El 'bullying': efectos y estrategias para hacerle frente

Noticia

El acoso escolar impacta directamente en el rendimiento académico de los estudiantes, que pueden llegar a perder hasta cinco meses lectivos, según un estudio de la Fundación Alternativas

  • 02/05/2022
  • Tiempo de lectura 8 mins

  • Valora

  • Deja tu comentario
Gemma Castanyer Mora. Redacción Educaweb

Uno de cada tres niños en el mundo ha sufrido bullying. Es una de las principales conclusiones del informe Más allá de los números: Poner fin a la violencia y el acoso en el ámbito escolar, publicado por la UNESCO justo antes de la pandemia. El bullying o acoso escolar es un problema muy extendido en las aulas de primaria y secundaria, con un abordaje complejo, aunque cada vez hay más campañas para visibilizarlo y frenar sus consecuencias.
 
El estudio de la UNESCO define el bullying como "un comportamiento agresivo que implica acciones negativas y no deseadas, que se repite a lo largo del tiempo, y que se basa en un desequilibrio de fuerza entre el acosador y la víctima. (…). Para que un estudiante sea considerado víctima de acoso, las agresiones deben producirse, al menos, una o dos veces al mes".
 
Los datos del documento confirman que, en todas las regiones del mundo, la violencia física (excepto en Europa y América del Norte) es la más común en una situación de acoso, seguida de la sexual y la psicológica. En Europa y América del Norte, sin embargo, prevalece la violencia psicológica y verbal, entendida como comentarios, rumores, burlas e insultos hacia la víctima. 
 
El ciberbullying, es decir, el acoso perpetrado detrás de una pantalla a través de distintas plataformas y redes sociales afectaba a 1 de cada 10 menores antes de la pandemia, aunque se disparó durante la crisis del COVID-19. Se trata de un tipo de acoso que ha irrumpido con fuerza en los centros educativos y que es altamente peligroso, como destaca la reciente campaña Desenmascara el ciberbullying, de Cruz Roja Juventud. Según la entidad, a diferencia de las agresiones físicas, el "ciberbullying afecta al alumnado también fuera del centro y en horario extraescolar".

Además, cuando el acoso se hace de manera anónima, a cualquier hora del día y sin presencia física de la víctima la "sensación de impunidad del agresor incrementa" con lo que es imprescindible actuar lo antes posible para detener la situación.

Si los datos de acoso escolar en el mundo son demoledores, también lo son en España donde 1 de cada 4 niños (2 millones de estudiantes) es víctima de bullying, según datos publicados por la campaña Somos Únic@s, desarrollada por la Fundación ColaCao junto con la Asociación No al Acoso Escolar (NACE).
 
Los menores que sufren de acoso pueden tener graves consecuencias en su desarrollo emocional, físico y mental, así como experimentar una bajada en su rendimiento académico. Según Somos Únic@s el bullying "es una de las principales barreras emocionales, psicológicas, sociales y educativas en el desarrollo de la personalidad infantil".
 
Precisamente, en el Día Internacional contra el Acoso Escolar, que se conmemora anualmente cada 2 de mayo, nos preguntamos, ¿de qué manera impacta el acoso escolar en los resultados académicos de los estudiantes víctimas de bullying? ¿Qué vías existen para prevenir este problema, con una alta prevalencia en los centros educativos?


Acoso escolar y rendimiento académico. ¿Qué relación hay?

Los adolescentes que sufren de acoso escolar pueden llegar a perder entre 3 y 5 meses de clase lectivas. Así lo confirma el estudio El impacto del acoso escolar en el rendimiento académico en España, publicado por la Fundación Alternativas. El informe analiza las consecuencias del bullying en las puntuaciones de alumnos de 15 años, en la última prueba PISA (2018), en las áreas de matemáticas, comprensión lectora y ciencias.
 
Así, el alumnado que ha sido víctima de acoso escolar puede sacar una puntuación menor entre 14,95 y 19,19 puntos en matemáticas; ente 14,78 y 18,42 en lectura y entre 11,2 y 15,06 en ciencias, en relación con sus compañeros.
 
El estudio explica que cada 40 puntos se pueden traducir como un año de educación formal, con lo que, según los datos, un estudiante que recibe bullying pierde entre "3 y 4 meses de clases de ciencias y entre 4 y 5 meses en matemáticas y lectura". En relación con el curso escolar eso significa la pérdida de entre un "30% y un 40% de educación en ciencias y de entre un 40% y un 50% en matemáticas y lectura".
 
Aunque hay cierta idea prestablecida que los chicos sufren más bullying que las chicas, el informe destaca que no existen diferencias significativas en cuanto al género (50,88% de los estudiantes que admiten haber sufrido acoso escolar son chicos, mientras que un 49,12% son chicas). En cuanto al tipo de violencia, ellos tienden a perpetrar más exclusión, burlas, amenazas, agresiones físicas y destrucción de la propiedad, mientras que ellas utilizan los rumores como agresión prevalente ante las víctimas.
 
