Técnico en educación especial

Descripción
Los técnicos en educación especial colaboran con otros profesionales en la atención integral a las personas con necesidades educativas especiales (NEE), como discapacitados intelectuales, auditivos, visuales, etc.
Actividades laborales
Los técnicos en educación especial realizan el apoyo a otros profesionales de la educación como los maestros en educación especial o profesores en educación especial.

Trabajan en centros educativos o centros de intervención social creando, planificando y ejecutando actividades pedagógicas que permitan fortalecer y potenciar las habilidades físicas, cognitivas y sensoriales de las personas con necesidades educativas especiales.

Sus principales tareas son:
 
  • Preparar actividades de conformidad con las necesidades y posibilidades de los usuarios.
  • Enseñar usando técnicas y medios apropiados a las deficiencias y el nivel del alumnado (sistema de escritura braille, lectura labial,…) y supervisar las labores en el aula.
  • Estimular la confianza del alumnado, ayudarle a describir y adoptar métodos que atenúen sus limitaciones.
  • Organizar ejercicios, trabajos prácticos y pruebas, observar y evaluar los progresos de cada alumno e intercambiar impresiones al respecto con las familias u otros profesores o profesionales.
  • Programar y evaluar procesos educativos y de atención especial.
  • Apoyar actividades destinadas al desarrollo de los hábitos de autonomía de las personas con NEE.
Estos profesionales pueden trabajar tanto en centros educativos, como en centros especializados con la intervención de personas con necesidades educativas especiales, ya sean niños, jóvenes o adultos.
Perfil profesional
Para ser técnico en educación especial es necesario poseer las siguientes aptitudes y capacidades:
 
  • Habilidades comunicativas.
  • Empatía.
  • Iniciativa.
  • Vocación para el trabajo con discapacitados.
  • Dinamismo.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Responsabilidad.
  • Dotes para trabajar con personas.
Los conocimientos específicos en educación especial, como por ejemplo, la intervención con discapacitados, el conocimiento del braille o el conocimiento de lenguaje de signos, son competencias deseadas para este profesional.
Competencias
  • Actitud positiva.
  • Actitud responsable.
  • Agradable.
  • Ayuda a los usuarios del servicio a aprender y desarrollar nuevas destrezas.
  • Conocimiento de Braille.
  • Conocimiento del lenguaje de signos español.
  • Creativo.
  • Educado.
  • Extrovertido.
  • Flexible.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades sociales.
  • Proactivo.
  • Trabaja con estudiantes con discapacidades en el aprendizaje.
  • Trabaja con estudiantes que presentan problemas de comportamiento o emocionales.
  • Trabaja con padres y maestros para dar apoyo a alumnos con necesidades de atención especial.
  • Trabaja con personas con diferentes tipos y grados de discapacidad.
  • Trabaja con profesionales de la educación.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados