Vendedor telefónico

Descripción
Los vendedores telefónicos hacen llamadas telefónicas para tratar de vender bienes o servicios a empresas o individuos. Por lo general, tienen que realizar cierto número de llamadas diarias, a menudo haciendo el seguimiento de los clientes a los que se ha enviado folletos o publicidad.
Actividades laborales
El personal de venta telefónica (a menudo llamado personal de televentas) vende artículos o servicios a empresas o particulares, por teléfono en lugar de cara a cara. Se utiliza el teléfono debido a que permite el contacto rápido y directo con los clientes potenciales y ofrece una oportunidad de venta más personal que enviando un correo electrónico o un texto. Por lo general, sin embargo, sólo una pequeña parte de las llamadas termina en ventas.

Al personal de televentas se le suelen fijar unos objetivos. A veces deben hacerse varias llamadas a un cliente antes de que esté asegurada una venta, por lo que es importante que se mantengan registros precisos con el fin de evitar confusiones. A menudo hay que introducir los datos del cliente en una base de datos informática. Las llamadas iniciales pueden confirmarse enviando por correo electrónico o por correo más información a los clientes.

Además de la venta, el personal de televentas también puede recibir pedidos de clientes habituales, sobre todo en empresas de venta por correo. También pueden atender las quejas de los clientes.

Algunos miembros del personal de televentas conciertan una cita para que un representante de ventas visite al cliente. Algunos contactos se hacen después de haber dirigido folletos u otro material publicitario a los potenciales clientes.
Perfil profesional
Para ser vendedor telefónico, se debe tener:
  • Buenas dotes de comunicación.
  • Confianza y entusiasmo.
  • Una actitud decidida, sin desanimarse fácilmente, pues la mayoría de los contactos reciben una negativa.
  • Perseverancia, motivación y ambición de tener éxito.
  • Una actitud amigable y persuasiva.
  • Hablar con claridad de voz.
  • Un nivel razonable de conocimientos técnicos o de conocimiento del producto.
  • Buenas dotes de organización para alcanzar sus objetivos.
  • La posibilidad de llevar a cabo tareas administrativas y tomar notas precisas.
  • Algunos conocimientos de TIC (especialmente introducir datos en el ordenador).

Competencias
  • Amable.
  • Ambicioso.
  • Aptitudes para llevar registros.
  • Aptitudes para trabajar en el servicio al cliente.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capacidades organizativas.
  • Capaz de desarrollar los conocimientos sobre un producto.
  • Carácter emprendedor.
  • Concierta citas para que los representantes de ventas visiten a clientes.
  • Destrezas en informática.
  • Entusiasta.
  • Establece y mantiene buenas relaciones con clientes y usuarios.
  • Habilidad para realizar trabajo administrativo.
  • Habilidad para vender.
  • Habilidades comunicativas.
  • Lidia con problemas y atiende reclamaciones o consultas.
  • Lleva un registro de los sistemas informáticos.
  • Persuasivo.
  • Resuelto.
  • Seguro.
  • Toma pedidos de clientes habituales.
  • Trabaja en equipo.
  • Trabaja teniendo en cuenta un objetivo de ventas.
  • Vende productos y servicios a negocios o individuos por teléfono.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.