Orientación Laboral

Fases del proceso de selección

El objetivo principal del proceso de selección es encontrar a la persona idónea que cumpla las características y requisitos del puesto de trabajo. Por eso, como paso previo a la contratación, las empresas deben hacer un análisis detallado del puesto de trabajo, para determinar el perfil profesional del futuro empleado.

Durante la búsqueda del candidato adecuado, los profesionales que realizan la selección tienen en cuenta tres puntos básicos:
  • La formación. Que los estudios realizados hasta el momento se adapten a las necesidades de la oferta de empleo.
  • La experiencia profesional. Se buscan personas que hayan trabajado en puestos similares o relacionados.
  • Las competencias profesionales. Los reclutadores suelen buscar aquellas competencias técnicas y transversales imprescindibles para desarrollar el puesto de trabajo.

Fases del proceso de selección

El proceso de selección se divide en las siguientes fases:

1. Definición del puesto de trabajo

Antes de empezar la búsqueda de posibles aspirantes, es necesario definir el perfil del candidato que ocupará el puesto de trabajo, así como las tareas que desarrollará. De esta manera, los profesionales que realizan el proceso de selección pueden identificar en el candidato los aspectos clave necesarios para desempeñar el puesto y delimitar su búsqueda.

2. Publicación de la oferta de trabajo

Una vez definido el perfil profesional que se está buscando, se redacta y se publica la oferta de empleo. En esta fase se describe la formación, la experiencia y las competencias técnicas y transversales deseadas que debería tener el candidato. No siempre es fácil poseer todos los requisitos publicados en la oferta, pero si cumples con las principales características, no dudes en presentar tu candidatura.

3. Preselección de candidatos.

En esta fase se seleccionan los posibles candidatos y se descartan aquellos que no cumplen con los requisitos. Esta preselección se hace a través del currículum vitae (CV) y de la carta de presentación. Recuerda que un CV bien diseñado y con la información oportuna te ayudará a pasar este primer filtro.

4. Pruebas de selección y entrevista

Una vez revisados los CV, la empresa selecciona a los posibles candidatos y los convoca a una serie de pruebas para evaluar sus competencias en relación el puesto de trabajo que desean ocupar. Estas pruebas pueden ser muy diversas, desde test psicotécnicos hasta dinámicas de grupo. También se suelen hacer pruebas más prácticas relacionadas con la profesión. No dudes de tus capacidades y realiza la prueba de forma tranquila, eso te ayudará a superarla.

Cuando hayas superado las pruebas, prepara bien la entrevista de trabajo para causar una buena impresión a tu reclutador. Puedes pensar en posibles preguntas que te podrían realizar y cómo responderías.

5. Selección final

La empresa evalúa a los candidatos que han superado las fases anteriores y puede convocarlos para realizar nuevas entrevistas o pruebas. Esta fase puede tener características diferentes en función del número de candidatos que hayan llegado a ella y de las características específicas del puesto de trabajo.

La superación con éxito de todas las fases te llevará a conseguir tu nuevo empleo. Si al llegar a la fase final, no recibes ninguna respuesta por parte de la organización, haz un seguimiento de tu candidatura y contacta con la empresa.

 


Si optas por un trabajo en la administración pública, lo más probable es que tengas que pasar por un proceso de oposiciones o concurso para obtener la plaza. Si es así, el proceso a seguir será distinto y deberás estar muy atento al calendario de la convocatoria.


Recuerda que tus conocimientos y habilidades también tienen que estar al día, así que analiza tu perfil y detecta las competencias que puedes mejorar.