Fusionando lo mejor del mundo físico y digital: nuevos modelos formativos en tiempos de COVID-19

Artículo de opinión

  • 22/09/2020

  • Valora

  • Deja tu comentario
La realidad siempre supera la ficción. Lo hemos comprobado en los últimos meses. La situación actual, que nunca hubiéramos imaginado fuera de las páginas de un libro o de la sala de un cine, nos ha obligado a adoptar paradigmas diferentes a una velocidad de vértigo. Dicha velocidad ha supuesto un reto sin precedentes en el que los y las profesionales de la formación nos hemos visto forzados/as a replantear, a planificar (frente a escenarios muy inciertos), a accionar y a adaptar nuestros cursos. Todo al mismo tiempo.
 
En Criteria tenemos una doble visión, puesto que ofrecemos servicios de formación tanto a empresas como a alumnado final. Y nos hemos dado cuenta de que, a pesar de que puedan parecer mundos muy distintos, los aprendizajes son comunes.  Por ello, en este artículo queremos compartir lo aprendido con la esperanza de ayudarnos a empezar este nuevo curso un poco más sabios/as y mejor preparados/as para afrontar de nuevo los retos que nos plantea la actual pandemia.
 
Todos y todas hemos descubierto (o redescubierto) las principales ventajas de potenciar la formación online. Por un lado, proporciona mayor flexibilidad horaria y geográfica, facilitando la igualdad de oportunidades, sobre todo en relación al territorio. Por el otro, fomenta el aprendizaje continuo, posibilitando la conciliación y mejorando la capacitación de las personas.
 
Pero no todo son ventajas, también hemos afrontado grandes retos que aún hoy suponen áreas a seguir mejorando de cara a este nuevo curso:
 
  • Crear un óptimo entorno educativo: Para que el aprendizaje sea efectivo es clave contar con un buen entorno educativo, como por ejemplo una plataforma LMS. Cuando necesitamos crear ese entorno en una realidad digital la tecnología cobra una relevancia enorme. Y más aun teniendo en cuenta que la tecnología ha supuesto una de las principales brechas a la hora de evolucionar de una formación presencial a una 100% online, tal como indicaba Unicef al principio del confinamiento.  Por ello, es fundamental no solo invertir más en tecnología educativa sino también en pensar cómo podemos hacer un contenido educativo lo suficientemente líquido como para ser capaz de adaptarse a las distintas realidades tecnológicas. Y no menos importante, en simplificar los procesos burocráticos de inscripción (sobre todo en formación subvencionada).
 
  • Preparar a las personas para mejorar su resiliencia y adaptación a los cambios, tanto en un entorno empresarial como en el puramente formativo. Tener un equipo con disposición para adaptarse a nuevas situaciones nos dará ventaja respecto a otras organizaciones que no hayan previsto esta necesidad y la hayan integrado en sus objetivos formativos estratégicos
 
  • En línea con el último punto mencionado, nos hemos encontrado que mucha gente no está mentalizada para estudiar en un entorno 100% online. Por eso creemos que más allá de la formación que ofrezcamos, debemos formar y educar también en el cambio de modelo. Dando mucho apoyo y asistencia para, poco a poco, ir cambiando hábitos y maneras de hacer.
 
  • La transformación no solo pasa por cómo formamos sino también por cómo comunicamos y, cuando es necesario, por cómo captamos nuevo alumnado. El marketing digital y la creación de contenidos de valor es más importante que nunca y debemos buscar nuevas maneras de interactuar con el alumnado y crear comunidad.
 
"Es fundamental no solo invertir más en tecnología educativa sino también en pensar cómo podemos hacer un contenido educativo lo suficientemente líquido como para ser capaz de adaptarse a las distintas realidades tecnológicas".


Entonces, una vez visto las principales ventajas y retos a trabajar, ¿cuáles son las 3 claves principales para el éxito de la formación online
 

  1. La actitud y carácter del equipo docente: el rol del profesorado es clave a la hora de fomentar la interacción, la implicación y la comunidad. Por ello, debemos contar con profesorado que no solo tenga los conocimientos técnicos, sino que también sea excelente comunicador y tenga, ¿por qué no decirlo?, la capacidad de seducir al alumnado.
     
  2. El cuidado de las emociones de nuestro alumnado (sobre todo a nivel corporativo): interiorizar la necesidad de cuidar a las personas colaboradoras desde esta perspectiva nos permitirá optimizar su rendimiento dentro de la organización, repercutiendo así, además de en su bienestar, en el crecimiento y estabilidad de las empresas. 
     
  3. La capacidad de innovación a la hora de plantear el modelo de los cursos: tal como decía Educaweb en este artículo, la diferencia entre la educación a distancia y la educación online es el diseño de experiencias de enseñanza. Por ejemplo, en Criteria hemos creado nuevas modalidades que fusionan lo mejor de los dos mundos: experiencias blended, aula virtual, masterclass online, tutorías flexibles… todo combinado para que el aprendizaje sea verdaderamente virtual. Como muestra de lo anterior está el curso de enología, virtualizamos todos los materiales en formato masterclass o materiales PDF (por ejemplo, la ficha de cata) y lo complementamos con una experiencia "presencial" al enviar a cada participante un pack de 6 botellas de vino para hacer una cata conjunta el último día de clase a través de un aula virtual.

 
Si nos fijamos bien, vemos que en un entorno digital lo que más cuenta es precisamente el factor humano y su necesidad de conexión e interacción en el aprendizaje. Y es que por más que nos guste estar siempre al día de las últimas tecnologías, al final, las personas somos únicas, genuinas e irremplazables.

Deja tu comentario
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece