Una experta finlandesa alerta de la creciente desconexión entre el alumnado y los centros educativos

Redacción de Educaweb
07/02/2017

Finlandia, paradigma del éxito educativo por sus buenos resultados en informes relevantes como PISA, se enfrenta a un grave problema. Kirsti Lonka, profesora de Psicología de la Educación en la Universidad de Helsinki, en el Optentia Research Focus Area de Sudáfrica y en la Universidad Nacional de Ciencia y Tecnología de Taiwan, ha realizado estudios que detectan una creciente desafección hacia los centros educativos por parte de los llamados nativos digitales. Los chicos con grandes habilidades tecnológicas manifiestan una actitud escéptica hacia la escuela, a la que califican de "rollo". Las chicas, por su parte, se hallan muy "quemadas" y piensan que no estudian lo suficiente. Y no ocurre sólo en Finlandia.

Una de las principales causas de esta desafección se debe, según Lonka, a que el profesorado no ha sabido adaptarse a los profundos cambios tecnológicos que se han sucedido en muy poco tiempo. "Tratamos a los alumnos como si fueran en un avión. Les pedimos que desconecten sus dispositivos móviles hasta su llegada a destino. Así están como sobrevolando la escuela", ejemplifica la experta.

Lonka desglosa la desafección o desconexión (disengagement)  en tres puntos: sentirse exhausto (cansado, falto de energía), cinismo (falta de sentido, alienación) y sensación de no encajar (falta de autoeficacia, experiencia de fracaso). Por el contrario, la implicación se muestra emocionalmente (alto nivel de energía, sensación de que el tiempo pasa volando…),  cognitivamente (encuentras sentido, interés, te hallas centrado, focalizado…) y en una acción que demuestra una participación activa.

La formación del profesorado, clave para crear entornos de aprendizaje motivadores

Conseguir entornos de aprendizaje motivadores requiere un cambio de cultura, de mentalidad: un salto pedagógico.  La profesora de la Universidad de Helsinki cita estudios que revelan que los estudiantes valoran enormemente el papel del profesorado a la hora de implicarse en una asignatura, pero que este todavía considera la educación como la transmisión de un conocimiento basado en hechos. Cuesta muchísimo, prosigue, que piensen en términos de generación de pensamiento crítico o creatividad.

En este sentido, Lonka y otros autores llevan más de 20 años intentando implantar un modelo de implicación en el aprendizaje basado en tres pilares: un buen diagnóstico, un buen fomento del aprendizaje y una buena observación del cambio: "Hemos de atraer su interés, alimentarlo y evaluar constantemente".

La falta de recursos no parece un factor determinante. "En África están haciendo cosas más avanzadas que nosotros que aquí no hacemos por falta de recursos, recortes... Hay que ser creativo", defiende.
 
Por todo ello, Kirsti Lonka apuesta por mejorar la formación del profesorado, una de las claves del éxito del sistema educativo finlandés. Para ello, sugiere apostar por una formación basada en la investigación, en la evidencia internacional. La formación de los profesores también ha de ser más cautivadora –prosigue-, para que luego puedan trasladarla a la escuela.

Y concluye su intervención en el ciclo de debates organizado por la Fundación Jaume Bofill y la Universitat Oberta de Catalunya, en colaboración con el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), con un mensaje esperanzador: "No intentéis que los profesores sean expertos en tecnología, sino que aprendan cosas fáciles de usar en clase. Hay que estar abierto al fracaso. Levantarse y pedir ayuda. Aprender a trabajar en equipo y ser atrevido. Cuanto más confusos estemos hoy, más listos seremos mañana".
Categorías
Publicado
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último