Descripción
Los gestores de servicios domésticos se encargan de supervisar la limpieza y mantenimiento de residencias grandes, tales como universidades, hospitales, hogares de ancianos, hoteles, etc. Dedican gran parte de su tiempo a la organización y supervisión del personal.
Funciones
Los gestores de servicios domésticos se aseguran de que instituciones, tales como hospitales, universidades e institutos, residencias, escuelas, hoteles, etc., están limpias y bien cuidadas.

El tipo de trabajo varía según el lugar dónde se lleve a cabo. Por ejemplo, normalmente se conocen como "trabajadores de la limpieza" o como "servicios domésticos”. Las funciones son muy similares en los distintos lugares, a pesar de las variaciones en la forma de denominarlos.

Los gerentes de servicios domésticos deben tener un buen conocimiento de los equipamientos y las técnicas que se utilizan para hacer la limpieza, a pesar de que no lo hagan ellos mismos. Son responsables de los materiales y equipamientos utilizados, y deben estar al día sobre las nuevas tecnologías en este ámbito.

Muchos gerentes de servicios domésticos trabajan en hospitales y controlan equipos de trabajadores que mantienen el interior del edificio limpio y en buenas condiciones. Por razones obvias, la higiene y el control de las plagas y los insectos son factores importantes en los hospitales. Otros deberes pueden incluir:
  • La organización de los servicios de lavandería.
  • La organización de las reparaciones.
  • La organización y mantenimiento del mobiliario, y la decoración de interiores.
  • La asignación de alojamiento en los hospitales para el personal médico y de enfermería.
  • La limpieza de zonas de alto riesgo, por ejemplo, quirófanos.
Los gerentes de servicios domésticos organizan los turnos de trabajo del personal, y se encargan de formar, supervisar y controlar el trabajo del personal doméstico. Por lo general, son responsables de contratar personal nuevo, por lo que necesitan tener conocimientos en cuestiones de personal y relaciones laborales.

Dedican gran parte de su tiempo a la administración y gestión de los presupuestos. Los gerentes de servicios domésticos suelen trabajar con un presupuesto limitado, y tienen que encontrar la manera más rentable de organizar el personal y proporcionar un servicio eficiente. Dedican gran parte de su tiempo a trabajos de seguimiento y formación del personal.

A veces viven en su lugar de trabajo, para poder estar de guardia en todo momento.
Perfil profesional
Para ser gerente de servicios domésticos se necesita:
  • Excelentes habilidades organizativas y de gestión.
  • Capacidad para afrontar aspectos físicamente exigentes del trabajo.
  • Hacer frente a crisis repentinas, con un trato eficiente y calmado a la vez.
  • Capacidad para construir un buen equipo de trabajadores.
  • Habilidades de planificación y comunicación.
  • Capacidad para coordinar equipos grandes de trabajadores.
  • Saber ganarse la confianza del personal, que a menudo está mal pagado y necesita una buena motivación.
  • Capacidad para motivar el personal y asegurarse de que entiende la necesidad de realizar un trabajo eficiente.
  • Conocimiento de los equipos y las técnicas utilizadas, y de la normativa de salud y seguridad en el establecimiento donde trabajan.
  • Mantenerse al día sobre los cambios tecnológicos pertinentes, y sobre nuevas normativas de salud y seguridad.
  • Conocimientos de informática para la realización de tareas administrativas.
Las habilidades financieras también son útiles, ya que podría tener que ocuparse de la gestión de los presupuestos.
Competencias
  • Activo.
  • Aptitudes para gestionar presupuestos.
  • Aptitudes para la comunicación verbal y escrita.
  • Aptitudes para la gestión financiera.
  • Aptitudes para la planificación financiera.
  • Aptitudes para la planificación.
  • Aptitudes para llevar los libros.
  • Bien organizado.
  • Capacidad para trabajar bajo presión durante períodos de mucho trabajo.
  • Capacidad para trabajar durante muchas horas seguidas.
  • Capaz de compaginar varias tareas.
  • Capaz de comunicarse con personas a distintos niveles.
  • Capaz de mantener la calma bajo presión.
  • Capaz de trabajar con un presupuesto.
  • Capaz de trabajar con vencimientos.
  • Conocimientos sobre productos y equipamiento de limpieza y de técnicas empleadas en este tipo de trabajo.
  • Cumple con las normas de higiene y seguridad.
  • Dirige un equipo.
  • Enérgico.
  • Gestiona la formación del personal.
  • Gestiona la limpieza y el mantenimiento de una residencia de grandes dimensiones.
  • Habilidad para crear equipos.
  • Habilidad para el marketing.
  • Habilidad para los negocios.
  • Habilidad para resolver problemas.
  • Habilidades informáticas.
  • Habilidades interpersonales.
  • Habilidades para la administración.
  • Identifica formación profesional y qué recursos se requieren.
  • Le gusta el trato con la gente.
  • Lidia con problemas y atiende reclamaciones o consultas.
  • Mantiene registros y archivos.
  • Motiva y dirige a otras personas.
  • Negocia con proveedores.
  • Organiza el servicio de lavandería.
  • Planifica trabajo.
  • Profesional.
  • Rapidez de reflejos.
  • Realiza pedidos de stock.
  • Responsable de la contratación y la formación del personal.
  • Se asegura de que el equipo funciona correctamente.
  • Se asegura de que se sigue la normativa referente a salud y seguridad.
  • Se encarga de las nóminas del personal.
  • Se encarga de que se realicen las reparaciones.
  • Se encarga del alojamiento del personal.
  • Seguro.
  • Sigue unos estándares estrictos de higiene, salud y seguridad.
  • Supervisa al personal de limpieza.
  • Trabaja en horas fuera del horario habitual.
  • Trata con clientes o el público en general.
Estudios
A continuación se relacionan algunos de los estudios que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que, dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.