Presentador de radio y televisión

Descripción
Los presentadores de radio y televisión trabajan en la radio y la televisión. Algunos presentan o copresentan todo un programa, mientras que otros proporcionan enlaces entre los programas; algunos presentan los informativos.
Actividades laborales
Hay diversos puestos de presentación en radio y televisión, entre los que figuran los presentadores de programas, los locutores de continuidad y los locutores de informativos.

Presentadores de programas

Los presentadores son la "cara" de un programa. Presentan a invitados y artistas, enlazando entre sí las distintas partes del programa. El estilo del presentador refleja su personalidad y está en consonancia con la imagen que el productor quiere para el programa.

Algunos presentadores entretienen con chistes y contando cosas, mientras que otros hablan de un modo más serio e informativo. Algunos presentadores leen en un teleapuntador o aprenden un guión; otros tienen que ser capaces de presentar sin ninguna preparación formal.

Locutores de continuidad

Los locutores de continuidad establecen el vínculo hablado entre los programas. Dicen a la audiencia radiofónica o televisiva lo que va a continuación. Describen los cambios efectuados en los programas, y a veces interrumpen las transmisiones con noticias urgentes o con disculpas por problemas o errores.

Los locutores de continuidad suelen estar en el aire. A los locutores se les da un tiempo exacto para llenar entre los programas, pero ese tiempo puede cambiar a corto plazo. Por lo tanto, deben tener preparado material extra para llenar cualquier posible vacío.

Locutores de informativos

Los locutores de informativos presentan informativos y boletines de noticias, leyendo de un guión o de un sistema de teleapuntador. Presentan noticias pregrabadas y reportajes en vivo de periodistas in situ. Algunos locutores de informativos participan en la redacción y edición de los guiones.

Una característica de este trabajo pueden ser los viajes locales, nacionales e internacionales. Los presentadores suelen tener horarios largos e irregulares.
Perfil profesional
Para ser presentador, se necesita:
  • Confianza y voz clara.
  • Rapidez de pensamiento y de reacción.
  • Disfrutar de trabajar formando parte de un equipo de producción.
  • Ser capaz de seguir instrucciones exactamente.
  • Mostrarse cómodo y natural frente a la cámara o el micrófono.
  • Capacidad de concentración, puesto que puede estar presentando un programa mientras escucha las instrucciones de la sala de control y ve las señales del director de estudio o del regidor.
Algunos presentadores deben tener conocimientos especializados.
Competencias
  • Aptitudes para la escucha.
  • Bien organizado.
  • Capacidad de buena concentración.
  • Capacidad para formular preguntas relevantes.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capacidades organizativas.
  • Capaz de encajar críticas y rechazo.
  • Capaz de improvisar.
  • Capaz de mantener la calma bajo presión.
  • Capaz de recibir instrucciones.
  • Capaz de tomar la iniciativa.
  • Capaz de tratar desde otra perspectiva un tema, artículo o noticia.
  • Conocimiento sobre el público objetivo.
  • Curioso.
  • Enfoque flexible.
  • Enfoque profesional.
  • Entrevista a los invitados.
  • Flexible.
  • Habilidad para conducir.
  • Habilidad para la investigación.
  • Habilidad para reaccionar rápidamente e improvisar si algo no sale como estaba previsto.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades para entrevistar.
  • Habilidades para presentar.
  • Habilidades técnicas.
  • Habla de sus ideas con directores y productores.
  • Interesado en los temas de actualidad.
  • Intuitivo.
  • Lee desde un telepromter el guión.
  • Objetivo.
  • Presenta televisión y radio en directo.
  • Realiza investigación.
  • Realiza viajes de ámbito local, nacional e internacional.
  • Resuelto.
  • Seguro.
  • Sigue una planificación de un programa.
  • Trabaja en equipo.
  • Trabaja en horas fuera del horario habitual.
  • Usa diferentes estilos de presentación.
  • Voz clara.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados