Ayudante de veterinario

Descripción
Los ayudantes de veterinarios ayudan a tratar los animales sometidos a un tratamiento veterinario. Ayudan a los veterinarios a diagnosticar y tratar enfermedades y lesiones. Sus responsabilidades incluyen el asesoramiento a los propietarios sobre el cuidado de los animales, la elaboración de instrumentos, la aplicación de radiografías y la realización de pruebas de laboratorio. También pueden desempeñar algunas tareas administrativas, tales como el registro de reservas y el mantenimiento del archivo de registros.
Actividades laborales
Los ayudantes de veterinarios dan soporte a los veterinarios en la clínicas, en la planificación del trabajo y la atención a los animales, lo que incluye la exploración de la condición del animal, la administración de medicamentos y otros tratamientos, la alimentación, la comodidad y la higiene del animal, y el mantenimiento de un registro cuidadoso de cada caso.

También desempeñan trabajos técnicos, tales como la gestión de la sala de operaciones durante la cirugía. Por ejemplo, antes de una operación, el ayudante configura el quirófano, se encarga de la esterilización, y prepara los instrumentos y el animal, por ejemplo, cortando y limpiando la zona del animal que el veterinario debe operar.

Durante una operación, el ayudante entrega los instrumentos al veterinario, comprueba la reacción del animal a la anestesia y supervisa su evolución. Después de un tratamiento o cirugía, el ayudante ordena y limpia el equipamiento utilizado.

Los ayudantes también dan asesoramiento y orientación a los propietarios de los animales. Desempeñan una función importante en la educación de los propietarios sobre cuál es la mejor manera de cuidar de sus animales.

Otras tareas incluyen:
  • Analizar muestras de sangre y orina para ayudar en el diagnóstico.
  • Controlar la cantidad de medicamentos y equipamiento, y realizar nuevos pedidos cuando sea necesario.
  • Hacer y revelar radiografías.
  • Ayudar a sacrificar los animales que están demasiado enfermos para ser tratados, y el apoyo a sus propietarios.
Los ayudantes de veterinarios también pueden dar algunos tratamientos y para realizar pequeñas intervenciones quirúrgicas, bajo la dirección del veterinario, así como cambiar apósitos y dar medicamentos a los animales, por ejemplo.

La mayoría de las clínicas veterinarias tienen un recepcionista a tiempo completo. Sin embargo, en ocasiones los ayudantes pueden desempeñar tareas administrativas, tales como contestar el teléfono, registrar reservas, y dedicarse a la actualización y presentación de documentos.

Atienden a los clientes por teléfono y se encargan de darles la bienvenida a la clínica, así como de tranquilizar a los clientes que están nerviosos debido al estado de su animal.

Los ayudantes de veterinarios pasan la mayor parte de su tiempo en la clínica. Sin embargo, a veces pueden salir con el veterinario a tratar animales en granjas y establos.

Los ayudantes de veterinarios suelen trabajar con animales pequeños, domésticos. Sin embargo, también pueden estar calificados para trabajar con caballos. Según su especialización y lugar de trabajo, un ayudante de veterinario también podría trabajar con ganado o animales de zoológico.
Perfil profesional
Para ser ayudante de veterinaria se necesita:
  • Mostrar preocupación por el bienestar animal.
  • Fuerza emocional, y no ser aprensivo, ya que se debe trabajar con animales muy enfermos, y puede que tenga que ayudar al veterinario a sacrificar a los animales.
  • Habilidades de comunicación para trabajar con otros miembros del personal y con los clientes. Se necesita la capacidad de explicar las cosas con claridad y de tranquilizar a los propietarios que se muestren nerviosos.
  • Capacidad de planificar y priorizar el trabajo.
  • Poner atención al detalle.
  • Mostrarse simpático, cariñoso y atento con los clientes.
  • Habilidades prácticas manuales, por ejemplo, para aplicar inyecciones y sujetar a los animales de forma segura.
  • Aptitud física, ya que se trata de un trabajo activo.
Los ayudantes de veterinarios también necesitan conocimientos administrativos básicos, por ejemplo, para guardar y archivar documentos, contestar llamadas telefónicas y registrar citas, por lo que se podría requerir el uso de un ordenador.
Competencias
  • Acude con el veterinario a tratar animales de granja.
  • Alcanza el instrumental al veterinario durante la operación.
  • Amable.
  • Asesora a propietarios sobre cuidados animales.
  • Ayuda al veterinario a sacrificar animales con humanidad.
  • Capacidad para bregar con situaciones angustiantes.
  • Capacidad para priorizar tareas.
  • Capaz de calmar y tranquilizar a la gente.
  • Capaz de prestar atención al detalle.
  • Capaz de seguir procedimientos establecidos.
  • Dispone el equipamiento en las salas de tratamiento.
  • En forma físicamente.
  • Esteriliza instrumental.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades informáticas.
  • Hace fotocopias y realiza tareas administrativas.
  • Limpia, guarda y ordena el equipamiento tras el tratamiento.
  • Lleva registros con precisión.
  • Metódico.
  • Monitoriza a los animales en el postoperatorio.
  • Monitoriza la reacción de los animales a la anestesia.
  • Observador.
  • Prepara a los animales para su tratamiento, incluyendo el esquileo y la limpieza de las zonas a operar.
  • Recibe a los propietarios de los animales a su llegada.
  • Revela rayos X.
  • Sensible.
  • Testa muestras de sangre y orina.
  • Venda heridas y cambia vendajes.
  • Verifica y realiza pedidos de stock.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados