Abogado

Descripción
Los abogados trabajan en dos vías distintas: ofrecen un asesoramiento especializado sobre cuestiones jurídicas complejas y representan a las personas en los tribunales.

La mayoría de los abogados reciben trabajo a través de la ruta jurídica tradicional de los abogados, pero en la actualidad, muchos abogados reciben a los clientes directamente.
Actividades laborales
Los abogados son expertos en el arte de la defensa, es decir, en la presentación de un caso ante la corte, en un tribunal o en un organismo público.

También ofrecen asesoramiento especializado sobre todos los aspectos de la ley. Los abogados pueden opinar sobre una amplia gama de problemas legales que no implican procesos judiciales.

La mayoría de los abogados son independientes o trabajadores por cuenta propia, y sus ingresos provienen de los honorarios que ganan. Comparten oficinas (o cámaras) con otros abogados, de forma que todos contribuyen al coste del alquiler, trabajan en equipo y colaboran entre sí.

Algunos abogados autónomos trabajan desde su casa (a la que técnicamente también se la denomina cámara) y son conocidos como profesionales independientes.

La mayoría de los abogados independientes reciben una alegación de otro abogado o notario, aunque en la actualidad también pueden aceptar casos directamente del cliente. Los abogados dedican mucho tiempo a la preparación de los casos judiciales. En los casos de derecho civil, el abogado prepara las alegaciones, que son muy importantes para el caso.

La preparación de un caso consiste en la realización de una investigación exhaustiva para familiarizarse con todos los hechos relativos al caso. Los abogados redactan los informes y alegaciones. Si es necesario, se reúnen con el cliente para aclarar cualquier duda en particular o para obtener más información.

Durante los procedimientos judiciales, los abogados presentan todas las pruebas que crean pertinentes para apoyar su alegación. Hacen preguntas a los testigos, con el fin de obtener información que sustente sus argumentos ante el tribunal. Antes de que el jurado tome una decisión, el abogado realiza una recapitulación del argumento de la forma más convincente posible.

En general, los abogados están especializados en una o, en ocasiones, dos áreas específicas de la ley, incluidos los casos de derecho penal, civil o mercantil, leyes de envío y litigios médicos.

Algunos abogados pasan más tiempo en los juzgados que otros, según su especialización. Por ejemplo, el trabajo de la cancillería (la participación de testamentos, fideicomisos y propiedades) consiste en dar consejos y requiere pasar poco tiempo en los juzgados, mientras que los abogados que están involucrados en casos civiles y penales pasan más tiempo allí.

Algunos abogados son empleados, lo que significa que son asalariados que trabajan para distintas empresas, por ejemplo, en el comercio, la industria y en departamentos del gobierno central o local.

Algunas grandes compañías comerciales tienen sus propios equipos internos de abogados. En ocasiones estos equipos resultan muy ventajosos para la empresa, ya que sus abogados conocen con todo detalle la empresa y sus actividades.

Los abogados en asesoramiento mercantil, dan consejo sobre los procedimientos y reglamentos internos, como la gestión de los fondos de pensiones o la aplicación de contratos de arrendamiento de locales para oficinas.

También aconsejan sobre los aspectos complejos del derecho laboral, el derecho fiscal, los problemas de salud y seguridad, las patentes, la legislación ambiental y las fusiones de empresas.
Perfil profesional
Para realizar bien este trabajo se necesitan las cualidades siguientes:
  • Capacidad de comprender e interpretar argumentos complejos, a menudo en un espacio corto de tiempo.
  • Habilidades para resolver problemas y un enfoque exhaustivo, metódico y paciente de la investigación.
Para la defensa de un caso:
  • Hay que saber presentar un caso de forma clara y convincente.
  • Hay que saber redactar documentos de forma correcta.
A menudo se trabaja con plazos ajustados, por lo que un abogado se debe caracterizar por lo siguiente:
  • Tener excelentes habilidades de gestión del tiempo.
  • Ser capaz de trabajar bajo presión.
Para esta profesión, también se necesitará tener las habilidades siguientes:
  • Excelentes habilidades para las relaciones interpersonales, ya que a menudo se debe tratar con todo tipo de personas, entre ellas, abogados, procuradores y otros clientes.
  • Buenas habilidades numéricas.
  • Habilidades de tecnologías de la información (TI), ya que a menudo hay que utilizar hojas de cálculo, programas de contabilidad financiera, correo electrónico y bases de datos de información.
Los abogados independientes (autónomos) deben ser capaces de gestionar sus propios negocios.
Competencias
  • Aptitudes para gestionar el tiempo.
  • Asesora al cliente.
  • Capaz de dar información compleja de un modo directo.
  • Capaz de plantear preguntas de manera objetiva.
  • Capaz de trabajar bajo presión.
  • Conocimientos empresariales.
  • Destrezas en informática.
  • Flexible.
  • Habilidad para escribir en inglés.
  • Habilidad para la investigación.
  • Habilidad para los números.
  • Habilidad para realizar presentaciones.
  • Habilidad para resolver problemas.
  • Habilidades interpersonales.
  • Habilidades sociales.
  • Investiga casos legales anteriores.
  • Presenta casos en el tribunal.
  • Recibe y envía e-mails.
  • Redacta informes.
  • Seguro.
  • Toma decisiones.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados