Archivero

Descripción
Los archiveros (o archivistas) se encargan de seleccionar, almacenar y proporcionar acceso a materiales tales como documentos escritos, mapas, fotos y películas. También pueden contestar preguntas, dar charlas a grupos y organizar en exposiciones.
Actividades laborales
Los archiveros (o archivistas) se encargan de seleccionar, almacenar, mantener en buen estado y proporcionar acceso a distintos tipos de archivos, incluyendo documentos escritos, mapas, fotos, discos y películas.

Los archiveros pueden mantener al día registros de autoridades locales, grupos religiosos, empresas, familias e individuos, tribunales, hospitales, organizaciones de beneficencia, universidades o agencias gubernamentales.

Los archiveros se encargan del registro, catalogación y documentación e indexación cada archivo, así como de identificar los que necesitan una reparación, y seleccionar la mejor manera de almacenarlos. Los archiveros no hacen reparaciones, pero pueden contactar con los conservadores y entregarles los documentos que necesitan reparación. También deciden qué documentos hay mantener por su valor histórico y cuales pueden eliminarse.

Los archiveros prestan un servicio a los clientes: les responden correos electrónicos, cartas, les atienden por teléfono y también atienden consultas cara a cara. Muestran los documentos requeridos por los clientes y les ayudan a interpretar documentos complicados.

Los archiveros también dan charlas, producen material escrito, informan sobre las colecciones, y montan exposiciones. Para cada exposición, seleccionan y preparan los materiales necesarios, y también escriben textos para explicar las características de los materiales con los que trabajan.

Los archiveros también puede controlar presupuestos y buscar distintas vías de financiación.

El tiempo que los archiveros dedican a cada actividad varía según el lugar donde trabajan. En oficinas de registro locales, los archiveros trabajan con distintos tipos de registros locales. Los que trabajan en las bibliotecas nacionales suelen ocuparse de manuscritos literarios o colecciones privadas especializadas.

Los archiveros que trabajan en universidades pueden administrar los registros de la universidad, o tener cura de las colecciones que pertenecen al personal académico anterior, y de materiales relativos a temas específicos. En las empresas privadas, los archiveros llevan al día los registros sobre la historia de la empresa y el desarrollo de productos.
Perfil profesional
Para ser archivero se necesita:
  • Ser metódico, y poner mucha atención a los detalles.
  • Habilidades de comunicación, para supervisar al personal.
  • Habilidades para hablar en público, para poder dar charlas y conferencias.
  • Interés por la historia y por la gestión de la información.
  • Habilidades de investigación, para averiguar datos acerca de los antecedentes de los materiales.
  • Un método de trabajo lógico, para la identificación y ordenamiento de archivos.
  • Iniciativa, para encontrar maneras de hacer más accesible la información a los usuarios.
  • Honradez, ya que algunos documentos son confidenciales.
  • Capacidad de manejar objetos y artículos con cuidado, ya que algunos pueden ser viejos o frágiles.
  • Conocimientos de informática para utilizar bases de datos a la hora de almacenar información.
  • La capacidad de utilizar Internet, ya que ahora una gran cantidad de los materiales de los archivos están disponibles en línea.
  • Puede que se tenga que trabajar en espacios con polvo o estrechos, así como transportar materiales pesados.
  • El conocimiento del latín resulta útil o esencial para algunos puestos.

Competencias
  • Accesible.
  • Almacena información.
  • Amable.
  • Aptitudes para trabajar en el servicio al cliente.
  • Ayuda a los usuarios de la biblioteca a encontrar información.
  • Bien organizado.
  • Capacidad para encontrar información y utilizarla para catálogos y bases de datos.
  • Capacidad para sobrellevar un trabajo rutinario.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capaz de prestar atención al detalle.
  • Capaz de realizar acciones como agacharse o levantar cosas.
  • Capaz de tomar la iniciativa.
  • Capaz de trabajar en sitios con polvo y estrechos.
  • Capaz de utilizar Internet para buscar información.
  • Confiable.
  • Cuidadoso.
  • Destrezas en informática.
  • Encargado de catalogar, clasificar e indexar materiales.
  • Gestiona información.
  • Habilidad para hablar en público.
  • Habilidad para la investigación.
  • Habilidades comunicativas.
  • Interesado en la historia.
  • Lleva registros con precisión.
  • Manipula objetos de importancia o valor.
  • Metódico.
  • Organiza la financiación y la esponsorización.
  • Paciente.
  • Recupera información.
  • Responde a preguntas.
  • Reúne información para los clientes.
  • Reúne información.
  • Se encarga de controlar los artículos que hayan sufrido daños.
  • Se encarga de la gestión presupuestaria.
  • Trata con clientes o el público en general.
  • Trata con información confidencial.
  • Una mente lógica.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.