Fines y medios para orientar en épocas de recesión

Artículo de opinión

  • 21/12/2020

  • Valora

  • Deja tu comentario
Mari Carmen García y Lucía Núñez. Psicopedagogas y orientadoras de Educaweb
Los profesionales de la orientación desarrollan su labor actualmente en escenarios complicados, marcados por cambios forzosos en la modalidad de enseñanza-aprendizaje y por la crisis del mercado laboral generado por la pandemia. En este contexto, son muchos los objetivos que debe asumir el orientador para atenuar unos efectos nefastos que no sabemos cuánto se alargarán en el tiempo.
 
Hemos querido destacar algunos de esos retos, y algunos de los recursos que van a permitir superarlos, aun sabiendo que no son los únicos y que ahora, más que nunca, la orientación académica y profesional resulta esencial para acompañar a la ciudadanía en la definición de su proyecto vital.
 

Principales retos de la orientación académica y profesional

 

1. Consolidar el autoconocimiento como punto de partida esencial

 
Las épocas de crisis suelen ir acompañadas de situaciones de incertidumbre que pueden impedir que se tomen las decisiones adecuadas. Por ello, es clave reflexionar sobre las necesidades, objetivos y preferencias personales y profesionales antes de emprender un proyecto académico o laboral. Esto permitirá que las personas puedan identificar sus intereses, competencias y aspectos a mejorar para fijar un punto de partida en su itinerario formativo y profesional.
 
Algunas preguntas que pueden ayudar a realizar el proceso de autoconocimiento son:
 
  • Personalidad: ¿Cómo eres?
  • Competencias y habilidades: ¿Qué sabes hacer?
  • Preferencias e intereses: ¿Qué te gusta hacer?
  • Valores ocupacionales: ¿Qué valoras o valorarías en el trabajo?
 
Es cierto que conocerse a sí mismo no es fácil, pero es básico para tomar una buena elección y, por ello, debe ser el primer paso para avanzar en el proceso de orientación. Existen diferentes herramientas para explorar el propio perfil profesional como el test de autoconocimiento de Educaweb desarrollado a partir del Programa de Orientación Profesional Autoaplicado de los autores Enric Corominas, Manuel Álvarez y Rafael Bisquerra.
Así, la orientación no solo debe guiar la elección de unos estudios o una profesión, sino debe proporcionar los recursos necesarios para sentar las bases que den lugar a decisiones satisfactorias en posteriores transiciones y cambios.
 

2.Transmitir a la ciudadanía los beneficios de la educación y la formación

 
Otro de los grandes axiomas de la orientación es que se reconozca la importancia de la formación, a cualquier edad y durante toda la vida, como herramienta que permite potenciar las posibilidades de empleabilidad tanto para aquellas personas que quieran volver a situarse en el mercado laboral como para quienes deseen dar un giro profesional a su carrera.
 
En un contexto de crisis en que una gran parte de la población ha perdido su trabajo, la formación es fundamental para adaptarse al cambio y abrirse a nuevas oportunidades laborales.
 
El orientador debe ser capaz de transmitir a las personas que tienen la oportunidad de aprender nuevas competencias de acuerdo con sus intereses. En este sentido, es conveniente examinar las tendencias de un mercado laboral cada vez más incierto en el que se crearán y destruirán millones de empleos. Por lo que la formación continua será una aliada en la actualización de las competencias para desempeñar diferentes trabajos. 
 
Por suerte, actualmente existe un amplio abanico de opciones formativas, desde enseñanzas regladas hasta no regladas pasando por diferentes modalidades formativas (presencial, semipresencial, a distancia u online) para ampliar conocimientos.
 
Asimismo, expertos y empleadores hacen hincapié en el desarrollo de las habilidades transversales como fundamentales en el nuevo paradigma laboral. El pensamiento crítico, la flexibilidad, la creatividad y la resolución de problemas son algunas de las competencias que pueden transferirse a diversos contextos profesionales.
 

3. Realizar una orientación continua

 
Por último, la orientación, al igual que la formación, debe acompañar a las personas durante todo su proyecto vital. La orientación tiene un gran peso al inicio de la definición del itinerario académico y laboral, pero también debe cobrar especial protagonismo en el desarrollo de este. Y en épocas de crisis, se evidencia más esta necesidad al presentarse múltiples obstáculos que pueden requerir el apoyo de un profesional de la orientación.
 
 
Dotar a las personas de los medios necesarios para afrontar la toma de decisiones con autonomía y en todo momento será clave para el éxito de su proyecto de vida. Un éxito que también dependerá del trabajo en red entre los diferentes agentes educativos para definir estrategias de desarrollo, determinar las funciones de las instituciones implicadas y establecer dispositivos de seguimiento.
 
Así, la orientación se convierte en una herramienta más de equidad, en tanto que garantiza los recursos que precisan las personas según sus propias particularidades y las sitúa en igualdad de oportunidades.
 

Medios y recursos para superar esos retos

 

1. Prevención para evitar la falta de cualificación

 
La crisis económica derivada del impacto por el COVID-19 está afectando especialmente a los jóvenes. La incertidumbre que nos deparan los años venideros requiere que las administraciones presten especial atención a la prevención para evitar que los estudiantes abandonen prematuramente el sistema educativo y para conseguir que todos tengan la oportunidad de desarrollar su talento. Ahora más que nunca es importante que el alumnado más vulnerable permanezca en las aulas (presencialmente o siguiendo las clases virtuales), para que puedan afrontar el futuro con las herramientas adecuadas.
 
La precariedad social en la infancia conlleva precariedad académica y, a largo plazo, precariedad laboral. Lamentablemente, no existe una conciencia generalizada de la necesidad, en los centros educativos, de una figura especializada que permita detectar alumnado en riesgo de exclusión social, conecte a familias y estudiantes con servicios sociales, y contribuya a dar una respuesta educativa adecuada a la diversidad. Desde este espacio abogamos por la presencia de estos profesionales —trabajadores o educadores sociales— en el ámbito escolar, para trabajar colaborativamente con los profesionales de la orientación y el equipo docente y directivo con el fin de garantizar los principios en los que insiste la recién aprobada LOMLOE: "Calidad de la educación para todo el alumnado" o "El desarrollo de la igualdad de derechos, deberes y oportunidades".
 
Algunas comunidades autónomas, como Extremadura o Castilla-La Mancha, ya contemplan estos recursos en los centros. Es esencial se extienda al resto de comunidades, que la Administración apoye la labor de estos profesionales, y que se garantice la presencia de un especialista por centro, especialmente en Secundaria, donde problemas como el absentismo y las desigualdades familiares abocan a algunos estudiantes al fracaso académico.
 
Habrá que estar atentos a cómo se concreta la figura del Coordinador o Coordinadora de Bienestar y Protección a la Infancia, recurso propuesto en el Proyecto de Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia y al que se alude explícitamente en la LOMLOE, como profesional "que debe designarse en todos los centros educativos independientemente de su titularidad" (artículo 124). En primera instancia parece insuficiente la definición que se hace de este profesional en la LOMLOE, no queda clara si debe abarcar las funciones que están desempeñando ya otros especialistas de la educación y el trabajo social en algunas autonomías, bien sea desde los propios centros o en los Servicios de Orientación Psicopedagógica.
 

2. FP como sistema integrado que valora la formación continua y a lo largo y ancho de la vida

 
La apuesta que están realizando las administraciones educativas y laborales, a nivel estatal y autonómico, por reforzar el sistema integrado de Formación Profesional constituye uno de los pilares en los que debe apoyarse la orientación profesional.
 
Las cualificaciones y competencias profesionales d del mencionado sistema permiten adquirir la acreditación oficial necesaria para desenvolverse en el mercado laboral. Así, quien no haya adquirido esas competencias durante la etapa de formación reglada puede reincorporarse al proceso educativo en la vida adulta para aumentar sus posibilidades de inserción laboral.
 
La oferta de Formación Profesional para el Empleo propuesta por las administraciones competentes en este ámbito, dirigida especialmente a desempleados, contempla programas gratuitos —Certificados de Profesionalidad— dirigidos a personas con perfiles muy diversos, lo que facilita la tarea de reorientarlas hacia nuevas oportunidades laborales.
 
El sistema integrado de FP permite, además, que aquellos trabajadores que llevan años desempeñando un oficio sin cualificación académica puedan acreditar las competencias profesionales demostrando su experiencia laboral.
 
De este modo, los orientadores encontrarán en este sistema algunas alternativas para ofrecer la orientación a lo largo de la vida a la que hacíamos alusión.
 

3. Servicios locales de ocupación como recurso clave

 
En España, cada comunidad ofrece servicios gratuitos de intermediación laboral, a través de sus oficinas y su red telemática. Pero, además, los municipios disponen de competencias para intervenir a nivel local en la inserción de sus ciudadanos, implementando planes subvencionados por los Ayuntamientos.
 
Los servicios locales de ocupación cobran, a nuestro parecer, un protagonismo esencial al identificar las necesidades formativas y de inserción de la ciudadanía y detectar las oportunidades de colocación y creación de empleo. En este contexto de crisis, los servicios públicos locales de ocupación, por el conocimiento de las características del municipio en el que actúan, pueden ser los principales agentes de dinamización socioeconómica y desarrollo territorial.
 
Algunas de las funciones que desempeñan estos servicios y que van a contribuir a minimizar el impacto de la recesión son:
 
  • Realizar estudios de prospección de empleo en el territorio para delimitar las necesidades de las empresas e identificar los colectivos que más apoyo requieren.
  • Diseñar y desarrollar planes de empleo municipales, dirigidos especialmente a los colectivos más vulnerables, para así aumentar sus posibilidades de inserción.
  • Gestionar una bolsa de trabajo con ofertas de empresas del municipio y alrededores, facilitando canales de inscripción para candidatos y empleadores
  • Desarrollar acciones formativas que capaciten a las personas para la búsqueda de empleo.
  • Favorecer la alfabetización digital de la ciudadanía, poniendo a su disposición espacios y dispositivos que les permitan adquirir soltura en internet y consultar portales de empleo online.
  • Apoyar el emprendimiento, informando sobre trámites y subvenciones y acompañando a los emprendedores durante el inicio de actividad.
  • Dinamizar el tejido empresarial, asesorando a las empresas sobre trámites de contratación, subvenciones y financiación de proyectos, así como facilitando la búsqueda de candidatos para vacantes.
  • Poner a disposición de los usuarios el apoyo de orientadores para responder a consultas individualizadas y asesorar en la redefinición de itinerarios profesionales, poniendo en valor el autoconocimiento y la formación como medios para la reincorporación al mercado laboral.
 
Para acabar, cabe señalar que Educaweb ofrece contenidos gratuitos para orientar en la elección de la formación que mejor se adapte a las necesidades y objetivos de cada persona, y solventar dudas sobre la construcción de itinerarios académicos y profesionales.
 
Deja tu comentario
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece