Descripción

Los intérpretes de la lengua de signos (ILS) son profesionales que interpretan y traducen mensajes emitidos en lengua de signos a la lengua oral y escrita, y viceversa, con el fin de favorecer la comunicación entre las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas y las personas oyentes.

Los ILS pueden ejercer su actividad profesional en una amplia gama de contextos y entornos: centros docentes, servicios médicos, medios de comunicación, conferencias, servicios jurídicos, compra de cualquier producto, contratación de suministros, etc. En definitiva, en cualquier situación de la vida diaria que requiera una interacción entre personas sordas y oyentes si así lo solicita alguna de las partes.

Las lenguas de signos son sistemas lingüísticos de carácter visual, espacial, gestual y manual y constituyen el medio de comunicación natural y principal de las personas sordas. 

Es importante tener en cuenta que la lengua de signos no es universal. Cada país puede tener la suya propia e incluso en un mismo país pueden estar reconocidas más de una lengua de signos. En España, por ejemplo, tienen reconocimiento oficial la lengua de signos española y la lengua de signos catalana y cada contexto de comunicación requerirá intérpretes que dominen la lengua de signos empleada en aquel caso.

La formación oficial que actualmente proporciona todas las competencias necesarias para ejercer la profesión de ILSE (intérprete de la lengua de signos española) es el Grado en Lengua de Signos Española y Comunidad Sorda.

Funciones
Algunas de las funciones que pueden desempeñar los intérpretes de la lengua de signos son:
  • Independientemente del ámbito en el que se hayan requerido sus servicios, antes de acudir al lugar de trabajo el ILS deberá informarse sobre del tema del que se hablará; en ocasiones tendrá que documentarse leyendo informes, órdenes del día de las reuniones, resúmenes o artículos.
  • Calcular el tiempo que estará signando en cada servicio para solicitar la colaboración de otro ILS en los casos en los que prevea que deberán interpretar varias horas seguidas.
  • Asegurarse de que la sala en la que va a trabajar permite una buena comunicación y cumple los estándares mínimos de iluminación, sonido y espacio para que el intérprete pueda ser visto y oído.
  • Identificar el mejor lugar para situarse en la sala, de acuerdo con la ubicación de todos los participantes en el acto comunicativo.
  • Verificar que los oyentes que estarán presentes en el servicio saben que conviene hacer pausas en la comunicación para que el intérprete traduzca y para que la persona sorda conteste, si es el caso.
  • En el ámbito judicial, facilitar la comunicación entre las personas sordas y los abogados, policías o cualquier otro funcionario con el que deban interactuar en tribunales y en prisiones.
  • En el ámbito laboral, interpretar en entrevistas de trabajo, reuniones, conferencias y actividades formativas, con el fin de garantizar el pleno desarrollo profesional de todos los trabajadores.
  • En el ámbito académico, favorecer el acceso a todos los contenidos del currículo para el alumnado con sordera. 
  • En el ámbito sanitario, asegurar una correcta comunicación entre los pacientes sordos y cualquier profesional de la salud: médicos, enfermeros, dentistas, etc.
  • En los medios de comunicación, signar la información transmitida en informativos, documentales o cualquier otro programa emitido por televisión.
  • En el ámbito religioso, interpretar ceremonias de diferentes confesiones.
  • Si se considera conveniente, pedir aclaraciones a los participantes para poder transmitir el mensaje de la manera más precisa posible.
  • Ser fiel en todo momento a la intención del emisor cuando se interpreta el mensaje.
  • Mantener la imparcialidad y neutralidad en todas las intervenciones.
  • Respetar la confidencialidad de la información transmitida.
  • Adaptarse a las habilidades de los diferentes implicados y recoger todas las intervenciones que se producen en la comunicación, con el fin de situar a todos los participantes en igualdad de condiciones para entender los mensajes.
Perfil profesional

Intereses

Las personas que ejercen como intérpretes de la lengua de signos suelen tener los siguientes intereses:

  • Crear un puente de comunicación entre la cultura de las personas sorda y la de las oyentes. 
  • Favorecer la inclusión de las personas sordas en todos los ámbitos de la sociedad.
  • Contribuir de manera activa en la creación de contextos comunicativos inclusivos.  

Competencias

Las competencias técnicas recomendadas para trabajar como ILS son:

  • Conocimiento profundo de la comunidad y cultura de las personas sordas.
  • Conocimiento de los aspectos fisiológicos de los órganos de los sentidos y las principales patologías que pueden provocar sordera, sordoceguera o baja audición.
  • Nivel B2 productivo y C1 receptivo del Marco común europeo de referencia para las lenguas en la lengua de signos española (o catalana, si es el caso).
  • Dominio de la interpretación de lengua de signos de forma directa e inversa y aplicación de las técnicas más adecuadas para cada contexto comunicativo.
  • Capacidad de adaptación a los diferentes tipos de servicios profesionales en los que debe intervenir.
  • Uso de medios tecnológicos y técnicos que faciliten el intercambio de información con independencia del medio en el que se lleve a cabo.
  • Capacidad para detectar situaciones que puedan plantear dilemas éticos relacionados con el ejercicio profesional del ILS y selección de la estrategia adecuada para afrontarlas.

Asimismo, conviene que estos profesionales tengan las siguientes competencias transversales:

  • Escucha activa.
  • Expresión oral positiva.
  • Adaptación y flexibilidad.
  • Trabajo en equipo.
  • Responsabilidad social.
  • Autonomía.

Rasgos de personalidad

Los aspectos de personalidad que caracterizan a estos profesionales son:

  • Empatía.
  • Discreción.
  • Prudencia.
  • Asertividad.
  • Estabilidad emocional.
  • Altruismo.
  • Compromiso.
Estudios
A continuación se relacionan algunos de los estudios que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que, dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Profesiones relacionadas