Propuestas para avalar la calidad de la docencia, más allá de las oposiciones

Mayra Bosada,
Redacción de Educaweb
26/09/2018

Las principales recomendaciones consisten en modificar el proceso de selección de docentes en las escuelas públicas, establecer un MIR educativo e instituir más pruebas de acceso a la formación inicial docente
El papel de los docentes en las aulas influye de forma importante en el nivel de calidad de los sistemas educativos. Investigaciones como Effective Teacher Policies. Insight from PISA (2018), de la OCDE, o Teaching Careers in Europe: Access, Progression and Support (2018), de la Comisión Europea, ponen énfasis en la necesidad de contar con maestros y maestras, así como profesores y profesoras, capaces de contribuir al desarrollo de las competencias y conocimientos del alumnado, para lo cual se necesita incorporar a los mejores profesionales en el sistema de educación pública.

En la mayoría de los sistemas educativos de Europa, obtener un Grado en Educación y/o complementarlo con un máster constituyen los únicos requisitos para poder ejercer la profesión en escuelas tanto públicas como privadas.

En España, junto con Francia, Italia, Luxemburgo, Albania y Turquía, además de contar con un grado universitario, los docentes deben superar unos exámenes y unos criterios de selectividad para poder incorporarse en escuelas públicas, según el estudio Teaching Careers in Europe: Access, Progression and Support (2018), de la Comisión Europea. No obstante, indica el informe, estas pruebas no garantizan necesariamente la calidad del profesorado.

En nuestro país, los maestros y maestras deben contar con titulación universitaria y superar un proceso de oposición-concurso para ejercer la profesión en centros públicos. El profesorado de Secundaria, Bachillerato, FP o escuelas de adultos u oficiales de idiomas requiere el mencionado título, poseer una formación específica para ejercer la docencia (como puede ser un Máster en Formación del Profesorado o un curso de formación pedagógica y didáctica), así como aprobar las oposiciones. Estos requisitos pueden variar dependiendo de la Comunidad Autónoma que se trate dado que cada una tiene sus propias competencias en materia educativa.

En este contexto, Educaweb busca reflexionar sobre el sistema actual de oposiciones para la docencia, así como contrastarlo con los criterios de selección que se realizan en otros países para asegurar la calidad del profesorado. En este monográfico se muestran las propuestas que diferentes expertos sugieren para poder mejorar la calidad de los docentes que se incorporan a la escuela pública; así como algunas buenas prácticas de otros sistemas educativos.
 

Modificar el sistema de oposiciones, un paso hacia la calidad docente

 
La calidad de los docentes podría mejorar modificando el actual sistema de oposiciones e interinaje, aseguran diversos colectivos involucrados en la educación. Por ejemplo, 70 % de los docentes considera que necesita una reforma urgente, según el estudio La voz del profesorado: acceso a la profesión docente e inserción en el puesto de trabajo (2014), elaborado por el Consejo General de los Ilustres colegios Oficiales de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias. Además, el 80 % coincide en que el sistema de selección para acceder a la profesión docente debería tener los mismos criterios para centros públicos como concertados.

Recientemente, las federaciones de enseñanza de los sindicatos CCOO, CSIF, ANPE y UGT han solicitado conjuntamente a la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, que se modifique urgentemente el sistema de oposiciones actual, debido a que consideran que la primera fase del proceso que evalúa los conocimientos técnicos y teóricos de los docentes no debería ser eliminatoria, puesto que conlleva a que las plazas que se ofrecen queden sin cubrir. Centrar los contenidos de las oposiciones hacia la evaluación de las competencias transversales de los aspirantes constituye otra de las propuestas de estos colectivos.
 

La necesidad de mejorar los Grados en Educación


Para conseguir que los profesionales de la docencia sean cada vez mejores se debe dar énfasis a la calidad de los Grados relacionados con la docencia. Es por ello que "sería necesario reformular los programas de formación en coherencia con los cambios que ha experimentado nuestra sociedad", explica en entrevista a Educaweb la Doctora en Ciencias de la Educación, Laura Pérez Granados, cuya tesis doctoral analiza el actual sistema de oposiciones.

Los programas de Grado que se imparten deberían contar con una sólida formación pedagógica y práctica, así como "promover la innovación e investigación educativa como herramientas que ayuden a perfeccionar la labor del docente, y también formar para la inclusión y para la atención de un alumnado cada vez más diverso", añade.

Algunos investigadores en la materia apuntan la necesidad de atraer al alumnado más brillante y con vocación a las carreras docentes, estableciendo criterios más exigentes desde antes que los aspirantes comiencen sus estudios universitarios, como sucede en el sistema educativo finlandés, según ha indicado el fallecido profesor y pedagogo catalán Xavier Melgarejo en diferentes artículos basados en su libro Gracias, Finlandia: Qué podemos aprender del sistema educativo de más éxito (2013), publicado por Editorial Plataforma.

Además, sería necesario aumentar las horas lectivas de los programas de Grado en Educación, crear grupos reducidos en las facultades de educación, otorgar gratuidad total y becas para los mejores estudiantes, nombrar un tutor de seguimiento, cursar un máster para poder trabajar como profesor en Primaria y Secundaria, entre otras propuestas que Melgarejo defendía en entrevistas y artículos para medios de comunicación.

Para contar con los mejores docentes en un sistema educativo no solo se deben seleccionar a los mejores estudiantes, sino también que estos realicen largos periodos de prácticas que deberían evaluarse bajo criterios más exigentes, indica el informe Effective Teacher Policies. Insight from PISA (2018), de la OCDE.
 

Buenas prácticas que buscan garantizar la calidad de la enseñanza

 
Los países que destacan por la calidad de sus docentes y donde se otorga más valor a la profesión resultan ser los que también salen más airosos en las pruebas PISA, como es Finlandia y Canadá. Es por ello que resulta interesante analizar cómo se selecciona al profesorado en estos sistemas educativos
 
La carrera docente goza de gran prestigio en este país, dado que los maestros, maestras y profesorado tienen una excelente preparación: se exige al menos un título de maestría; además, la selección es un proceso riguroso que comienza incluso antes de que los futuros docentes inicien su formación, según el estudio Replantear la educación ¿Hacia un bien común mundial? (2015), realizado por la Unesco.

Y es que antes de comenzar sus estudios, los aspirantes a la carrera docente deben superar dos fases de selección. La primera supone obtener una nota media superior a 9 en el promedio de Bachillerato y demostrar competencias sociales, humanas y de comunicación, indica el artículo académico ¿Qué podemos aprender del sistema educativo finlandés? (2016), elaborado por la catedrática de la Universidad de Cantabria, Sara Aguinaga López.

Una vez superado lo anterior, cada facultad, de forma autónoma, selecciona a los candidatos a estudiar una carrera docente a través de un proceso de selección que incluye una entrevista, un resumen de la lectura de un libro, una explicación de un tema ante una clase reducida y la demostración de aptitudes artísticas o musicales. Cuando ya son seleccionados, los estudiantes reciben una cuidada formación por parte de las universidades y, al graduarse, deben cursar una maestría que complemente sus estudios de pedagogía.
 
Tal como sucede en Finlandia, en Canadá los estudiantes que ingresan a estudiar la carrera en Educación deben acreditar un alto desempeño en el Bachillerato y obtener notas altas de admisión a la universidad, así como superar una entrevista personal, explica el artículo En Finlandia, Canadá, Singapur y Corea del Sur se forman y trabajan los mejores docentes (2014), realizado por la Fundación Compartir, de Colombia.

Además, la formación inicial de los docentes incluye contenidos relacionados con las habilidades de comunicación y generales de la enseñanza para el manejo del aula, competencias para establecer metas y realizar evaluaciones, tecnologías educativas y experiencias de campo, entre otros contenidos centrados en formar a los futuros profesores en competencias transversales.

En este país no existe un sistema de oposiciones, ya que al profesorado se le contrata en función de lo que los centros educativos necesitan, siendo los directores quienes establecen cuántos docentes requieren para cada curso y materias. Así, el maestro o maestra, profesor o profesora que quiera incorporarse a una escuela pública tendrá que dar una clase ante un comité de expertos y superar una entrevista personal. Una vez que se contrate al docente, y durante sus dos primeros años de ejercicio, el director del centro evaluará su trabajo y, si se ajusta a los estándares, volverá a enfrentarse a ese control cada cinco años.
 

Otras propuestas para la selección de docentes en el sistema público

 
Establecer un MIR educativo, ampliar el periodo de prácticas de los estudiantes de Grados en Educación, o bien enfocar las pruebas de las oposiciones a evaluar las competencias didacto-pedagógicas de los aspirantes, constituyen algunas propuestas para poder reclutar a los mejores docentes en el sistema de educación pública, según los estudios consultados y las opiniones de expertos que participan en el monográfico.
   
El MIR educativo lo harían los alumnos que previamente hayan cursado sus estudios de Grado y Máster docente. Una vez concluida su formación teórica realizarían una prueba nacional para hacer una primera selección, y, luego, un periodo de prácticas en las aulas. Sin embargo, recientemente la ministra de Educación, Isabel Celaá, se ha negado a realizar esta prueba de carácter nacional.

En cambio, el 65 % de los docentes del país consideraba necesario establecer este MIR educativo, similar al que tienen los médicos, de acuerdo con el informe La voz del profesorado: acceso a la profesión docente e inserción en el puesto de trabajo (2014), elaborado por el Consejo General de los Ilustres colegios Oficiales de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias.
  La inestabilidad de las plantillas docentes en los centros públicos también tiene un impacto negativo en los resultados del alumnado, según el estudio Effective Teacher Policies. Insight from PISA (2018), de la OCDE. Esta se ve reflejada en el aumento de la interinidad del personal docente en España, que roza el 25 % en el último año. Por ello la OCDE recomienda a España tomar cartas en el asunto y establecer políticas que favorezcan que haya una mayor estabilidad de los equipos docentes en las escuelas.

"Las administraciones deberían realizar un esfuerzo y consolidar la situación de los interinos", opina la Doctora en Ciencias de la Educación, Laura Pérez Granados, en entrevista para este monográfico. "El sistema de acceso debe reformularse, porque no beneficia ni a los que ya llevan años ejerciendo su labor como docentes, ni a los nuevos aspirantes que estando bien preparados ven mermadas sus posibilidades de acceder a la función pública en igualdad de oportunidades que el resto".
   
Las competencias transversales y la didáctica deberían considerarse como los puntos clave en la formación de los docentes y en las oposiciones. Así lo consideraba el 62% de los encuestados en el estudio La voz del profesorado: acceso a la profesión docente e inserción en el puesto de trabajo (2014), elaborado por el Consejo General de los Ilustres colegios Oficiales de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias.

Por otro lado, las pruebas que componen la segunda parte de la actual fase de oposición "sí contemplan entre sus criterios de evaluación y calificación aspectos y competencias importantes que debe reunir un buen docente", explica Eduardo José Moragón Gómez, profesor de Secundaria, en su artículo para este monográfico.  Sin embargo, "a esta segunda parte de oposición, no llegan todos los aspirantes, puesto que antes deben superar otras pruebas de carácter eliminatorio que distan mucho de valorar la competencia de un buen docente, centrándose en la memorización de contenidos y su reproducción, en un formato contrarreloj".
 
De acuerdo con el informe Effective Teacher Policies. Insight from PISA (2018), elaborado por la OCDE, para seleccionar a los mejores docentes se necesita otorgar mayor autonomía a los centros públicos en esta tarea.

Los centros concertados tienen un alto grado de autonomía en la contratación de sus docentes. Si la escuela pública pudiera seleccionar a sus docentes de igual manera se podrían generar en los centros unos equipos de trabajo más estables y capaces de desarrollar un proyecto educativo de centro con más identidad y de mayor sostenibilidad temporal, lo cual beneficiaría la calidad de la docencia, de acuerdo con el estudio La voz del profesorado: acceso a la profesión docente e inserción en el puesto de trabajo (2014), del Consejo General de los Ilustres colegios Oficiales de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias.

En Catalunya se han realizado algunas modificaciones de la normativa educativa que permiten a los directores de los centros públicos realizar entrevistas previas a los docentes para poder elegir a quienes se adecúen a sus proyectos educativos. Sin embargo, esta práctica aún es mejorable y en otras comunidades autónomas aún no se ha instaurado.
   
Algunos docentes abogan también por un proceso de selección que no solo ponga el foco hacia un expediente académico brillante, sino también que se tome en cuenta "un periodo de formación donde se invierta mucho tiempo en la formación pedagógica; además de un periodo de prácticas amplio con valoración muy determinante por parte del equipo que realice la supervisión", explica Víctor Selusi Franch, director del CP Cardenal Cisneros de Almassora, en su artículo Un nuevo sistema de selección de profesorado (2015), publicado en Educaweb.

Incluso hay quienes proponen un programa específico de prácticas al inicio de la carrera, como lo plantea el 80% de los encuestados en el estudio La voz del profesorado: acceso a la profesión docente e inserción en el puesto de trabajo (2014), elaborado por Consejo General de los Ilustres colegios Oficiales de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias, que incluye los resultados de más de 619 encuestas aplicadas a docentes colegiados en España y que dan clase en distintas etapas, desde Primaria hasta la Universidad.
 

Formación y evaluación a lo largo de la carrera docente

Los países con mejores resultados en el Informe PISA, que mide el rendimiento académico del alumnado a nivel mundial, poseen tres elementos comunes: sus docentes realizan un largo periodo de prácticas obligatorias antes de ejercer la profesión, cuentan con oportunidades para el desarrollo profesional, así como mecanismos de evaluación orientados hacia una mejora continua, según el informe Effective Teacher Policies. Insight from PISA (2018), de la OCDE.

Por tanto, mejorar la calidad del profesorado no se refiere únicamente a que accedan a la profesión los mejores estudiantes, sino que también debería existir una relación directa con el desarrollo profesional a lo largo del ejercicio de la docencia, así como una constante evaluación.
 
Tal como opinaba Xavier Melgarejo en entrevista para Educaweb (2014): "El profesorado, tanto universitario como en los centros educativos de Primaria, Secundaria obligatoria y post obligatoria debería ser evaluado por los alumnos para potenciar su desarrollo y estimular su mejora continua".

Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último