"Detrás de la pérdida de meses de estudio aparecen cuadros de depresión, aislamiento social y ansiedad que son síntomas y consecuencias del bullying", ha explicado Cristina Sanjuán, técnica de Sensibilización y Políticas de Infancia en Save the Children España, durante la presentación del estudio.


Detectar los casos de acoso: una prioridad

Junto al bajo rendimiento académico, las víctimas que sufren acoso escolar pueden experimentar serias consecuencias en su salud mental, emocional y física. Ha habido casos extremos de niños y adolescentes que se han llegado a quitar la vida por ello y es que los menores víctimas de bullying tienen 2,55 veces más riesgo de realizar intentos de quitarse la vida, según Save the Children.
 
Una de las principales prioridades ante un caso de bullying es saberlo detectar a tiempo para que la situación no se prolongue. Algunas entidades contra el acoso escolar exigen más formación del profesorado, ya que en muchas ocasiones la víctima no es capaz de denunciar la situación si no encuentra suficiente apoyo a su alrededor.
 
Según publica la asociación NACE, la regla de las tres "C: cambios, campanas y cuerpo" nos debería hacer sospechar ante un caso de bullying:
  • Observar si existen cambios a nivel emocional y psicológico: le cuesta dormir; tiene comportamientos alterados con la comida; modifica su camino habitual para ir al colegio; no tiene ganas de salir y de relacionarse; se despista con frecuencia; cambios o pérdida de amistades; señales en la ropa o en el cuerpo (pierde ropa, faltan botones, presenta moratones); está más irritable, llora con más frecuencia.
  • Observar si se salta clases y si el domingo por la tarde somatiza la ansiedad y el miedo de volver al colegio con dolor de barriga o de cabeza.
  • Observar cómo anda y cómo se presenta físicamente, si lo hace curvado y mirando al suelo y se asusta con facilidad. En situaciones más graves puede que existan autolesiones.


Prevenir y actuar ante el bullying: te contamos algunas iniciativas

Entidades, asociaciones y fundaciones actúan para informar, prevenir y actuar ante situaciones de bullying en el entorno escolar y deportivo. Te contamos algunas de esas iniciativas que pretenden llegar a miles de estudiantes y deportistas.
 
  • Cap nen/a fora de joc, es el nuevo protocolo con evidencias científicas contra el acoso en el deporte de la Fundació Barça. Según la entidad, "el 54% de los jóvenes de Catalunya se han visto involucrados en casos de bullying de manera directa o indirecta". El nuevo documento ofrece herramientas y conocimientos para detectar e identificar una situación de acoso, y facilita información a técnicos deportivos y entidades para reaccionar correctamente.
     
  • Somos Unic@s de la Fundación Colacao en colaboración con la asociación NACE. Un programa destinado a los tres ciclos de Educación Primaria, que quiere educar contra el acoso escolar desde la prevención. El objetivo es fomentar la autoestima de los niños y las niñas para que "crezcan potenciando aquello que les hace únic@s".
     
  • Desenmascara el bullying es la campaña de Cruz Roja Juventud, centrada en el ciberbullying, que pretende concienciar a la población sobre la problemática del acoso, mostrar canales de denuncia y divulgar ejemplos de buenas prácticas en las redes sociales.
     
  • Yo sí te creo es la nueva iniciativa de la asociación NACE que hace un llamamiento a la población a participar en redes sociales con el hashtag #YoSíTeCreo, mandando cualquier motivo (dibujo, canción, texto, etc.) para reivindicar el 2 de mayo. 
     
  • Rompe el silencio contra el abuso infantil de Save the Children en la que la entidad exige "mecanismos de denuncia" en los centros escolares ante una situación de acoso escolar.

Ficha técnica

El estudio El impacto del acoso escolar en el rendimiento académico en España se basa en una muestra de 36.000 mil estudiantes de 15 años (de de la ESO en su mayoría) que estudian en centros de todas la comunidades autónomas.

El informe ha sido elaborado por los investigadores Gisela Rusteholz, economista y doctoranda en la Universitat de València (UV); y Mauro Mediavilla, profesor del departamento de Economía Aplicada de la UV. Se puede acceder a la presentación del informe en este vídeo:

¿Sabías que…?

Los alumnos del Colegio Miramadrid (Paracuellos del Jarama, Madrid) utilizan la realidad virtual para luchar contra el acoso escolar a través del proyecto Asignatura Empatía.

Impulsado por Samsung España junto con el Ministerio de Educación y Formación Profesional, la iniciativa permite al alumnado ponerse en la piel de una víctima de ciberbullying utilizando unas gafas de realidad virtual. De esa manera, los estudiantes toman consciencia de la problemática y les ayuda a identificarla y prevenirla.
Deja tu comentario