Apps que desarrollan mi cerebro

Silvia Pradas Montilla,
Directora del Máster Educación y TIC de la Universidad Internacional de la Rioja
22/06/2016

Una de las cuestiones más importantes y difíciles en educación es la prevención que ayude a disminuir el índice del fracaso escolar. Por eso, el periodo de las primeras edades debe ser un tiempo de preparación cara a la continuidad del proceso de aprendizaje y de prevención ante los posibles trastornos o dificultades que se puedan presentar más adelante.
 
Los estudios y aportaciones de la neuropsicología a la educación nos proporcionan nuevos conocimientos que debemos llevar al aula para conseguir los objetivos con éxito. Una de las claves que nos han aportado estos conocimientos científicos ha sido el entender que la información entra en el cerebro a través de las vías sensoriales. La información sensorial recibida a través del tacto, gusto, sonido, vista, y olfato estimula las neuronas y provoca la sinapsis. Esa información se transporta, se procesa, se integra y se almacena para la referencia presente y futura. Es la función de las redes neuronales. Con las experiencias repetitivas se refuerzan las redes neuronales y es cuando el cerebro aprende y cambia por la experiencia.
 
La aplicación de la tecnología multimedia favorece la entrada de la información al cerebro a través de la vista, el oído y el tacto. Cuando interactuamos con la tecnología comenzamos a captar información a través de los sentidos o de nuestros sistemas sensoriales y entran en juego toda una serie de estructuras orgánicas. La información sensorial llega al sistema nervioso central que conduce el impulso nervioso hasta llegar a la corteza cerebral  y a través de sus reacciones químicas y eléctricas se lleva acabo el establecimiento de las sinapsis entre neuronas, es decir, las bases del pensamiento.
 
El cerebro humano está constituido por dos hemisferios: el derecho y el izquierdo, ambos hemisferios reciben la misma información sensorial, aunque cada hemisferio la maneja de manera diferente. El hemisferio izquierdo es analítico, verbal, numérico, secuencial, simbólico, lineal, mientras que el derecho es no verbal y global, y se guía por códigos no verbales. Todos los flujos químicos y eléctricos producidos por los estímulos a través de los órganos sensoriales llegan por lo tanto a las dos zonas del córtex cerebral: al área alfa en el lado derecho del cerebro, y al área beta en el lado izquierdo.
 
Lo que nos importa es saber que con el uso de la tecnología podemos conseguir  acentuar que la información sensorial recibida a través de la multimedia permite la estimulación de ambos hemisferios, potenciando las habilidades de cada uno de ellos y estimulando las dos formas de procesamiento, y las habilidades de ambos para que funcionen complementariamente de manera que se acreciente la enorme capacidad potencial del cerebro humano integralmente.
 
Si nuestro propósito es la prevención y el desarrollo integral de nuestros alumnos entenderemos que desde Educación Infantil debemos trabajar con aplicaciones que permiten la entrada de la información a través de las vías sensoriales. Seleccionaremos apps que nos permitan el desarrollo de estas habilidades, por ejemplo:
 
La aplicación ABC HWT escritura para niños:

Consiste en una aplicación gratuita para Android que trabajo el trazo de todas las letras del alfabeto con el dedo sobre la pantalla del móvil o de la tableta. Presenta las letras en mayúsculas y en minúsculas, y también puede escribir números del 0 al 9. Otra opción que permite es dibujar figuras geométricas con su nombre en inglés. Quizás el aspecto más relevante es el ejercicio de la direccionalidad de la letra que puede ser una actividad muy recomendable para los alumnos que se inician en el proceso de la escritura.










La aplicación "Kids brain buddy":

 
El uso de la tecnología nos puede ayudar para mejorar la atención gracias al apoyo visual y auditivo que ofrece porque prolongará la concentración durante más tiempo. La importancia de la atención en el proceso del aprendizaje es indiscutible pero como cualquier otra habilidad hay que desarrollarla a lo largo de la vida.






La aplicación "laberinto 123":

La lateralidad es algo más que la mera preferencia sensorial o motora de una parte de nuestro cuerpo. Es una función de gran complejidad que posibilita la orientación en el espacio y en el tiempo, y por tanto que nos permite asimilar y comprender los códigos escritos (letras y números) que son el medio principal por el que el niño adquiere los aprendizajes escolares. Sin una buena organización lateral el niño no sabe si la escritura debe adaptarse a un patrón de ordenamiento diestro o zurdo.
 
Como estos ejemplos podríamos encontrar otros tantos que nos permitan desarrollar:
   
Para conseguirlo necesitamos contar con una buena y actualizada formación que contemple la tecnología como apoyo para el profesorado y como recurso cognitivo para los alumnos. En definitiva, un nuevo enfoque que se centra más en cómo aprenden los alumnos más que en qué aprenden. De hecho, nosotros incluimos una nueva asignatura denominada "Neurotecnología". La neurotecnología educativa es el enfoque del uso de la tecnología en el ámbito educativo interpretando adecuadamente el procesamiento neuronal. En definitiva, una nueva ciencia del aprendizaje, con base en el conocimiento sobre el funcionamiento del cerebro humano y la metodología utilizada en el empleo de la tecnología en el aula.
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos relacionados
Lo más leído
Lo último