Agente de conservación ambiental

Descripción
Los agentes de conservación ambiental gestionan y protegen zonas de territorio, así como las plantas y animales que en ellas se encuentran. Identifican, controlan y vigilan las especies, y llevan un registro de sus hábitos y distribución. Aplican regulaciones para proteger el entorno, y asesoran a las autoridades locales y las empresas privadas sobre el impacto probable del desarrollo, por ejemplo, de la construcción de una nueva carretera o de una presa.
Actividades laborales
Los agentes de conservación ambiental gestionan y protegen importantes zonas naturales, como reservas naturales, bosques, zonas de monte y páramo, y sitios de especial interés científico.

Los agentes de conservación ambiental ponen en marcha estudios sobre la flora y la fauna, los hábitats y las características del paisaje dentro de estas zonas. Identifican las especies de flora y fauna, cartografían sus hábitats, analizan su comportamiento y registran las cifras. En esta labor pueden ayudarles otros especialistas ambientales y científicos, por ejemplo, botánicos y ecólogos.

Sus conclusiones contribuyen a hacernos una idea clara de la flora y fauna del país y a identificar qué especies necesitan protección. Los agentes de conservación ambiental llevan bases de datos informatizadas para organizar los resultados de sus estudios, y redactan informes.

Los agentes de conservación ambiental planifican y ponen en práctica políticas para proteger la flora y fauna y el medio ambiente. Esto puede representar educar a la población local, por ejemplo a través de conferencias, organizando presentaciones y exposiciones y escribiendo folletos y boletines informativos. Pueden, por ejemplo, tratar de aumentar la conciencia de cómo evitar la contaminación.

También pueden poner de relieve la importancia de su trabajo y hablar sobre él en entrevistas con los medios de comunicación.

Los agentes de conservación ambiental consideran el impacto que tienen en el medio ambiente la actividad humana y los nuevos desarrollos urbanísticos, viales etc. Intervienen en discusiones con vecinos, propietarios y autoridades locales, por ejemplo, sobre el impacto ambiental de nuevas carreteras y edificios previstos.

Asesoran a las autoridades locales y empresas privadas sobre las consecuencias probables de un futuro desarrollo urbanístico, a través de presentaciones, informes por escrito y discusiones.

Pueden recoger pruebas de contaminación, por ejemplo tomando muestras de agua contaminada o fotografías de basura quemada o depositada ilegalmente. Esa prueba podrían utilizarla para llevar ante los tribunales a las personas u organizaciones que provocan la contaminación. Este proceso puede incluir recibir quejas de los ciudadanos y darles respuesta.

Los agentes de conservación ambiental planifican y supervisan proyectos medioambientales a largo plazo, por ejemplo, el establecimiento y gestión de zonas de páramo y de bosque. Participan en la planificación y diseño de nuevas zonas protegidas, y en las negociaciones con los propietarios para garantizar un acceso público seguro y responsable.

Cada vez más, los agentes de conservación ambiental tratan de conseguir que los grupos comunitarios locales participen en los proyectos de protección, por ejemplo ayudando a atraer fondos.

Dentro de las zonas protegidas, también pueden planificar, diseñar y supervisar la construcción de instalaciones para los visitantes, por ejemplo caminos y zonas de aparcamiento.

Como gerentes, reclutan, forman y supervisan al personal, incluidos los equipos de voluntarios. Planifican y controlan los presupuestos, y son responsables de la creación de programas de mantenimiento, por ejemplo para reparar cercas y limpiar de maleza estanques y lagunas.

También trabajan con los guardas del parque y guardas forestales, que hacen cumplir las ordenanzas y reglamentos para proteger la zona protegida, por ejemplo patrullando para asegurarse de que los pescadores tienen licencia.

Los agentes de conservación ambiental combinan el trabajo de oficina, administrativo y organizativo, con las salidas para visitar emplazamientos, y suelen viajar entre un emplazamiento y otro.
Perfil profesional
Para ser agente de conservación ambiental, se requieren conocimientos profundos de conservación y ecología. Además de la teoría, hay que tener conocimientos prácticos del trabajo de campo, por ejemplo identificar las diferentes especies a partir de pistas como huellas y excrementos. También necesitará aptitudes para interpretar mapas y planos.

También necesitará:
  • Buena forma física para el trabajo de campo.
  • Estar siempre dispuesto a trabajar al aire libre en todo tipo de clima.
  • Enfoque exhaustivo y analítico para la investigación.
  • Dotes y habilidades de observación.
  • Capacidad de interpretar la legislación y directrices ambientales, y de mantenerse al día en este campo.
  • Dotes de comunicación para aconsejar y explicar con claridad y concisión las conclusiones de los estudios realizados, incluso en informes por escrito.
  • Seguridad, para dar charlas y presentaciones.
  • Ser capaz de entenderse bien con toda una serie de personas, incluidos científicos, terratenientes, funcionarios municipales, representantes de empresas privadas y de entidades de conservación, y ciudadanos.
  • Firmeza a la hora de aplicar la legislación para proteger el medio ambiente. Eso puede incluir calmar a la gente en situaciones de tensas o de acaloramiento.
  • Dotes de negociación.
  • Dotes de organización y planificación para aprovechar lo mejor posible los recursos.
  • Aptitudes para formar y supervisar al personal, y para dirigir equipos de especialistas en conservación, guardas del parque (o guardas forestales) y voluntarios.

Competencias
  • Aptitudes para la comunicación verbal y escrita.
  • Aptitudes para redactar informes.
  • Capacidades organizativas.
  • Comprensivo.
  • Comprometido.
  • Conocimientos sobre conservación, así como sobre legislación y cuestiones relacionadas con la planificación.
  • Crea y mantiene hábitats.
  • Da entrevistas a los medios de comunicación.
  • Dirige un equipo de guardas forestales.
  • Educado pero firme.
  • En forma físicamente.
  • Especializado en identificación de campo y taxonomía.
  • Forma a voluntarios de conservación ambiental.
  • Gestiona una zona protegida.
  • Habilidad para la negociación.
  • Habilidades informáticas.
  • Innovador.
  • Inspecciona la fauna y flora salvaje para identificar y medir los efectos de la contaminación.
  • Lleva registros con precisión.
  • Metódico.
  • Observador.
  • Organiza actividades educativas, como presentaciones en el aula.
  • Prepara los programas de trabajo y horarios del personal.
  • Presenta pruebas de vandalismo y de vertidos de residuos a la policía.
  • Proyecta caminos, caminos para bicicletas y zonas de picnic.
  • Publicita temas medioambientales mediante charlas, expositores y exposiciones.
  • Realiza estudios de valoración ambiental de grandes proyectos de desarrollo.
  • Redacta folletos y páginas web sobre temas medioambientales.
  • Responsable de contratar a personal.
  • Se asegura de que los visitantes cumplen con la ordenanza municipal.
  • Se encarga de la gestión presupuestaria.
  • Supervisa y observa la fauna.
  • Trabaja en el exterior bajo todo tipo de condiciones climáticas.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados