Maestro de educación infantil

Descripción
Los maestros de educación infantil trabajan con niños de edades comprendidas entre los cero y los cinco años de edad.
Usan el juego estructurado con los niños más pequeños para enseñarles cosas como decir la hora y que aprendan a compartir con los demás.
Actividades laborales
Los maestros de educación infantil trabajan con niños en uno de dos tramos de edad. Así, enseñan a niños de cero a tres años de edad en guarderías, en este tramo de edades comparten su trabajo con las técnicas de educación infantil, o de tres a cinco años de edad en las escuelas ordinarias, en el ciclo de educación infantil.

Los maestros de educación infantil ayudan a los niños a aprender mediante el juego estructurado, en vez de con lecciones académicas, lo que puede hacerse tanto en interior como al aire libre. Organizan actividades para que los niños puedan expresarse de manera creativa, al mismo tiempo que aprenden cosas cotidianas como los colores, los días de la semana y cómo decir la hora.

Asimismo, se sirven del juego para enseñar los principios básicos de la conducta social, como compartir con los demás o esperar su turno. Los niños más pequeños pueden necesitar ayuda práctica en tareas como vestirse, comer, lavarse o ir al baño.

Los maestros del ciclo de educación infantil suelen ser responsables de un aula de niños de la misma edad pero con capacidades e intereses muy distintos. Muchas enseñanzas las imparten mediante el juego estructurado.

Los maestros observan a los niños para identificar sus habilidades, puntos fuertes e intereses. Pueden usar materiales audiovisuales y ordenadores para estimular el interés y el aprendizaje. Los maestros tratan sobre sus progresos en reuniones con los padres.

Los maestros de educación infantil pueden supervisar el trabajo de uno o más enseñantes asistentes, así como escribir informes y mantener al día los expedientes de los alumnos. Pueden ser responsables de la compra y el mantenimiento del equipo utilizado por los niños.

También pueden vigilar a los niños en las visitas de interés educativo.

Los maestros deben ser conscientes de los problemas sanitarios y de prevención de riesgos.
Perfil profesional
Para ser maestro de educación infantil, se requiere:
  • Poseer capacidad para animar, motivar e inspirar a los niños.
  • Tener paciencia, tacto y tolerancia.
  • Tener mucha energía, entusiasmo y dedicación.
  • Saber escuchar y observar.
  • Poseer capacidad para expresarse con claridad oralmente y por escrito.
  • Saber mantener la disciplina.
  • Saber organizar y planificar.
  • Trabajar bien bajo presión.
  • Poseer capacidades creativas y prácticas para encontrar actividades que despierten interés en los niños y estimulen su aprendizaje.

Competencias
  • Acompaña a los estudiantes a salidas de interés educativo.
  • Actitud positiva.
  • Actitud responsable.
  • Aptitudes para gestionar el tiempo.
  • Aptitudes para la comunicación verbal y escrita.
  • Aptitudes para la enseñanza.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Aptitudes para la planificación.
  • Asiste a reuniones con los padres.
  • Asiste a reuniones del profesorado
  • Capaz de calmar y tranquilizar a los niños.
  • Capaz de dar explicaciones claras y concisas.
  • Capaz de estimular y motivar a los demás.
  • Capaz de imponer disciplina.
  • Capaz de llevarse bien con varios tipos de personas.
  • Capaz de mantener información confidencial.
  • Capaz de trabajar bajo presión.
  • Capaz de tratar con constantes demandas de atención.
  • Confiable.
  • Conocimiento sobre el desarrollo de los niños.
  • Consuela a los niños cuando se sienten mal.
  • Deriva a niños a especialistas sanitarios.
  • Enérgico.
  • Enseña a niños mediante el juego estructurado.
  • Entusiasta.
  • Establece y hace cumplir normas de comportamiento.
  • Estimula el desarrollo del niño.
  • Habilidades informáticas.
  • Habilidades para presentar.
  • Imparte varias asignaturas a una clase.
  • Interesado en la salud, cuidado y seguridad de las personas.
  • Lidia con conductas difíciles.
  • Lleva un registro de asistencia.
  • Observador.
  • Paciente.
  • Planifica y supervisa actividades de juego.
  • Pone al día sus conocimientos sobre la asignatura y se mantiene informado sobre cuestiones pedagógicas.
  • Prepara y planifica clases.
  • Proporciona apoyo extra a estudiantes que lo necesitan.
  • Proporciona ayuda a estudiantes que sufren problemas personales.
  • Proporciona guía.
  • Proporciona un ambiente estimulante a los niños.
  • Realiza observaciones.
  • Realiza trabajo de oficina.
  • Redacta informes.
  • Supervisa el trabajo desempeñado por el ayudante del profesor.
  • Supervisa y registra el progreso del niño.
  • Tolerante.
  • Trabaja con familiares y profesores.
  • Trabaja con profesionales de la educación.
  • Usa diferentes métodos de enseñanza para estimular el interés y el aprendizaje.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
¿Te ayudamos a encontrar tu curso ideal?
Nuestro buscador encuentra hasta 3 cursos
relacionados con esta profesión que encajan mejor con tus características
Déjanos tus datos
para que los centros contacten contigo y puedan ampliarte la información de los cursos sin compromiso
Rellenar con FacebookRellenar con Facebook
Cursos relacionados