Asistente de magistrado

Descripción
Los asistentes de los magistrados judiciales realizan tareas de oficina y administrativos para dar soporte a los funcionarios judiciales y para asegurarse de que el tribunal funciona sin problemas.
Actividades laborales
El trabajo de un asistente en los juzgados de paz puede variar. En general, ayuda a los magistrados y secretarios judiciales a preparar y procesar los casos. Preparan formularios, certificados y otros documentos judiciales, y registran los detalles de los casos en un ordenador.

Los asistentes de los magistrados judiciales pueden realizar tareas rutinarias de oficina, como el uso fotocopiadoras y del fax, y envío de correo. Asignan los distintos asuntos a los tribunales diferentes, apuntan las fechas de las audiencias y elaboran listas y horarios. También comunican a los implicados cuándo deben comparecer ante el tribunal.

Los asistentes de los magistrados judiciales ayudan a recoger información para los miembros de los consejos, y pueden ayudarles a rellenar formularios, por ejemplo, las solicitudes de servicios gratuitos de justicia. A veces los asistentes más experimentados pueden pasar tiempo en la corte, ayudando a los secretarios judiciales con el papeleo y la toma de notas.

Después de la audiencia, los asistentes se encargan de emitir los documentos que requeridos, que incluyen las órdenes judiciales, como órdenes de libertad condicional y de servicios comunitarios.

Los asistentes de los magistrados judiciales también son responsables de la concesión de permisos de conducir y de la administración de las multas, tasas y otros pagos. Si una persona no paga una multa en el plazo de tiempo establecido, los asistentes son responsables del proceso de ejecución.

Los asistentes de los magistrados judiciales a menudo actúan como enlace entre magistrados y abogados, agentes de policía, el servicio de fiscalía del estado, trabajadores sociales y otros profesionales.
Perfil profesional
Para realizar este trabajo correctamente se necesita:
  • Ser flexible, organizado y metódico.
  • Trabajar de forma rápida y precisa, y prestar atención a los detalles.
  • Habilidades de comunicación oral, por ejemplo, para explicar procedimientos complicados a un miembro del público.
  • Habilidades de comunicación escrita, para redactar formularios, órdenes e informes judiciales.
  • Habilidades numéricas, para administrar multas o procesar otros tipos de pago.
También deberá verse capaz de:
  • Tratar con personas que están enojadas, confundidas o molestas, y resolver posibles enfrentamientos con de forma educada pero firme.
  • Trabajar en colaboración con otras personas, por ejemplo, personal judicial, abogados, policías, agentes de libertad condicional y trabajadores sociales.

Competencias
  • Aptitudes para la escucha.
  • Asigna casos a diferentes tribunales.
  • Ayuda a los magistrados y secretarios del juzgado a preparar casos procesales.
  • Bien organizado.
  • Capaz de mantener información confidencial.
  • Capaz de tratar con personas difíciles o demandantes.
  • Educado.
  • Escribe a máquina formularios, órdenes judiciales y otros documentos judiciales.
  • Habilidad para escribir en inglés.
  • Habilidad para los números.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades sociales.
  • Hace fotocopias y realiza tareas administrativas.
  • Preciso.
  • Trata con el público en persona.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.