaborado por la plataforma de Cloud Working, Twago, a partir de datos obtenidos de la Unión Europea, el 35% de la población activa considera que las ventajas de trabajar por cuenta propia superan con creces las desventajas asociadas a la emprededuría, como por ejemplo, la inestabilidad laboral, los trabajos esporádicos y la falta de ingresos.

En este contexto, ¿qué porcentaje de mujeres deciden iniciar su propia andadura empresarial? El informe "Cómo son las empresas que han nacido durante la crisis" realizado por la Business School de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) muestra que el 30,8% de las empresas constituidas, entre 2008 y 2012, han sido creadas por mujeres.

Aunque esta cifra se ha incrementado de forma notable en los últimos años, un 30% sigue siendo un porcentaje lejano a la paridad. ¿A qué es debido? ¿Es cierto que las mujeres tienen más dificultades para liderar sus propios negocios? La "V Encuesta Adecco a Mujeres Directivas", publicada en 2012, muestra unos datos esclarecedores: el 70% de las 400 mujeres encuestadas consideran que el Estado Español se encuentra a la cola de los países europeos en materia de conciliación de la vida familiar y laboral. Además, más del 70% cree que todavía existe discriminación salarial entre hombres y mujeres con la misma categoría profesional, aunque el 21% reconoce que esta discriminación es encubierta.

Para Anna Mercadé, asesora de la Cámara de Comercio de Barcelona, precisamente la conciliación es la principal problema a la que deben hacer frente las mujeres emprendedoras. En su artículo destaca que la creación de un negocio debe acoplarse al momento de vida existencial. Según su parecer, puede ser difícil criar un hijo y al mismo tiempo iniciar un negocio, por lo que es importante siempre buscar un negocio que sea fácil de manejar según las circunstancias de cada persona.

¿Cómo emprenden las mujeres?

En este monográfico nos hemos planteado si existen características propias en el liderazgo de las mujeres, diferentes a las de los hombres, o se trata simplemente de una percepción. En este sentido, las expertas consultadas coinciden en señalar que existen diferencias, especialmente en cuanto al estilo de dirección.

Joan Torrent, director de la Business School de la UOC reconoció durante la presentación del estudio "Cómo son las empresas que han nacido durante la crisis" que "con la crisis se está consolidando una nueva tipología de empresa vinculada con las competencias emprendedoras de las mujeres, con una clara orientación hacia los clientes y a la sostenibilidad de los puestos de trabajo".

Este mismo estudio muestra que el 40,4% de las mujeres emprendedoras son universitarias, frente al 30,4% de los hombres. Las mujeres también se preocupan más por ampliar su formación reglada (25,2% frente al 23,8% de los varones) y la no reglada (39,3% frente al 35,3%).

Otro aspecto distintivo es el estilo de dirección. Mientras que las emprendedoras apuestan por el personal propio (73,9%), sólo la mitad de los emprendedores lo hacen (50,9%). En esta línea, también destacan por su interés en las nuevas prácticas de organización del trabajo en red. En las empresas femeninas, la supervisión por objetivos, el trabajo en equipo y el fomento de la autonomía del trabajador se dan en ratios más elevados que en las empresas lideradas por hombres.

María Gómez del Pozuelo, CEO de Womenalia
considera que los puntos fuertes de la mujer son la creatividad, la capacidad para empatizar, la organización y la perseverancia. Son cualidades que nos caracterizan y que aplicadas al mundo empresarial permiten obtener resultados altamente productivos.

Goretti Gràcia Abilla, directora de la Acadèmia Catalana de Joves Emprenedors - JCI Catalunya
coincide con esta afirmación, destacando que las mujeres emprenden desde la empatía y la inteligencia emocional. Además, a partir de su experiencia, considera que existe una tendencia en cuanto a los sectores con mayor presencia de mujeres. Desde su punto de vista, las mujeres emprenden en sectores de servicios y que dan valor añadido, cohesión social y desarrollo local; pues la mayoría de mujeres emprendedoras trabajan en el sector servicios y se decantan por un emprendimiento más social.

En cambio, Rosa Górriz Lafuente, directora General de IEM Business School, opina que, es más usual ver a la mujer emprendedora en el sector servicios, siendo tradicionalmente el sector productivo más gestionado por hombres.  Dentro del sector servicios, se aprecia una creciente participación femenina en las nuevas tecnologías.

Por último, el informe de la UOC también destaca una serie de aspectos a mejorar en las empresas creadas por mujeres, como un mayor uso de las redes locales de empresa, utilizar el comercio electrónico en toda la cadena, evolucionar hacia prácticas de retribución variable, aprender a organizarse por procesos, etc.

Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último