Descripción
Los modistas confeccionan diversas prendas de vestir, conforme a los encargos de clientes particulares. Toman las medidas a los clientes y pueden aconsejar telas y diseños adecuados. Los modistas llevan a cabo todas las tareas necesarias para producir prendas terminadas. Algunos también ofrecen servicio de arreglos y composturas.
Actividades laborales
Los modistas confeccionan toda una serie de prendas de ropa ligera, incluso vestidos, para los clientes. El modista toma las medidas al cliente y le ayuda a escoger la tela, si el cliente no ha optado ya por una. A veces asesoran a los clientes en cuanto al estilo.

El modista pone entonces el precio, después de tomar en consideración el coste de los materiales y la cantidad de tiempo necesario para confeccionar la prenda.

Las medidas del cliente se trasladan a un patrón, que se coloca sobre la tela. El modista corta entonces la tela, siguiendo el patrón. A veces, el patrón se dibuja directamente sobre la tela. Una vez que se ha cortado el tejido, se sujetan las piezas entre sí con alfileres y se hilvanan para hacer una prueba.

El modista cose luego cuidadosamente la prenda usando diferentes tipos de puntada. El trabajo se termina a máquina. Una vez acabada la prenda, se plancha.

Los modistas también ofrecen a veces servicios de arreglos y composturas.
Perfil profesional
Para realizar bien este trabajo, es preciso:
  • Tener destreza manual.
  • Estar interesado en la costura.
  • Tener ojo para el efecto visual, pues el trabajo exige imaginación y creatividad.
  • Estar al tanto de las tendencias de la moda actual.
  • Tener buena capacidad de concentración.
Al tratar con los clientes, será necesario:
  • Ser paciente y tener una actitud amistosa.
  • Tener facilidad para explicar bien las cosas a la gente.
Resultará útil conocer los cálculos aritméticos elementales para llevar a cabo cálculos y mediciones. Es importante tener buena vista. Se pasa mucho tiempo sentado o inclinado sobre el trabajo.
Competencias
  • Aconseja a los clientes sobre estilo.
  • Buen sentido del color.
  • Calcula costes.
  • Capacidad de arreglárselas con un trabajo y unos ingresos fluctuantes.
  • Capacidad para concentrarse.
  • Capacidad para forjar relaciones de confianza con los clientes.
  • Capacidad para sobrellevar un trabajo rutinario.
  • Capacidad para tratar al público en general.
  • Capaz de seguir instrucciones.
  • Capaz de trabajar con las manos de forma habilidosa.
  • Está al día de las tendencias en moda.
  • Habilidad para el diseño.
  • Habilidad para los números.
  • Habilidades comunicativas.
  • Profesional.
  • Realiza varios tipos de prendas de vestir.
  • Toma medidas al cliente y le ayuda a escoger telas.
  • Utiliza máquina de coser.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
  • Formación en Corte y Confección
  • Grado en Diseño
  • Grado en Diseño de Moda
  • Técnico en Confección y Moda
  • Técnico Superior en Modelismo de Indumentaria
  • Técnico Superior en Patronaje y Moda
  • Técnico Superior en Vestuario a Medida y de Espectáculos