Profesor de español como lengua extranjera

Descripción
Los profesores de español como lengua extranjera enseñan español a los estudiantes, tanto en España como en otros países. El énfasis se pone en leer, hablar, escuchar y escribir.
Actividades laborales
Los profesores de español como lengua extranjera (ELE) pueden trabajar tanto en el España como en otros países. Trabajan con estudiantes de muy diversos orígenes y niveles de estudios, edades y culturas.

El trabajo va desde enseñar a alumnos en cursos informales “de conversación”, hasta trabajar con gente de negocios que necesitan el español para el trabajo.

El DELE (Diploma de español como lengua extranjera) suele centrarse en el lenguaje "funcional" que los estudiantes necesitan en su experiencia cotidiana. Los profesores ayudan a los estudiantes a hacer cosas como:
  • hablar con médicos y profesores
  • entablar amistades
  • moverse en transporte público
  • obtener un título;
  • pasar la prueba y convertirse en ciudadano español.
Sea cual sea el área en la que trabajen, los profesores tienen que analizar las capacidades lingüísticas de los alumnos y evaluar sus necesidades, asegurándose de que estén aprendiendo el nivel y ritmo adecuados para ellos.

Los profesores planifican y dan lecciones creativas e imaginativas, usando diversas actividades y recursos. La variedad ayuda al aprendizaje, y también asegura que los profesores puedan satisfacer las necesidades de los estudiantes con diferentes modos de aprendizaje. Es posible que los profesores tengan que adaptar los recursos para hacerlos más apropiados al nivel del lenguaje y a la sensibilidad cultural de la clase.

El idioma principal en las aulas es el español, y por lo general se habla en todo momento. Los métodos de enseñanza son:
  • trabajo por parejas y por grupos
  • juegos de rol
  • pizarras digitales interactivas y juegos de lengua online
  • recursos audiovisuales, como grabaciones de conversaciones, canciones y películas
  • realia (usar objetos cotidianos para ilustrar un punto de lenguaje y ampliar el vocabulario).
La enseñanza consiste en lograr un equilibrio adecuado entre la "fluidez" (la capacidad del alumno para hacerse entender, aunque sea con algunos errores gramaticales) y “precisión” (elegir la "forma" correcta del tiempo verbal, frase etc.).

Si la lección trata sobre pedir ayuda en una urgencia médica, por ejemplo, será más importante la fluidez. Sin embargo, si la lección se centra en, digamos, el pretérito perfecto, el profesor buscará la precisión.

Siempre que resulte posible, los profesores buscarán reducir la cantidad de tiempo dedicado a explicar las cosas ("tiempo de charla del profesor”), dando a los estudiantes más tiempo para hablar, escribir, escuchar y leer.

Los profesores pueden organizar y supervisar actividades sociales y culturales, como llevar a los estudiantes a salidas o visitas de interés educativo.

La enseñanza puede desarrollarse en universidades y centros de educación complementaria y superior, escuelas de idiomas privadas, centros sociales y lugares de trabajo. También existen oportunidades para dar clases privadas, individualizadas, que pueden darse en el domicilio del estudiante o en casa del profesor.
Perfil profesional
En este trabajo, se necesita:
  • Buen conocimiento de la gramática y la puntuación española, y ciertos conocimientos de fonología.
  • Ser capaz de animar, motivar y apoyar a los estudiantes.
  • Paciencia, tacto y sensibilidad.
  • Dotes organizativas y de gestión de tiempo
  • Confianza para ponerse delante de una clase y enseñar.
  • Energía, entusiasmo y sentido del humor.
  • Imaginación y creatividad para desarrollar y adaptar los recursos didácticos.
  • Saber escuchar y tener capacidad de observación.
Conocer un idioma extranjero puede resultar útil, pero no es esencial, ya que por lo general se habla español en todo momento durante las clases. El conocimiento de lenguas extranjeras puede ayudar a anticipar los problemas que los alumnos procedentes de entornos particulares tienden a experimentar en español, por ejemplo, porque un tiempo verbal español no existe en su lengua materna.

Cuando se enseña español a personas que trabajan en el comercio o la industria, puede ser útil tener algún conocimiento de terminología médica, legal, tecnológica o de negocios.
Competencias
  • Acompaña a los estudiantes a salidas de interés educativo.
  • Actitud positiva.
  • Actitud responsable.
  • Aptitudes para gestionar el tiempo.
  • Aptitudes para la comunicación verbal y escrita.
  • Aptitudes para la enseñanza.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Aptitudes para la planificación.
  • Asiste a reuniones del profesorado
  • Autodisciplinado.
  • Bien organizado.
  • Bueno en gramática, puntuación y ortografía.
  • Califica y evalúa el trabajo realizado por los estudiantes.
  • Capacidad para concentrarse.
  • Capaz de dar explicaciones claras y concisas.
  • Capaz de estimular y motivar a los demás.
  • Capaz de ganarse el respeto de los demás.
  • Capaz de imponer disciplina.
  • Capaz de llevarse bien con varios tipos de personas.
  • Capaz de mantener información confidencial.
  • Capaz de trabajar bajo presión.
  • Confiable.
  • Enérgico.
  • Enseña a estudiantes cuya primera lengua no es el español.
  • Enseña español a sus alumnos.
  • Entusiasta.
  • Establece y hace cumplir normas de comportamiento.
  • Habilidad lectora.
  • Habilidad para escribir en inglés.
  • Habilidad para resolver problemas.
  • Habilidades informáticas.
  • Habilidades para presentar.
  • Identifica a los alumnos que rinden menos de lo esperado.
  • Interesado en culturas diferentes.
  • Lleva un registro de asistencia.
  • Observador.
  • Paciente.
  • Pone al día sus conocimientos sobre la asignatura y se mantiene informado sobre cuestiones pedagógicas.
  • Prepara a los estudiantes de cara a los exámenes.
  • Prepara y planifica clases.
  • Proporciona apoyo extra a estudiantes que lo necesitan.
  • Proporciona ayuda a estudiantes que sufren problemas personales.
  • Proporciona guía.
  • Proporciona información a la gente.
  • Realiza observaciones.
  • Realiza trabajo de oficina.
  • Redacta informes.
  • Tolerante.
  • Trabaja con personas cuya primera lengua no es el español.
  • Trabaja con personas de diferentes culturas.
  • Trabaja con profesionales de la educación.
  • Usa diferentes métodos de enseñanza para estimular el interés y el aprendizaje.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados