La convocatoria extraordinaria de la selectividad, una nueva oportunidad de alcanzar tu objetivo académico

Redacción de Educaweb
01/10/2020

Presentarse a la segunda convocatoria de la EvAU permite mejorar la nota obtenida previamente. Y si la nueva calificación te impide matricularte en la carrera que deseas, cuentas con más opciones. ¡Descúbrelas!
La selectividad 2020 llega a su fin. Esta edición ha sido excepcional debido al COVID-19, con protocolos sanitarios inéditos, cambios en los modelos de examen o aplazamiento de la segunda convocatoria a septiembre en casi todas las comunidades autónomas.

La mayoría de los estudiantes de segundo de Bachillerato suele presentarse en la convocatoria ordinaria. En la selectividad de 2019, el 75,82% del alumnado se presentó a la primera convocatoria frente al 14,28% que lo hizo en la extraordinaria, según datos facilitados por el Ministerio de Universidades. Este año los porcentajes son similares, a falta de recopilar toda la información disponible, según fuentes del citado Ministerio.

¿Cuáles son las motivaciones de las personas que se presentan en la segunda convocatoria? ¿Qué opciones existen si no consigues la nota que te permita acceder a la carrera deseada? En Educaweb te lo explicamos para que tomes la mejor decisión para construir tu proyecto profesional y de vida.
 

Motivaciones de los estudiantes que se presentan a la selectividad en segunda convocatoria

 
Existen tres motivos principales por los que presentarse a la selectividad en la convocatoria extraordinaria.

Por un lado, se halla el alumnado que se ha presentado a la selectividad en junio y ha suspendido. Examinarse en septiembre constituye una segunda oportunidad para aprovechar el trabajo realizado durante el curso y poder acceder a la universidad. Por otro lado, existe el perfil del estudiante que ha aprobado la selectividad, pero quiere obtener una mejor nota para poder matricularse en la carrera que desea.

Para obtener una mejor calificación en la EvAU, es posible presentarse a toda la prueba completa, presentarse sólo a la fase general,  (todas las materias de la modalidad elegida) o examinarse de algunas o todas las materias de la fase específica, que pueden ser las mismas de la pasada convocatoria o no. En caso de que obtuvieras peor nota a la obtenida en la primera convocatoria, se mantiene la nota más alta, por lo que no debes tener miedo a presentarte para mejorar tu nota.
 
Finalmente, el tercer motivo que puede llevar a un estudiante a presentarse a la selectividad en septiembre es que sus circunstancias personales o profesionales así lo aconsejen. Puede ser el caso, por ejemplo, de alumnos o alumnas que no han podido prepararse adecuadamente para examinarse en primera convocatoria o que los días de los exámenes han tenido que ausentarse por algún imprevisto.
 

Qué hacer si se aprueba en segunda convocatoria, pero no quedan plazas en el estudio deseado

 
Examinarse en septiembre y realizar la preinscripción entonces presenta un gran inconveniente: existe el riesgo de que se hayan agotado las plazas en la universidad en la que se quiere estudiar. He aquí algunas opciones que podrías tener en cuenta en caso de que no obtengas la nota requerida.
           
Si quieres conocer otras opciones en caso de que no te alcance la nota de selectividad para cursar la carrera que quieres, no te pierdas nuestra sección de selectividad para profundizar en el tema.
 
Categorías
Publicado
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos relacionados
Lo más leído
Lo último