Comerciante de un mercado

Descripción
Los comerciantes de un mercado compran productos de un fabricante o mayorista y venden productos desde un puesto de un mercado. Algunos comerciantes fabrican sus propios productos. Muchos comerciantes compran y venden un tipo específico de producto. Los que se especializan en productos alimentarios frescos empiezan su jornada laboral muy temprano. La mayoría de los comerciantes de un mercado trabajan por cuenta propia, y pueden contratar otras personas para ayudarles.
Actividades laborales
Los comerciantes venden productos al público. Tienen que trabajar en diferentes mercados y distintos días de la semana, sobre todo cuando se trata de mercados al aire libre, o bien trabajan toda la semana en un mismo lugar, cuando son mercados cubiertos, si han alquilado un puesto en un mercado cubierto.

Pasan la mayor parte de su tiempo de pie en un puesto y tratan directamente con sus clientes, asesorándolos y convenciéndoles para que compren, así como encargándose de servir, cobrar y dar el cambio. Algunos productos necesitan medirse, pesarse o envolverse antes de entregarse al cliente.

En algunos mercados, hay comerciantes que anuncian las ofertas en voz alta y enseñan sus productos, de forma que consiguen reunir a mucha gente ante su puesto. Algunos mercados permiten mercaderes que realizan demostraciones de su producto para fomentar las ventas.

La mayoría de los comerciantes que tienen un puesto en el mercado compran productos a un mayorista o fabricante, mientras que algunos comerciantes fabrican sus propios bienes. Pueden alquilar un puesto en un mercado y exponer los productos para atraer clientes. A veces, tienen que montar y desmontar su puesto ellos mismos.

Algunos mercados proporcionan almacenes para que los vendedores ambulantes puedan guardar sus excedentes, mientras que otros mercados interiores tienen puestos permanentes con persianas con cerradura, por lo que los comerciantes dejan los artículos no perecederos en el propio puesto.

La mayoría de los mercados tienen una normativa que los comerciantes deben seguir, donde se especifican el horario durante el que el puesto debería estar abierto, las normas disciplinarias y de comportamiento, y los estándares de exposición de los productos. También establecen el tipo de mercancías que pueden venderse. En la mayoría de los mercados, requieren que los comerciantes dispongan de un seguro de responsabilidad empresarial y un seguro para sus productos expuestos.

Cuando un comerciante se inicia en su trabajo, en ocasiones debe viajar a mercados distintos los diferentes días de la semana, ya sea a nivel nacional o local.

Cuando hay puestos vacíos, se asignarán a los primeros comerciantes en llegar, siempre que el producto que venden no coincida o entre en conflicto con el de los comerciantes ya establecidos, por lo que resulta importante llegar temprano al mercado. En ocasiones, es aconsejable llamar por teléfono a la oficina del mercado antes de acudir, para asegurarse de que hay espacio disponible, y evitar realizar el viaje en vano.

Cuando llega al mercado por la mañana, primero, el comerciante tiene que montar el puesto y desembalar las mercancías, y tiene que pagar un alquiler por el puesto en la oficina del mercado. Al final de la jornada, tiene que empacar las mercancías de nuevo y dejar el puesto limpio.

En los mercados al aire libre, es importante que los comerciantes lleven ropa de abrigo en invierno.
Perfil profesional
Un comerciante de un mercado necesita:
  • Ser capaz de persuadir a la gente para que compre.
  • Establecer buenas relaciones con sus clientes y proveedores.
  • Permanecer en el puesto durante todo el día.
  • Trabajar al aire libre bajo todo tipo de clima.
  • Estudiar los productos ofrecidos en cada mercado y elegir el producto adecuado para vender.
  • Levantarse temprano por la mañana, sobre todo si se venden alimentos frescos o si hay que viajar lejos para llegar a los diferentes mercados.
  • Ofrecer un trato de confianza, para conseguir una clientela fiel y poder seguir vendiendo en el mercado en el futuro.
Debe tener:
  • Interés por los productos que vende, así como conocerlos con profundidad, para poderse ganar la confianza de los clientes.
  • Habilidades numéricas básicas (para pesar, medir y dar el cambio, y para llevar la contabilidad del negocio, por ejemplo).
  • Confianza, determinación y sentido del humor.
  • Habilidades para los negocios, por ejemplo, para la planificación, el control de inventario, etc. (si dirige su propio puesto).
Si vende alimentos frescos, tendrá que mantener a un elevado nivel de higiene personal. Según el producto vendido, puede que tenga que levantar y transportar mercancías pesadas.
Competencias
  • Aptitudes para la representación visual.
  • Aptitudes para llevar registros.
  • Aptitudes para manejar efectivo.
  • Aptitudes para trabajar en el servicio al cliente.
  • Atiende y ayuda a los clientes.
  • Capaz de entablar buenas relaciones con la gente.
  • Capaz de identificar brechas en el mercado.
  • Capaz de levantar y cargar objetos pesados.
  • Capaz de levantarse muy pronto por la mañana.
  • Certificado de manipulación e higiene de los alimentos.
  • Cobra y da cambio.
  • Compra mercancía a mayoristas o fabricantes.
  • Conocimiento del producto.
  • Contrata a personas para que ayuden en el puesto.
  • Da voces a fin de atraer a la gente a su puesto de venta.
  • Dispuesto a trabajar en el exterior bajo todo tipo de clima.
  • Elabora sus propios productos.
  • Es vendedor autónomo.
  • Habilidad para conducir.
  • Habilidad para los negocios.
  • Habilidad para los números.
  • Habilidad para vender.
  • Habilidades prácticas.
  • Lleva un registro, realiza tareas administrativas, lleva la contabilidad.
  • Lo empaqueta todo y se deshace de basura.
  • Monta el puesto y descarga, desembala y coloca los productos.
  • Muy meticuloso con su higiene personal.
  • Permiso de conducir completo.
  • Persuasivo.
  • Pesa, mide y envuelve productos.
  • Responsable.
  • Resuelto.
  • Se desplaza de mercado en mercado en días diferentes.
  • Se inscribe en el Ayuntamiento.
  • Seguro.
  • Sentido del humor.
  • Vende en un puesto fijo provisto de persianas o de otro dispositivo que pueda cerrarse.
  • Vende productos en el puesto de un mercado.