UNICEF alerta de la importancia de cuidar la salud mental de los más pequeños para que alcancen todo su potencial

Noticia

La agencia de las Naciones Unidas para la infancia plantea que la pandemia podría ser la punta del iceberg y que es preciso que toda la sociedad trabaje por la alfabetización en salud mental

  • 13/10/2021
  • Tiempo de lectura 6 mins

  • Valora

  • Deja tu comentario
Redacción de Educaweb
Contenido

Las cifras de la salud mental en la infancia y la adolescencia
El papel de la educación en la salud mental de niños y adolescentes
Consejos para jóvenes sobre salud mental, según UNICEF
¿Sabías que…?
 
  
UNICEF ha publicado recientemente un informe en el que alerta de la importancia de la salud mental de niños y adolescentes para que estos alcancen todo su potencial y contribuyan de manera efectiva al bien común. Es una de las ideas que se recogen en el informe Estado Mundial de la Infancia 2021. En mi mente: promover, proteger y cuidar la salud mental de la infancia.
 
La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, ha explicado que las consecuencias del COVID-19 en niños y adolescentes podrían prolongarse durante muchos años, pero que sólo son "la punta del iceberg". Fore considera que tanto los países ricos como los pobres no han prestado suficiente atención a la salud mental de los más pequeños ni antes ni durante la pandemia, cuando esta "desempeña un papel fundamental para el potencial de los niños". De lo contrario, "socavamos su capacidad de aprender, trabajar, establecer relaciones significativas y hacer contribuciones al mundo".
 
Por ello, UNICEF hace un llamamiento a toda la sociedad para "ayudar a romper el silencio en torno a la salud mental, desafiar los estigmas, fomentar la alfabetización en salud mental y garantizar que el mundo escuche las opiniones de los jóvenes".
 

Las cifras de la salud mental en la infancia y la adolescencia 

El informe aporta numerosas cifras que permiten hacerse una idea del estado de la salud mental de los niños y adolescentes en el mundo. He aquí algunas de ellas:
 
  • Más del 13% de los adolescentes de entre 10 y 19 años padece un trastorno mental diagnosticado, según las definiciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
 
  • En números absolutos, se estima que 89 millones de varones y 77 millones de mujeres de entre 10 y 19 años viven con un trastorno mental en el mundo.
  
  • El 40% de los trastornos mentales diagnosticados guardan relación con la ansiedad y la depresión. El resto incluyen trastorno por déficit de atención/hiperactividad, trastorno de la conducta, discapacidad intelectual, trastorno bipolar, trastornos alimentarios, autismo, esquizofrenia y un grupo de trastornos de la personalidad.
 
  • Cada año mueren 45.800 adolescentes por suicidio, esto es, una persona cada 11 minutos.  
 
  • El informe analiza nuevos datos y estima que la pérdida anual de capital humano por afecciones mentales en niños de 0 a 19 años es de 387.200 millones de dólares.
 
  • El gasto medio en salud mental por parte de los gobiernos en todo el mundo representa el 2,1% del gasto medio en salud.  Esto implica que profesionales de atención primaria, educación y protección social, entre otros, no están equipados para abordar estos problemas.
 

El papel de la educación en la salud mental de niños y adolescentes

Las familias y el profesorado juegan un papel fundamental en la prevención, detección y tratamiento de las enfermedades mentales. De hecho, según una encuesta realizada por Gallup y que se dará a conocer de manera completa en un próximo informe de UNICEF titulado Changing Chilhood, el 83% de los jóvenes de entre 15 y 24 años de 21 países cree que la mejor manera de abordar los problemas de salud mental es compartiendo experiencias con otras personas y buscando apoyo.
 
El informe reconoce el papel ambivalente de las escuelas en relación con la salud mental¸ ya que por un lado pueden ser entornos que refuercen el bienestar de los más pequeños, pero también pueden ser lugares donde experimenten acoso, racismo, discriminación, presión de los compañeros y estrés.

Ahora bien, sí parece claro que no poder ir a la escuela o abandonar los estudios de manera prematura conlleva cierto aislamiento social, lo que puede provocar trastornos mentales como autolesiones, ideas suicidas, depresión, ansiedad y el consumo de otras sustancias tóxicas.
 
