Investigador de escenarios del crimen

Descripción
Los investigadores de escenarios del crimen son contratados por la mayoría de los cuerpos policiales. Investigan escenarios donde se han producido incidentes en busca de pruebas forenses, incluyendo escenarios del crimen. Registran y reúnen estas pruebas, que después pueden presentar a los tribunales. Entre otras tareas, se encargan de encontrar y recoger huellas dactilares y pruebas forenses, así como de tomar fotografías de los escenarios del crimen.
Actividades laborales
Los investigadores de escenarios de crimen recogen pruebas en incidentes, como, por ejemplo, en escenarios del crimen o de accidentes. Deben asegurarse de recoger y conservar todas las pruebas para cuando se necesite consultarlas más adelante.

Estos profesionales recogen huellas dactilares y de la palma de la mano que dejan los delincuentes, normalmente aplicando a la superficie un polvo con un cepillo y estampando la impresión en un papel de acetato mediante una cinta adhesiva.

Asimismo, recogen pruebas forenses (muchas veces pequeños indicios), que envían a un laboratorio para que sean analizadas por un científico forense.

Estos análisis se pueden realizar fuera de la escena del crimen y los objetos se pueden llevar a otro lugar, donde se analizarán. Por ejemplo, el automóvil utilizado por el delincuente puede trasladarse a un garaje de la policía.

Los investigadores de escenarios del crimen a veces toman impresiones de las huellas dactilares de toda persona que haya tenido acceso al escenario del crimen, lo que sirve para excluir a personas inocentes de la investigación.

Otro cometido de estos profesionales consiste en asistir a las autopsias. Así pues, trabajan en colaboración con patólogos que dirigen autopsias registrando minuciosamente y fotografiando cualquier aspecto que surja durante el examen.

La fotografía desempeña una función crucial en este tipo de trabajo, ya que en los tribunales se utilizan las pruebas fotográficas tomadas en los escenarios donde se han producido los incidentes, en los que también se emplean cámaras de vídeo digitales.

Estos profesionales se ocupan del mantenimiento del equipo que utilizan. También realizan tareas administrativas, como preparar y redactar informes, declaraciones y otro tipo de documentación. Asimismo, llevan minuciosos registros, a fin de que otros profesionales puedan consultarlos cuando les sea preciso. Suelen utilizar sistemas informáticos.

Las pruebas se etiquetan y empaquetan con cuidado, y a continuación se almacenan tras su examen forense para ser utilizadas como pruebas ante un tribunal. Algunas son enviadas a un científico forense para que las analice. Los investigadores de escenarios a veces acuden a audiencias judiciales a declarar.

La tecnología desempeña una función primordial en las investigaciones criminales. Por ejemplo, existen equipos especiales para:
  • Identificar y fotografiar huellas dactilares en documentos.
  • Registrar huellas de zapatos o de neumáticos.
  • Recoger muestras de ADN.
  • Recoger fibras de ropa y muebles.
Los investigadores de escenarios del crimen trabajan en estrecha colaboración con agentes de policía uniformados y vestidos de paisano, así como con patólogos, científicos forenses y otros miembros de servicios de urgencia. Muchas veces deben llevar ropa de protección, como trajes de papel, máscaras y cubiertas de calzado, a fin de no contaminar las pruebas.

Los investigadores de escenarios del crimen viajan mucho dentro de su zona y a veces se les pide que vivan a cierta distancia de su lugar de trabajo. Se mantienen en contacto con la oficina central por radio o teléfono móvil: si reciben una llamada urgente cuando están trabajando, tienen que reorganizarse.

Suelen ser personal civil de la policía, aunque un pequeño número de cuerpos policiales tienen a agentes desempeñando este trabajo.
Perfil profesional
Para ser investigador de escenarios del crimen se necesita:
  • Ser paciente, comprensivo y amable en el trato con las víctimas de delitos.
  • Mantener la calma y ser seguro.
  • Estar preparado para asistir a incidentes que pueden resultar muy angustiantes.
  • Ser capaz de trabajar en condiciones desagradables y sucias, por ejemplo, en el exterior bajo todo tipo de condiciones atmosféricas, de noche o en el escenario de un incidente grave.
  • Ser observador y metódico, y ser capaz de seguir procedimientos al detalle.
  • Ser capaz de trabajar en solitario y también formando parte de un equipo.
  • Ser flexible; por ejemplo, para seguir métodos de trabajo poco usuales.
  • Ser habilidoso en la realización de tareas de detalle con las manos.
Asimismo, conviene poseer:
  • Buenas habilidades de comunicación verbal y escrita.
  • Una visión cromática excelente.
  • Buenas habilidades para la fotografía digital.
  • Premiso de conducir.
  • Cierto dominio de las TIC.

Competencias
  • Aptitud para la fotografía.
  • Asiste a autopsias.
  • Buen sentido del color.
  • Capacidad de análisis.
  • Capaz de prestar atención al detalle.
  • Capaz de seguir procedimientos establecidos.
  • Capaz de trabajar con las manos de forma habilidosa.
  • Capaz de trabajar tanto solo como en equipo.
  • Destrezas en informática.
  • Etiqueta y empaqueta pruebas.
  • Fotografía escenas del crimen.
  • Habilidades comunicativas.
  • Lleva registros con precisión.
  • Observador.
  • Paciente.
  • Permiso de conducir completo.
  • Recoge pruebas de escenas del crimen.
  • Redacta informes.
  • Seguro.
  • Testifica en los tribunales.
  • Toma muestras de huellas dactilares, de sangre y de fibras.
  • Tranquilo.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.