La OCDE llama a los países a invertir más en la educación y formación de los más desfavorecidos

Redacción de Educaweb
12/12/2017

El informe Educational opportunity for all alerta de los escasos avances realizados entre 2006 y 2015 para frenar las desigualdades en educación y formación
El entorno económico, social y cultural en el que nacemos condiciona el futuro laboral, y mucho. Esta es una de las conclusiones más importantes que recoge el Educational opportunity for all, un informe elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre igualdad, equidad e inclusión en la educación y la formación.

La investigación muestra que los menores que acceden al sistema educativo en peores condiciones tienen más posibilidades de recibir salarios más bajos y vivir vidas más cortas. Un ejemplo de cómo influye la situación de los padres en el futuro de los hijos se observa en que los jóvenes de familias con bajo nivel educativo tienen un 15% de posibilidades de acceder a la educación terciaria, frente al 63% de quienes cuentan con un progenitor que ha cursado dicha formación.

Los países de la OCDE que ofrecen las mismas oportunidades a personas de diferentes procedencias socioeconómicas son Corea, Estonia, Japón y los Países Bajos. Por el contrario, Chile, Eslovaquia, Estados Unidos, Francia, Israel, Polonia, Reino Unido y Turquía cuentan con amplias diferencias entre los más aventajados y desfavorecidos de la sociedad.
El análisis de los resultados PISA también permite concluir que las desigualdades apenas han cambiado entre 2006 y 2015; es más, incluso Finlandia y Corea, que cuentan con bajos índices de desigualdad en relación con otros países de la OCDE, han visto incrementar sus diferencias.
 

Llamamiento a la implantación de políticas inclusivas


Estos y otros muchos datos recogidos en Educational opportunity for all llevan a los autores a pedir a los gobiernos un mayor fuerzo para garantizar la igualdad de oportunidades entre los más jóvenes y adultos.

En el primer caso, la OCDE propone apostar por una educación temprana de buena calidad, especialmente entre los niños de familias más pobres. El apoyo a la familia y a la comunidad también resulta importante, así como las ayudas dirigidas a estudiantes con bajos resultados provenientes de entornos desfavorecidos.

Para los adultos, el organismo internacional sugiere ofrecer programas de formación dirigidos al fomento de la empleabilidad, a través de una combinación de educación, formación y trabajo práctico. También sugiere facilitar segundas oportunidades y educación a lo largo de la vida. 
 
Publicado
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
CAPTCHA
Change the CAPTCHA code
Escribe los caracteres
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último