Las intervenciones escolares que tratan la ansiedad, la depresión y el suicidio proporcionan un retorno económico de 21,5 dólares por dólar invertido en unos 80 años, según un estudio realizado por el instituto de investigación sin ánimo de lucro RTI International para el informe.
 
En cuanto a las estrategias utilizadas en los centros educativos, se ha demostrado la eficacia del aprendizaje emocional y social para los niños y jóvenes en riesgo. También es importante, prosigue el estudio, prestar atención a las cuestiones de género, ya que los estereotipos también pueden afectar a la salud mental de los más pequeños.
 
Por todo ello, el informe concluye con un llamamiento a realizar un compromiso claro por parte de toda la sociedad, especialmente los gobiernos, para garantizar el derecho a la salud mental de todas las personas, especialmente los menores. Todo ello implica una mejor comunicación y romper con el silencio y los estigmas que rodean la salud mental, así como acciones para minimizar los factores de riesgo y maximizar los de protección, apoyando a las familias, profesorado y otros profesionales del cuidado.
 

Consejos para jóvenes sobre salud mental, según UNICEF

La organización de las Naciones Unidas para la Infancia y Adolescencia cuenta con una página web donde también ofrece consejos a los jóvenes para "acabar con el estigma que rodea a la salud mental". En concreto, ofrece consejos y ejemplos para iniciar una conversación sobre salud mental, hablar o escribir sobre ello, cómo comunicar los sentimientos y obtener ayuda. He aquí algunos:
 
  • Estar al tanto de los seres queridos. Cuando alguien te preocupe, puedes comenzar por preguntarle qué tal se encuentra, que estás ahí para escucharle pase lo que pase, que la salud mental es tan importante como la salud física y que pedir ayuda es señal de fortaleza. 
 
  • Analizar críticamente la información. UNICEF recomienda informarse bien sobre salud mental. Por ello, sugiere recurrir a fuentes fiables como la propia organización o la Organización Mundial de la Salud.
  
  • Expresarse con prudencia. También es muy importante ser cuidadoso con el lenguaje, ya que, como ejemplifica la organización, no conviene utilizar "depresión" o "bipolar" a la ligera. Por ello, UNICEF recomienda describir los síntomas en vez de realizar un diagnóstico.
 
  • Prestar atención a los sentimientos. Si sientes emociones incómodas durante gran parte del tiempo, entonces "lo más saludable que podemos hacer es hablar de lo que sentimos con las personas que queremos". Escribir puede ser de gran ayuda para encontrar las palabras y detectar con más facilidad qué o quién nos produce cierto estado, siempre sin juzgar a la otra persona sino expresando cómo nos sentimos cuando dice o hace algo.
 
  • Pedir ayuda si hace falta. En caso de no poder gestionar bien las emociones o no poder cambiar ciertos hábitos, es importante pedir ayuda.
 
Si te interesa saber más sobre estas cuestiones, puedes acceder a la página web en Internet. 
 
 

¿Sabías que…?

 
  • UNICEF España ha recordado que es necesaria una Política Nacional de Salud Mental de la Infancia y la Adolescencia e "indispensable" crear un grupo permanente de infancia y salud mental de niños, niñas y adolescentes, así como aumentar los recursos especializados y los canales de escucha.
 
  • Recientemente, el Gobierno ha presentado el Plan de Acción 2021-2024 Salud Mental y COVID-19, que contará con una dotación de 100 millones de euros. El plan pretende dar respuesta al impacto de la pandemia en la salud mental y prevé mejorar tanto la atención primaria como hospitalaria, así como impulsar la formación sanitaria especializada en salud mental. De hecho, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado la incorporación de la especialidad de psiquiatría infantil y adolescente en dicha formación. También se fomentará la sensibilización y la lucha contra la estigmatización, la prevención de las conductas adictivas, la promoción del bienestar emocional, así como la prevención, detección y atención de la conducta suicida.
 
  • El Hospital Sant Joan de Déu Barcelona también publicó hace unos meses un informe donde alertaba del aumento de los trastornos mentales entre los adolescentes, donde incluía consejos para hacerles frente.
Deja tu comentario
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece