Asistente de atención domiciliaria

Descripción
Los asistentes de atención domiciliaria trabajan con personas que necesitan asistencia para llevar su hogar. El motivo puede deberse a enfermedades, problemas de salud mental, incapacidad física o dificultades de aprendizaje.

En función de las necesidades de los clientes, los asistentes de atención domiciliaria les permiten realizar las tareas del día a día, como fregar, vestirse y preparar la comida. También proporcionan asistencia social y emocional.
Actividades laborales
Los asistentes de atención domiciliaria ayudan con el cuidado personal de personas que necesitan asistencia en sus hogares. El motivo puede deberse a enfermedades, incapacidad física o problemas relacionados con la edad.

El objetivo de los asistentes es que sus pacientes conserven la máxima independencia y calidad de vida posible. En la medida de lo posible, lo que esto significa es que habilitan a las personas en lugar de sólo ayudarlas. Buscan formas de mejorar o conservar la autosuficiencia de los pacientes y, asimismo, a preservar su dignidad.

Los asistentes puede visitar hasta 8 pacientes al día, dedicando entre 45 minutos y una hora a cada uno. Algunas personas necesitan ayuda intensiva, por lo que el asistente les visitará también por las tardes y durante fines de semana, así como por períodos de tiempo más largos durante la semana.

En algunas ocasiones el asistente vivirá con un paciente que necesita asistencia las 24 horas, por ejemplo, durante dos semanas, y luego dispondrá de unos días libres antes de volver con el paciente.

Los asistentes de atención domiciliaria ayudan y asisten a una amplia variedad de personas. Así, por ejemplo, visitan a pacientes con las características siguientes:
  • ciegos o con visión parcial,
  • con problemas de salud mental,
  • con incapacidades físicas,
  • que requieren atención debido a la edad,
  • que padecen una enfermedad progresiva.
El nivel de asistencia personal proporcionado por un asistente depende de las necesidades y posibilidades del paciente. En las visitas por la mañana, las primeras tareas pueden ser acompañar a los pacientes al baño, ayudarles en la ducha. Después les ayudan a vestirse, a prepararse el desayuno y a tomarlo.

Durante el día, los asistentes realizan un número de tareas para hacer la vida de los pacientes lo más cómoda posible. Realizan labores como limpiar y ordenar la casa, hacer la cama y lavar la ropa.

En una visita de tarde, pueden preparar la cena y ayudar a los pacientes a desvestirse e ir a la cama. También es una responsabilidad de los asistentes recordar a los pacientes que se tomen la medicación.

Además de ayudar con tareas físicas, también proporcionan asistencia emocional y social a personas que, de otro modo, se sentirían solas y aisladas. Los asistentes normalmente crean una relación de confianza y amistad con las personas a las que asisten. Las escuchan y hablan con ellas, discuten cualquier problema y preocupación.

Asimismo, ayudan a los pacientes a mantener el contacto con familiares, amigos y vecinos. Pueden realizar la compra de los pacientes, acompañarlos a recoger la prestación o la pensión o ayudarles con el pago de facturas.

Los asistentes de atención domiciliaria desempeñan un papel importante como punto de contacto entre el departamento de servicios sociales y el paciente. Informan al departamento de cualquier cambio en la salud mental o física de los pacientes o de cualquier otra circunstancia.
Perfil profesional
Como asistente de atención domiciliaria, deberá:
  • Tener paciencia y tacto, compasión y sentido del humor.
  • Poseer excelentes habilidades interpersonales y de comunicación.
  • Tener la habilidad de hablar y escuchar a personas de todos los niveles sociales.
  • Facilitar ayuda y asistencia cuando las personas bajo su responsabilidad tienen preocupaciones o problemas emocionales.
  • Tener consideración por las diferentes culturas y modos de vida.
  • Apreciar y respetar el hecho de que está trabajando en el hogar de otra persona.
  • Respetar el derecho de cada individuo a preservar su independencia y privacidad en la medida de lo posible
  • Tratar a cada persona como a un individuo, con diferentes necesidades físicas y emocionales.
  • Ser discreto y capaz de aliviar la vergüenza cuando ayuda a los pacientes con sus tareas personales, como lavarse o usar el baño.
Es muy probable que necesite un permiso de conducir, especialmente si sus pacientes viven distanciados unos de otros como sucede, por ejemplo, en zonas rurales.
Competencias
  • Actitud positiva.
  • Amable.
  • Aptitudes para gestionar el tiempo.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Ayuda a los usuarios del servicio a ser lo más independientes posible.
  • Bien organizado.
  • Capacidad para ganarse la confianza de los demás.
  • Capacidad para gestionar carga de trabajo.
  • Capacidad para tener en cuenta y entender cómo se sienten las demás personas.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capaz de identificar problemas.
  • Capaz de interpretar situaciones.
  • Capaz de mantener la calma bajo presión.
  • Capaz de respetar a personas de todos los orígenes.
  • Capaz de tratar con personas difíciles o demandantes.
  • Compasivo.
  • Comprometido.
  • Conocimiento de los recursos locales.
  • Discreto.
  • Dispuesto a trabajar con varios tipos de personas.
  • Educado.
  • Enfoque flexible.
  • Enfoque práctico.
  • Entregado.
  • Estimula el aprendizaje y el desarrollo.
  • Flexible.
  • Habilidad para conducir.
  • Habilidad para gestionar conflictos.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades sociales.
  • Lidia con conductas difíciles.
  • Lidia con conflictos.
  • Lleva varios casos.
  • Mantiene el lugar limpio y aseado.
  • No es sentencioso.
  • Objetivo.
  • Observador.
  • Paciente.
  • Permiso de conducir completo.
  • Perseverante.
  • Persistente.
  • Prepara comida.
  • Proporciona ayuda y soporte en la realización de las tareas diarias.
  • Proporciona ayuda.
  • Proporciona cuidados básicos en función de las necesidades concretas del individuo.
  • Realiza desplazamiento de ámbito local.
  • Resistente.
  • Respeto por la confidencialidad del usuario del servicio.
  • Responsable.
  • Resuelto.
  • Se enfrenta a situaciones difíciles.
  • Sentido del humor.
  • Tolerante.
  • Trabaja con niños.
  • Trabaja con personas con disminuciones físicas.
  • Trabaja con personas con disminuciones psíquicas.
  • Trabaja con personas mayores.
  • Trabaja en equipo.
  • Trabaja en horas fuera del horario habitual.
  • Visita a los usuarios del servicio de la comunidad.
  • Vive temporalmente con el usuario del servicio.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados