Educación lenta, un cambio en los ritmos de aprendizaje

Laia Mestres i Salud.
Redacción de Educaweb
27/01/2014

El pasado mes de diciembre se publicó el informe PISA, la evaluación internacional realizada por la OCDE que tiene como objetivo analizar las competencias básicas adquiridas por el alumnado y la transferibilidad de éstas a la vida cotidiana. Siempre que se publican estos datos, se habla de educación, excelencia y resultados académicos durante un buen tiempo y la mayoría de países se preguntan "¿cómo podemos mejorar los resultados?".

En este sentido, la publicación del informe provoca una reacción inmediata en los órganos de decisión políticos. Para la consejería de educación de la Comunidad de Madrid, por ejemplo, la estrategia consiste en aumentar una hora lectiva semanal las asignaturas de lengua y literatura y matemáticas, con la finalidad de mejorar el rendimiento en estas competencias y, aunque no se diga explícitamente, mejorar los resultados en las comparativas.

Pero, ¿es esta la línea a seguir? Para algunos expertos, existen nuevas formas de enseñar y aprender basadas en otros principios y con objetivos diferentes. Una de ellas es la denominada educación lenta, una propuesta educativa a la que hemos querido dedicar nuestro último monográfico.

¿Qué es la educación lenta?

La educación lenta es un movimiento pedagógico surgido en 2002 que propone desacelerar los ritmos educativos para adaptarlos a los ritmos de aprendizaje del alumnado. La educación lenta tiene en cuenta los resultados, pero también el proceso y se enmarca dentro de una forma de entender la vida. En este sentido, los ritmos de aprendizaje pueden tener vinculación con los siguientes factores: edad, madurez psicológica, motivación, preparación previa, dominio cognitivo de estrategias, uso de inteligencias múltiples, etc.

Según Joan Domènech, autor del libro "Elogio de la educación lenta", se trata de una propuesta para adecuar el tiempo escolar y el tiempo educativo no escolar a estos principios de calidad, de educación para la comprensión, etc. Se opone a una concepción cuantitativa y mercantilista de la educación en la que mucho y rápido son sinónimos de mejor, cuando lo que nos ofrece es superficialidad y aprendizajes efímeros.

Precisamente, los partidarios de la educación lenta reclaman perder el miedo a los resultados de los informes y valorar nuevos aspectos que también son indicadores de la calidad educativa, como el desarrollo personal del alumnado. Para Taíssa Queizán, profesora de los Grados en Educación Infantil y Primaria de la Universidad Francisco de Vitoria, la educación lenta supone una reivindicación necesaria en la que el niño es el centro y no hay una perversión del concepto de escuela. La escuela surge para formar al niño, se plantea como un medio facilitador de un fin. La clave para lograrlo es tomar el control del tiempo, en lugar de someterse a él.

¿Cómo se trabaja la educación lenta?

Quizás la principal dificultad a la que deben hacer frente los partidarios de la educación lenta es el sistema educativo y sus herramientas para cuantificar la educación. Actualmente, los resultados académicos y los instrumentos que los miden (notas, exámenes, deberes…) son fundamentales para determinar el éxito o fracaso de la educación. Así pues, ¿cómo se enmarca la educación lenta en este contexto? Joan Domenech afirma que en determinados aspectos del currículo actual ya existen algunas de las ideas que nosotros intentamos desarrollar. Cuando se habla de currículo competencial, de flexibilidad y de autonomía... ya hacen referencia a formas de entender la educación que nos pueden acercar a la idea de educación lenta.

Aprovechando los resquicios de flexibilidad que permite el currículum los expertos señalan algunas propuestas educativas que permiten acercarse a la educación lenta:
Algunos centros educativos ya aplican estos principios, incluso sin enmarcarlos en esta nueva corriente pedagógica. Lo importante es encontrar el equilibrio e introducir aquellos aspectos que pueden resultar más interesantes para el desarrollo integral del alumnado.

Por último, cabe destacar que los principios de la educación lenta deben empezar por aplicarse en casa. Para Carl Honoré, impulsor del Slow Movement y autor del libro "Elogio de la lentitud"2 la educación lenta empieza en casa. (…) Los padres pueden dar forma al uso de su tiempo, mostrarles el valor del silencio y de la reflexión, enseñarles el arte de la paciencia.

Notas al pie:

1.- Domènech Francesch, J. (2009). Elogio de la Educación Lenta. Ed. Graó.

2.- Honoré, C. (2004). Elogio de la Lentitud: un movimiento mundial desafía el culto a la velocidad. RBA Libros.
Categorías
9 Comentarios
EDUCACION LENTA, ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE, INTELIGENCIAS MÚLTIPLES.
NAILUJ DIAZ
Hace 4 años y 1 mes
Verdaderamente interesante!!!
Profesora en Ciencias de la Educación
Marina
Hace 4 años y 7 meses
Muy acertada la investigación. Espero podamos avanzar en el recorrido de enseñanza en consonancia al ritmo de los pequeños, es un derecho que debemos respetar.
Educación Atenta
Viviana pereira
Hace 4 años y 7 meses
Yo no diría Educación lenta. Diría más bien Educación atenta. Atenta a las necesidades; ritmo de aprendizaje, intereses... En donde se priorice el trato de persona a persona. Porque el niño, joven o adulto precisa conocer sus propios objetivos y el fin de su educación para que sea de su agrado y logre alcanzarlos por voluntad personal. Muy bueno!!! Es lo que muchos intentamos hacer aún en contra de un sistema que pretende mas cantidad que calidad.
consciencia
Gabriela
Hace 4 años y 7 meses
Hacer consciencia de una educación cuyo objetivo sea el desarrollo íntegro del hombre empieza por el entendimiento de los docentes que, como bien dicen, es un proceso largo y lento también. No obstante, urge trabajar en este tipo de visiones para impedir la des humanización escolar tan instaurada debido al dominio de ideas mercantiles.
EL SER Y SU MOVIMIENTO IMPERFECTO.
irene pachon
Hace 4 años y 7 meses
Que buen articulo ;como sociologa especializada en la educacion estoy de acuerdo en sus planteamientos. Una sociedad cambiante, donde aumenta la información y sobre todo de consumo; información innecesaria y que ha empezado a invadir la vida cotidiana de los niños y las niñas , necesita urgentemente mecanismos ayuden a mejorar la calidad de los seres humanos.
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último