6 tendencias educativas para hacer frente a los retos del mundo actual

Noticia

Los sistemas educativos deben fomentar la formación a lo largo y ancho de la vida, la adquisición de competencias transversales y digitales, y la educación sobre el cambio climático, según la OCDE

  • 19/01/2022
  • Tiempo de lectura 7 mins

  • Valora

  • Deja tu comentario
Redacción de Educaweb
Contenido

1. Incrementar la formación en competencias digitales y transversales
2. Aumentar y facilitar las oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida
3. Potenciar la educación sobre el cambio climático, fundamental en 2022
4. Alfabetización mediática, una tendencia educativa clave 
5. Preparar a las personas para las nuevas formas de trabajo
6. Fomentar la educación para la ciudadanía
Ficha técnica

 
¿Cómo impacta el cambio climático o la transformación de la economía a la educación? ¿En qué aspectos deberían centrarse los docentes para preparar a las personas frente a los desafíos de un mundo en constante cambio? ¿Cómo deberían adaptarse los sistemas educativos ante los retos del nuevo contexto económico, tecnológico, político y social?  Para responder estas y otras cuestiones relacionadas con el impacto de los cambios de la sociedad en la educación, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) ha elaborado recientemente el informe Trends Shaping Education 2022.
 
 
En su estudio, el organismo internacional proporciona una visión general de cómo las principales tendencias económicas, sociales demográficas y tecnológicas están impactando la educación, con el propósito de poder sentar las bases para su transformación y adaptación a los cambios futuros. Así, a partir de un análisis de estas tendencias, la OCDE desvela los aspectos clave en los que la educación debería enfocarse, especialmente tras el impacto de la pandemia. Conoce algunos de ellos…
 

1. Incrementar la formación en competencias digitales y transversales

El informe señala que la inversión en las nuevas tecnologías ha crecido gradualmente en los últimos 40 años, generando cada vez más empresas que centran su actividad en los datos, software, innovación y propiedad intelectual, etc., a los que la OCDE denomina activos intangibles.
 
A medida que estos activos intangibles se valoren cada vez más, el papel de la educación en el desarrollo de las habilidades digitales y transversales de las personas de todas las edades será más importante, sobre todo para innovar en nuevos productos y procesos comerciales. Fomentar la habilidad de aprender por el simple hecho de querer hacerlo, y trabajar la autonomía del alumnado en su propio aprendizaje, también serán claves.
 
Asimismo, el estudio afirma que el aprendizaje permanente será más necesario para que las personas puedan trabajar y participar en una economía en rápida evolución caracterizada por el cambio tecnológico.
 

2. Aumentar y facilitar las oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida

En toda la OCDE, la población está envejeciendo y las tasas de fertilidad están cayendo, lo que conlleva desafíos importantes para poder garantizar la sostenibilidad social y económica. Por ello, el organismo recomienda integrar a los trabajadores mayores en la fuerza laboral, así como mejorar sus competencias con formación permanente y a lo largo de la vida.
 
"La provisión de una educación de alta calidad, así como la redistribución de las oportunidades de aprendizaje a lo largo del ciclo de vida, es parte de la solución: la mejora de las cualificaciones, la reconversión profesional y el reciclaje pueden desarrollar la capacidad de todos los ciudadanos para contribuir a la sociedad", señala el estudio.
 
Además, facilitar el acceso al aprendizaje a lo largo de la vida de todas las personas es esencial para la adaptabilidad y resiliencia necesarias para el futuro del trabajo, añade la OCDE.
 

3. Potenciar la educación sobre el cambio climático, fundamental en 2022


educación sobre el cambio climático 
La OCDE hace hincapié en que la lucha contra el cambio climático es una prioridad para todo el mundo y la educación tiene un papel fundamental que desempeñar en este ámbito, ya que "proporciona a todos los ciudadanos no solo la comprensión de la ciencia detrás de la crisis climática, sino también sus implicaciones sociodemográficas, políticas y morales", apunta el informe.
 
Además, la educación puede hacer una contribución fundamental a la lucha contra el cambio climático al ofrecer al alumnado el espacio para emprender acciones directas contra la crisis ambiental en sus comunidades, y al mismo tiempo fomentar actitudes y comportamientos proambientales.
 
La OCDE recomienda que los sistemas educativos pongan mayor énfasis en la educación ambiental para "ayudar a las personas a aprender, desaprender y volver a aprender continuamente a medida que transitamos hacia economías y sociedades ‘más verdes'". Así, la educación sobre el cambio climático es importante para aumentar la conciencia ambiental y desarrollar las habilidades técnicas y de pensamiento crítico necesarias para un futuro sostenible.
 

4. Alfabetización mediática, una tendencia educativa clave  

En la actualidad las tecnologías digitales permiten obtener datos e información casi infinitos, y proporcionan medios nuevos y poderosos para tomar decisiones y resolver problemas. Sin embargo, han surgido nuevos desafíos, como por ejemplo cómo lidiar con información abundante, a veces falsa o engañosa, en un contexto que cambia rápidamente, advierte la OCDE.
 
Por ello, el organismo internacional hace hincapié en la necesidad de que el alumnado y también otros colectivos en general, en especial los docentes, aprendan a "gobernar el conocimiento" y la información de manera efectiva, lo cual se consigue a través de la alfabetización mediática e informacional.
 

5. Preparar a las personas para las nuevas formas de trabajo

Las personas cada vez más se enfrentarán a nuevas modalidades de empleo debido al crecimiento de la economía de plataformas (gig economy) y los trabajos "atípicos", como el empleo temporal, por encargo, o a tiempo parcial. Por ello, resulta necesario que los sistemas educativos tengan en cuenta estas tendencias a la hora de educar al alumnado para su futuro y les proporcionen las competencias necesarias para desarrollarse en este tipo de trabajos con éxito.
 
El informe aporta algunos datos que muestran cómo está cambiando el mundo del trabajo y el impacto que esto tiene sobre la educación de las personas: actualmente más de un tercio de toda la fuerza laboral en la mayoría de los países de la OCDE tiene un trabajo "atípico", lo que afecta más a los trabajadores jóvenes.
 
Por ejemplo, en 2020, el trabajo temporal representó el 24% del empleo para las personas de 15 a 24 años, en comparación con el 11% de la población general. Esto corresponde a un aumento del 7% para los jóvenes de 15 a 24 años en comparación con 1980. Los contratos a tiempo parcial también se han incrementado en las últimas dos décadas, especialmente entre la juventud.
 
Si bien estos nuevos modos de empleo pueden impulsar el empleo y la flexibilidad laboral, dan lugar a patrones de trabajo impredecibles, puesto que intensifican las demandas laborales y borran las líneas entre trabajar y la vida privada. En este contexto, la educación también debe enfocarse a ayudar a niños y adultos a aprender a administrar su tiempo y ser eficientes, así como a afrontar múltiples trabajos a lo largo de su vida y formas de trabajo atípicas.
 

6. Fomentar la educación para la ciudadanía

 
La OCDE señala que hoy en día hay cada vez más diversidad sociocultural en los países, lo que conlleva a problemas en la convivencia, mayores desigualdades y discriminación. No obstante, la educación puede ayudar a que las personas socialicen de acuerdo con normas y valores comunes.
 
Por ello, resulta importante potenciar la educación para la ciudadanía, que inculca conocimientos, habilidades y valores al alumnado para que contribuyan positivamente a un mundo más inclusivo, justo y pacífico.  
 
Esta educación fomenta la comprensión, la tolerancia y la apreciación de las diferentes perspectivas culturales y visiones del mundo dentro de la sociedad. Además, juega un papel clave en la formación de ciudadanos responsables: que se den cuenta de que sus acciones tienen consecuencias y que actúen con empatía en consecuencia.

Ficha técnica

Trends Shaping Education es un informe que la OCDE elabora cada tres años para examinar las principales tendencias económicas, políticas, sociales y tecnológicas que afectan a la educación. El objetivo de este estudio es estimular la reflexión sobre los desafíos que enfrenta la educación en los países que forman parte del organismo internacional.

Deja tu comentario