Orientación Laboral

La solicitud de trabajo, el primer paso para encontrar empleo

Entrar en el mercado laboral o cambiar de trabajo requiere tener una actitud proactiva, es decir, tomar la iniciativa en la búsqueda de empleo y hacer todo lo posible para encontrar el puesto de trabajo que deseas. 

Después de preparar todas las herramientas necesarias para afrontar la búsqueda de trabajo con éxito, es el momento de la solicitud de trabajo

Esta petición de empleo es la llave para acceder a un empleo. Por tanto, es fundamental cuidar la forma y la manera en la que nos dirigimos a la empresa y a los responsables de selección de personal. En tu candidatura debes destacar las competencias y habilidades que más se adecuan a las necesidades de la empresa.
 
Solicitud de trabajo
 
Al hablar de solicitud de trabajo hay que tener en cuenta que existen diferentes fórmulas y cada una de ellas necesita una preparación determinada. Por tanto, no hay que improvisar o enviar a todos los sitios el mismo texto.

La clave del éxito de una solicitud de trabajo dependerá de tus competencias y adecuación al puesto, pero también de la información que tengas de la compañía a la que te diriges y del modo en el que presentas y destacas tu candidatura.

Contenido de la solicitud de trabajo

Todas las solicitudes de trabajo deben incluir un currículum atractivo y actualizado y una carta de presentación.

Los responsables del proceso de selección suelen acumular muchos currículums y, a veces, no dedican más de 20 segundos a examinar cada uno de ellos. El objetivo de tu currículum es captar su atención para que tu formación, competencias y experiencia te permitan ser un candidato a evaluar con mayor detenimiento.

Tu currículum debe ser claro, conciso y debe resaltar aquellos elementos decisivos de tu trayectoria profesional que crees que más puedan interesar a la empresa a la que te diriges. Es decir, es un documento que adaptas a cada solicitud de trabajo.

En función de la oferta de trabajo a la que deseas presentarte, puedes diseñar tu currículum con un formato u otro. En cualquier caso, siempre es aconsejable comenzarlo con una breve introducción profesional que, en dos o tres líneas, describa quién eres y cuáles son tus habilidades y competencias.

Dependiendo del tipo de solicitud de trabajo en la que te encuentres inmerso deberás adjuntar una carta de presentación. En ella explicarás el motivo por el que te diriges a la compañía y resaltarás las competencias que te hacen un candidato adecuado para un puesto concreto, así como otras motivaciones e intereses por los que tu incorporación a la empresa puede resultar positiva.

Debe ser una carta bien redactada, sin faltas de ortografía, directa y sencilla en la que sea evidente tu capacitación, tu conocimiento de las líneas generales de actuación de la empresa y tu interés en poder mantener una entrevista personal. 

Modalidades de solicitud de trabajo

Las formas de solicitar un empleo son muchas, pero entre las más habituales se encuentran las siguientes:

Autocandidatura

La solicitud de trabajo mediante autocandidatura es en la que un profesional se presenta a una empresa sin dirigirse a un puesto o una vacante concreta. Simplemente, consiste en enviar el currículum y la carta de presentación a una empresa en la que le gustaría trabajar y en la que considera que, por su formación y/o experiencia, puede encajar.

En estos casos la solicitud de trabajo se suele enviar a través de la página web corporativa o del correo electrónico del área de selección de personal de la compañía. Dependiendo de la empresa, hay que rellenar un formulario con datos personales y profesionales y/o adjuntar el currículum. Cuando sea posible hay que describir el motivo por el que solicitamos un trabajo, destacando, como hemos dicho antes, nuestra adecuación a la empresa.

Al no dirigirnos a un puesto concreto, recibir una llamada por parte de la empresa puede tardar en llegar, pero lo importante es que nuestra candidatura queda registrada en la base de datos de la empresa.
 

Respuesta a una oferta de empleo

Esta es una las modalidades de solicitud de trabajo que más oportunidades nos brinda de acceder a un empleo. Consiste en responder a una oferta de empleo concreta publicada en un portal de empleo, anuncios o redes sociales. Por tanto, es esencial destacar en el currículum y en la carta de presentación aquellas capacidades y competencias que se solicitan para la vacante.
 

Presentación a través de tu red de contactos

Desde siempre la red de contactos (networking) es una fórmula muy eficaz de solicitar un trabajo. Tus conocidos, compañeros o familiares pueden avisarte sobre ofertas laborales a las que puedes presentar tu candidatura.

Además, en ciertos casos pueden facilitarte información sobre características y requisitos del puesto de trabajo que te resultará muy valiosa a la hora de redactar tu vida laboral y alegar qué te hace idóneo para el puesto. Utiliza las redes sociales para dar a conocer tu situación laboral y contacta con profesionales del sector que puedan ayudarte a encontrar un empleo.