Cómo recuperar la ilusión para ser director o directora de un centro educativo

María Amparo Calatayud,
Profesora titular del departamento de Didáctica y Organización Escolar de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación de la Universitat de València
27/11/2019

Interrogarse hoy acerca de por qué cada vez más la función de director/a de una institución educativa resulta menos atractiva para el profesorado supone adentrarse en los entresijos de la dirección y en la respuesta que se ha de dar en el contexto cambiante e incierto en el que estamos viviendo. Para reflexionar sobre ello, en este artículo, se incidirá en tres premisas, básicamente: en el cambio cultural de la dirección que se impone en estos momentos, las realidades de porqué hoy no se quiere ser director o directora y, finalmente, en las cartas náuticas para hacer más atractiva esta función.
 

Hacia un cambio cultural de la función directiva

 
Es obvio que el contexto social, económico y cultural de estos momentos exige nuevas y diferentes funciones al director o directora. En la actualidad, asistimos a una nueva cultura de la dirección que deja de enfocarse en la vertiente de un proceso técnico de gestión administrativa y burocrática del centro, para pasar a una idea de director o directora como agente cultural y de cambio del centro, un dinamizador social, impulsor de la investigación de los docentes en el aula y en el centro, y motor del desarrollo profesional docente. El director o directora, tiene actualmente un papel centrado en una imagen más social, pedagógica e inclusiva Cada vez más, se deja de considerar a la dirección como un grupo de docentes de alto rango para pasar a entenderla como parte de un proceso para conseguir los fines del centro, contando con y a través de los compañeros y compañeras. Se pasa del poder sobre el profesorado. al poder para los docentes que integran la institución educativa.
 

Realidades de por qué hoy no se quiere ser director o directora

 
Indudablemente partimos de la base de que el cargo de director o directora carece de prestigio y de reconocimiento social y económico. Todo ello sumado a la complejidad del puesto de trabajo que la administración educativa no lo hace nada fácil, así como a la excesiva responsabilidad del cargo, ya que el director o directora es la cabeza visible de la organización.

La carga de trabajo añadido, la dedicación exclusiva, la reticencia a crearse eventualmente enemigos con los colegas que, después de dejar de ser director o directora, pasaran a ser compañeros o compañeras en los claustros de profesores y profesoras. El no sentirse verdaderamente formados para hacer frente a las exigencias del cargo que ocupan, la falta muchas veces de un equipo directivo cohesionado y con capacidad de liderazgo, la escasez de implicación de algunos de los sectores de la comunidad educativa y un largo, etc. hacen que la dirección no sea un plato de gusto para el profesorado, en general.
 
"El desarrollo de comunidades profesionales de directivos ayudaría al director o directora a no 'sentirse solo o sola ante el peligro', permitiéndole, resolver problemas de la práctica directiva cotidiana, transferir buenas prácticas y desarrollar habilidades directivas profesionales".
 

Las "cartas náuticas" para hacer más atractiva la función de dirección

 
Si bien, las cartas náuticas son cartas de navegación marítima que muestran todo tipo de argumentos (tipo de fondo, roca, arena, zonas de peligro, etc.) para ayudar en la navegación o para llevar a cabo una navegación segura, a continuación, expondré aquellos argumentos que pueden facilitar la motivación hacia la función directiva:
         
Finalmente, y no por menos importante, ya que se lleva bastante tiempo demandando por parte del equipo directivo, se deberían establecer otras medidas ya conocidas como, por ejemplo: intentar reducir la burocracia administrativa, incrementar los incentivos económicos y profesionales, mejorar el prestigio en la comunidad educativa y el insuficiente refuerzo de la administración educativa, entre otros.
 
Y para concluir este articulo no debemos olvidar que recuperar la ilusión por ser director o directora de un centro pasa por haber contribuido al crecimiento, a la mejora de la institución y, especialmente, por haber dejado una impronta que sirva de guía y de ejemplo a los nuevos equipos directivos que intentarán mejorar la práctica directiva adaptándose al contexto futuro. Siendo siempre un orgullo el haber contribuido a formar a ciudadanos críticos, emancipados y solidarios. Esta debería ser la mejor satisfacción para cualquier director o directora de una institución escolar.
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último