Las mujeres emprenden socialmente

Goretti Gràcia Abilla,
Directora de la Acadèmia Catalana de Joves Emprenedors - JCI Catalunya
13/05/2013

Desde mi punto de vista y bajo la experiencia que poseo, es cierta la afirmación que se realiza en el enunciado: las mujeres emprenden desde la inteligencia emocional, la empatía, las relaciones humanas y el bienestar de su equipo.  Emprenden en sectores de servicios y que dan valor añadido, cohesión social y desarrollo local; pues la mayoría de mujeres emprendedoras trabajan en el sector servicios y se decantan por un emprendimiento más social. Quizás sea casualidad o quizás sea que la mujer emprendedora es más consciente de que es necesario actuar por y para la sociedad, para que ésta mejore y cubrir así las necesidades que no están cubiertas.

La mayoría de mujeres siempre pensamos en como ayudar a las personas que nos rodean, nuestra familia y amigos, y es en estas reflexiones que podemos sembrar así la semilla que puede convertirse en una idea emprendedora y en una posterior empresa del sector servicios, que puede extenderse y crecer pero partiendo de la solución a un problema o necesidad de nuestro entorno más cercano y satisfaciendo una necesidad, muchas veces, de índole social.

Pocas de nosotras podemos convertir esa necesidad en una máquina, sistema o equipo que podamos reproducir, creando la semilla de una actividad productiva, aunque hay excepciones que confirman la regla.

Yo misma, soy una emprendedora de 23 años de edad que actualmente dirijo la Acadèmia Catalana de Joves Emprenedors que organiza JCI Barcelona, (http://academia.jcibarcelona.org) una asociación donde realizamos proyectos sociales en beneficio de la comunidad, como por ejemplo: organizar un concurso de oratoria para los jóvenes en los institutos y que de este modo aprendan a hablar en público; o bien recoger juguetes para los niños con mayores dificultades para la noche de Reyes; u organizar el encuentro de todos los agentes sociales involucrados en el mundo del emprendimiento en Cataluña, entre otros proyectos; adquiriendo unos conocimientos trabajando por y para la sociedad que nos rodea, que después podemos aplicar a nuestra vida personal y profesional.

En nuestra asociación podemos encontrar la vertiente empresarial y la vertiente social y es curioso observar que en aquellas asociaciones dentro de nuestra Federación más dirigidas al mundo empresarial y a los negocios, hay un mayor número de hombres, mientras que en aquellas con una vertiente más social, el número de mujeres es mayor.

Esto último es extrapolable a la realidad empresarial de nuestra sociedad y sólo tenemos que mirar a nuestros conocidos y a las personas que nos rodean y vemos que la mayoría de mujeres emprendedoras de nuestro entorno, al emprender un negocio se han decantado por la creación de una empresa para satisfacer una necesidad ya sea de personas físicas o de empresas, creando consultorías de comunicación, empresas de traducción, consultorías del ámbito químico, empresas de servicios de limpieza o de cuidado de niños o de ancianos.

Y un último ejemplo que quiero destacar y que tengo muy cerca es el de la Presidenta Mundial de la asociación Junior Chamber International para este 2013, la italiana Chiara Milani, que se ha puesto al frente de una asociación casi centenaria, en unos momentos tan delicados como los actuales, siendo la tercera mujer en ocupar este puesto en 98 años de historia, en unos momentos en que es importante fomentar la emprendeduría no sólo para crear negocio y riqueza sino también para desde la sociedad civil ayudar al desarrollo y bienestar de los que nos rodean.
Categorías
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último