Intérprete del lenguaje de signos (ILS)

Descripción
Los intérpretes del lenguaje de signos (ILS) trabajan para permitir la comunicación entre los usuarios del lenguaje de signos y los usuarios de habla. Trabajan en distintos entornos e interpretan en una amplia gama de situaciones.
Actividades laborales
Los Intérpretes del Lenguaje de Signos (ILS) trabajan para permitir la comunicación entre los usuarios del lenguaje de signos y los usuarios de habla. Interpretan del español hablado y escrito al ISL y viceversa

El lenguaje de signos es una lengua reconocida oficialmente - que tiene su propia gramática vocabulario y estructura, completamente distintos que el español. En lugar de utilizar los sonidos para formar palabras, los intérpretes del lenguaje de signos utilizan gestos de las manos, formas y expresiones faciales para transmitir significados. La mayoría de los países tienen su propia versión del lenguaje de signos.

Los intérpretes del lenguaje de signos trabajan en una amplia variedad de entornos -en casi cualquier lugar donde haya una necesidad de comunicación entre personas sordas y oyentes, por ejemplo, en los siguientes entornos:
  • Legal - reuniones con los abogados y la policía y en los tribunales y las prisiones.
  • Negocios - entrevistas de trabajo, reuniones, conferencias y eventos de formación.
  • Educación - Enseñanza/aprendizaje durante las clases o lecciones.
  • Médico - citas con médicos, dentistas y otros profesionales de la salud.
  • Eventos religiosos, sociales y culturales.
Antes de acudir a una reunión o una cita en la que se requieran sus servicios de interpretación, los intérpretes deben informarse sobre dónde realizaran el trabajo y cuál será el tema del que se hablará, ya que a menudo tienen que prepararse un poco e informarse, así como dedicarse a la lectura documentos u órdenes del día de las reuniones, resúmenes o discursos.

Puede ser que necesiten buscar vocabulario especializado o familiarizarse con el tema y con las personas que estarán involucradas en la reunión o acto.

También necesitan saber aproximadamente cuánto tiempo necesitarán para la interpretación. Este trabajo exige mucha concentración y puede resultar agotador, por lo que en actos que duren más de dos horas, es probable que requieran la participación de más de un intérprete.

Antes del inicio de la reunión o cita, el intérprete necesita asegurarse de que la habitación en la que va a trabajar permite una buena comunicación - se necesitan unos estándares mínimos de iluminación, sonido y espacio para asegurarse de que el entorno facilite la capacidad de la gente de ver y oír al intérprete. También necesitan considerar cuál es el mejor lugar para sentarse, de acuerdo con la situación específica.

Una vez que la reunión o cita comienza y todos los asistentes están presentes, el orador comenzará a hablar y el ILS escuchará con atención el discurso y comenzará a interpretar, o bien el intérprete observará el usuario del lenguaje de signos antes de traducirlo en lenguaje hablado. Sólo una persona debe hablar o utilizar el lenguaje de signos a la vez.

Hay que haber una breve demora mientras el intérprete traduce a partir del lenguaje hablado, ya que necesitan tiempo para extraer e interpretar el significado del mensaje en el idioma pertinente e interpretarlo.

El orador o usuario del lenguaje de signos se expresa y realiza pausas para dejar tiempo al intérprete. Este proceso continúa hasta el final de la reunión o cita.

A veces, el intérprete tendrá que interrumpir a la persona que habla o utiliza el lenguaje de signos para pedirle que repita o le explique mejor su significado antes de poder interpretarlo.

Los intérpretes del lenguaje de signos a menudo deben desplazarse por un área local.
Perfil profesional
Para ser intérprete del lenguaje de signos se necesita:
  • Excelentes conocimientos del lenguaje de signos, y habilidades de interpretación.
  • La comprensión de las necesidades de las personas sordas.
  • Excelentes habilidades de comunicación.
  • Tacto y discreción.
  • Respetar el acuerdo de confidencialidad, ya que la interpretación puede tratar asuntos privados/personales.
  • Para disfrutar de trabajar con distintas personas en diferentes situaciones.
  • Buenas habilidades para el trabajo en equipo.
  • Sentirse seguro a la hora de hablar en público.
  • Ser exigente con su trabajo.
  • Permanecer neutral ante cualquier situación.
  • Una elevada capacidad de concentración y una elevada capacidad de pensar con rapidez.
  • Mantenerse al día sobre la aparición de nuevas frases y signos, y sobre el uso del lenguaje común.
  • Estar dispuesto a viajar por todo el país.

Competencias
  • Aptitudes para la comunicación verbal y escrita.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Aptitudes para la planificación.
  • Buena memoria.
  • Bueno en gramática, puntuación y ortografía.
  • Capacidad de análisis.
  • Capacidad para concentrarse.
  • Capacidad para ganarse la confianza de los demás.
  • Capacidad para gestionar carga de trabajo.
  • Capaz de dirigir a personas y recursos.
  • Capaz de interpretar situaciones.
  • Capaz de llevarse bien con varios tipos de personas.
  • Capaz de mantener la calma bajo presión.
  • Capaz de prestar atención al detalle.
  • Capaz de respetar a personas de todos los orígenes.
  • Capaz de tranquilizar a la gente.
  • Capaz de transmitir información rápidamente y con precisión.
  • Conoce las necesidades de las personas sordas.
  • Conocimiento del lenguaje de signos español.
  • Discreto.
  • Enfoque profesional.
  • Experiencia en interpretación.
  • Experiencia en traducción.
  • Habilidad para hablar en público.
  • Interpreta en una situación legal.
  • No es sentencioso.
  • Puntual.
  • Rapidez de reflejos.
  • Respeto por la confidencialidad del cliente.
  • Responsable.
  • Seguro.
  • Trabaja como intérprete en situaciones de negocios.
  • Trabaja como intérprete en situaciones educativas, como en conferencias.
  • Trabaja con clientes en situaciones médicas, como consultorios de médicos generalistas.
  • Trabaja en equipo.
  • Viaja para visitar a clientes y usuarios.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados