Artículo de opinión
PuntuarPésimoMaloNormalMuy BuenoExcelente

Convivencia en las aulas y medios de comunicación

Mª del Carmen Caldeiro Pedreira. Realizando la tesis doctoral en el Departamento de Filosofía Moral de la Universidad de Santiago de Compostela.
17/12/2007
La situación y el entramado social actual dificultan cuestiones inicialmente consideradas tan simples y necesarias como puede ser la convivencia. Ésta a lo largo de la historia no ha sido en todo momento igual, basta echar la vista atrás hacia por ejemplo los primeros siglos de la historia cuando en ciudades como la nuestra los pueblos colonizadores -romanos- imponían sus costumbres y formas de vida. Posteriormente la situación ha cambiado, años más tarde los españoles nos hemos convertido no en colonizados sino en colonizadores. Actualmente y ya en un ámbito de menor alcance -el aula- podemos ver las relaciones de convivencia que antaño se daban a nivel local, regional o incluso transnacional.

Hoy en día, como anteriormente hemos apuntado, son muy importantes las relaciones que se establecen a "nivel particular” dentro de las aulas. Cada vez son más los factores que se suman y que de un modo u otro incrementan las relaciones. Nos referimos por ejemplo a la diversidad de culturas que conviven en un mismo centro, a los medios de comunicación, que actualmente se convierten en "espejo” de la realidad, o a cuestiones tan simples como el aumento de edad a la hora de escolarizar al alumnado. Ante tales hechos el maestro necesita una formación cada vez más específica y concreta.

En varias ocasiones tanto padres como profesores han apelado a la formación no sólo del docente sino también de los padres. Actualmente la sociedad ha sufrido un cambio, una evolución, es menos autoritaria, más abierta y democrática, lo que supone la necesidad de que valores como el respeto, responsabilidad y tolerancia estén más que nunca al orden del día. No debemos confundir la situación y utilizar esto para menospreciar figuras como la del director o del profesor. La evolución social se siente en el aula, cada vez un mayor número de niños o adolescentes tienen que convivir en un mismo aula. La postura que algunos padres adoptan a la hora de sobreproteger a sus hijos no favorece para nada la situación. Junto a esto, es también destacable, el hecho de que cada vez más culturas con diferentes costumbres se encuentren en un mismo contexto. Estos hechos no deberían para nada menguar las relaciones interindividuales. Cabe señalar que la educación se convierte en un soporte de libertades y derechos. Todos debemos asumir una serie de valores para poder convivir con los demás, para ello es muy importante contar con un elemento inherente a la convivencia, la disciplina.

En el centro escolar igual que en la sociedad son necesarios varios factores para que la convivencia se lleve a cabo, nos referimos por ejemplo a la organización del centro, o a la conducta del profesor y la del alumno. El profesor debe tener en cuenta la situación del alumno para llegar a la conclusión de que las normas según señalan diversos autores no se impone "se sobreponen al estilo de trabajo”. Inicialmente el sistema escolar se estructuraba en función de la homogeneidad a través de relaciones jerarquizadas. Hoy en día se entiende que el profesor no puede actuar únicamente como transmisor de conocimientos, debe además actuar como mediador, necesariamente es un intérprete que posibilita la adquisición de habilidades la búsqueda e interpretación de la información Para ello es extremadamente necesario que escuela y familia estén coordinados. La educación no se produce únicamente y de forma aislada en la escuela. La familia y especialmente los medios de comunicación contribuyen a la transmisión de valores. En nuestros días las NT deberían reducir o, por lo menos contribuir a reducir, la exclusión. Y no solo eso sino que se necesita que tanto en este aspecto como en otros se enseñe cómo actuar ante situaciones de exclusión. Es por esto por lo que dos agentes principales, la escuela y familia deben trabajar unidos y hacia un mismo fin. Para ello es importante que se dote al alumno de los conocimientos necesarios para poder interpretar la realidad y para que sepa ver también la información que los medios de comunicación transmiten.

Por otra parte, otro aspecto destacable es el de la violencia como cuestión contraria o que dificulta la convivencia. En general la sociedad la rechaza pero hoy en día es una lacra constante que se expresa en ocasiones en violencia escolar. Éste es un problema antiquísimo y generalizado; hoy en día hacemos alusión al bullying que se entiende como agresión verbal o física Éste puede ejercerlo un grupo o incluso una nación o un estado. Generalmente suele afectar más a alumnos de países industrializados, y por otra parte, según señala el propio ministerio de educación y ciencia(1) refiriéndose al mismo "no se trata de un problema reducido al ámbito escolar, éste está también influido por los medios de comunicación”

Según señala Mª José Aguado(2) "el bullying suele implicar diversos tipos de conductas, burlas, amenazas...se repite y se prolonga en el tiempo y suele ser provocado por un individuo apoyado por un grupo”.

Ante esta situación han surgido varios debates y explicaciones de los que se concluye lo que anteriormente hemos señalado, la necesidad de implicación por parte de la sociedad y de sobre manera, de los padres que son quienes deben poner límites a la conducta de sus hijos. Todos estos comportamientos favorecen una sociedad más pacífica, más tolerante y democrática. Por tanto, se hace necesario educar en la convivencia, para ello existen una variada gama de actividades, diversas dinámicas y técnicas para mejorar la relación entre alumnos brindándoles una formación pacífica, su finalidad es pues la reducción de conflictos. Varios son los autores que se han hecho cargo de la redacción de actividades de este tipo que potencien un ambiente de grupo, que fomenten el diálogo y la participación del alumnado.

La escuela es el lugar donde se debe aprender a vivir con los demás, desde donde se construye una identidad cívica. Es importante crear un clima de respeto entre todos, por ello aparece la figura de los alumnos ayudantes; se trata de alumnos que intervienen o median en situaciones de conflicto. Por otra parte, y como ya se ha apuntado anteriormente, es importante contar con el avance de las NT y los medios de comunicación quienes dictaminan la verdad y los valores que transmiten. En palabras de Mª Carmen Gil "los medios de comunicación crean una especie de cultura general de ideas comunes” y no sólo eso, sino que influyen sobre la sociedad de forma alienante. Es por esto que los consideramos agentes muy importantes a la hora de analizar cuestiones como las que en este escrito venimos señalando.

Los medios de comunicación deben implicarse y no solo limitarse a la emisión de determinados programas. Actualmente son muy relevantes en la socialización de los ciudadanos ya que, muestran las bases de la sociedad y reflejan los valores de ésta. No solo reflejan las bases de la sociedad sino también sus valores. Es importante señalar al respecto que, en la sociedad postmoderna van apareciendo diferentes valores y que los medios potencian o inciden más en algunos de ellos, hasta el punto de transmitirlos como habituales y correctos. Es por esto por lo que se precisa del desarrollo de una sociedad y unos ciudadanos, capaces de emitir de forma autónoma juicios valorativos o críticos. No debemos olvidar que, en ocasiones, los medios no solo funcionan como transmisores sino también como formadores, esta situación implica necesariamente una evaluación y análisis de este proceso y no sólo esto sino además una interrelación entre escuela-medios y familia. Como hemos apuntado anteriormente es necesario que los tres agentes principales de socialización estén coordinados y es preciso que trabajen en una misma línea, se precisa un análisis y estudio de las proyecciones que ofrecen los medios puesto que, ejercen un gran poder de penetración social.

Los medios han creado una cultura de ideas generales, comunes, vacías de contenido, con esto consiguen que el receptor viva en el presente, influyen también, como se señala más arriba, de forma alienadora, crean mitos y en ocasiones transmiten estereotipos con si la única realidad verdadera fuese la que reflejan.

No cabe duda que, en la actual sociedad de la globalización, se ha producido una importante evolución desde la imprenta a las pantallas, ésta no necesariamente tiene que considerarse negativa y perniciosa, debemos considerar los aspectos positivos de los medios de comunicación entre los que se encuentra el desarrollo de capacidades intelectuales o el modelado del comportamiento pro social.

Por lo que al contenido mediático se refiere, es cierto que, continuamente podemos ver programas y series en las que la transmisión del insulto, la falta de respeto y violencia son correctos y no sólo esto: sino que se premian. Situaciones como ésta chocan directamente con cualquier advertencia contra este tipo de conducta tanto por parte de los padres como de la propia escuela. A lo largo de este artículo nos hemos referido al bullying éste ha saltado a los medios de comunicación y no solo se aprecia en las aulas, lugares que constituyen el reflejo de la vida social, sino que constantemente se refleja en los medios. Estas situaciones requieren que el alumno esté preparado para "saber ver y entender de forma crítica” la información que recibe. No debemos olvidar que la información puede causar en el receptor un efecto u otro según como esté tratada por esto es preciso contar con ciudadanos críticos capaces de discernir los valores que transmite la información y de analizar los datos sin que influyan, necesariamente, de forma negativa sobre el receptor. Está claro que cada día son más los factores a tener en cuenta a la hora de referirnos a la convivencia en las aulas Por tanto, una vez señalados algunos de ellos, lo que se propone es una valoración y sobre todo un análisis de éstos para posibilitar, siempre, desde el ámbito de la formación y la educación ciudadana, la valoración de las diferentes cuestiones que influyen y determinan la convivencia ciudadana en general y de forma más concreta la convivencia en el aula.

Ya entrado el siglo XXI no debemos olvidar el entramado social en el que tenemos que desenvolvernos, por tanto, creemos que la solución más viable será la formación de base que capacite al ciudadano no solo para actuar conforme a los principios éticos y morales más correctos, sino también que lo faculte para poder discernir lo más correcto de lo menos. De esta forma además de la convivencia en el aula, la convivencia en la sociedad podría ser más fácil y equitativa. Los ciudadanos debemos ser conscientes del papel que desempeñamos en el entramado social y de los valores que consideramos como óptimos y que favorecen el correcto desarrollo social, en definitiva, la convivencia interindividual y en grupo.

Para terminar sería interesante apuntar algunas actividades que se podrían llevar a cabo para mejorar la convivencia en las aulas. Según hemos venido apuntando a lo largo de la reflexión los medios de comunicación se constituyen hoy en día como uno de los pilares más fuertes sobre los que se sustenta la sociedad actual y las relaciones entre ciudadanos. La capacitación crítica del receptor es labor poco fácil: Entre otras acciones y para que la convivencia entre individuos dentro del aula resulte más sencilla podríamos proponer varias actividades, por ejemplo el análisis de alguna noticia bien sea de la prensa escrita o de la televisión donde se trate o se haga alusión a la convivencia, esta actividad podría proponerse en grupos para de este modo fomentar la relación entre los alumnos de un aula. Por otra parte el análisis tanto del contenido como de la forma en que se trasmite podría servir para que el alumnado se haga más consciente de la situación e incluso pueda verse identificado en ella. Quizás con esta tarea en algunos grupos no se obtengan resultados muy elaborados, pero el hecho de que los alumnos se conciencien o perciban el problema ya podría se satisfactorio en el sentido de que llevaría al alumnado, aunque solo sea de forma parcial, a la reflexión o más bien a plantearse la situación.

Otra actividad que podría desarrollarse es la creación o modificación de la noticia por parte de los grupos que la analizan, esto podría dejar entrever aquello que los alumnos consideran más representativo, qué aspectos resaltan y cuáles no tienen en cuenta, de esta forma el profesor puede ver por donde se desarrolla la idea de cada uno, al mismo tiempo, favorece la integración de los medios en el aula y ayuda a crear en el alumno una visión menos parcial de las noticias que recibe, es decir, fomenta el desarrollo de la capacidad crítica.

La pretensión fundamental del desarrollo de estas actividades es, por una parte, el contacto con los medios de comunicación y por otra el análisis y mejora de la convivencia en el aula, únicamente siendo conscientes de lo que ocurre a nuestro alrededor y de cómo se nos muestra esta información podremos ser capaces de contribuir al fomento y desarrollo de la convivencia bien sea en el aula o en la sociedad en general.

Notas al pie:

1. MEC (2006): La convivencia en las aulas: problemas y soluciones. Instituto superior de formación del profesorado. Madrid.
2. En mtas.es/injuve/novedades/prevencionviolencia.htm

Bibliografía:

- Libros:

AA. VV (2001): Los problemas de convivencia escolar: un enfoque práctico. Edita federación de enseñanza de CC OO, Guadalajara.

CRUZ ROJA JUVENTUD (2002): Estrategias educativas para la prevención de la violencia.

FDEZ, Isabel y otros (2002): Conflicto en el centro escolar: El modelo del alumno ayudante como estrategia comunicativa. Ed. Catamarata, Madrid.

GARCÍA CAMPOS, L. (1997): La familia, espacio de convivencia y socialización. CEAPA.

GIL, Mª del Carmen (2005): Convivir en la diversidad.Una propuesta de educación social desde la escuela, Eduforma. Sevilla.

MEC (2006): La convivencia en las aulas: problemas y soluciones. Instituto Superior de formaci��n del profesorado. Madrid.

RAMO TRAVER, Z Y CRUZ MIÑAMBRES, J(1997): La convivencia y la disciplina en los centros educativos. Ed Escuela española. Madrid.

- Páginas web:

www.stecyl.es/prensa/recetas convivencia

www.aulaintercultural.org

www.acosoescolar.info
Categorías

Comentar

Nombre
Correo (No se mostrará)
CAPTCHA
Change the CAPTCHA code
Escribe los carácteres
Título
Comentario Límite 500 carácteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
PUBLICIDAD