Potenciar la FP y cambiar el sistema productivo, claves para reducir el paro juvenil

Noticia

El desempleo de los jóvenes se podría reducir al 5% en 2030 si se realizan cambios estructurales en la economía y el mercado de trabajo, y se facilita la movilidad, según el último Índice ManpowerGroup

  • 25/11/2021
  • Tiempo de lectura 7 mins

  • Valora

  • Deja tu comentario
Redacción de Educaweb
Contenido

Razones por las que el paro juvenil se mantiene alto desde hace 20 años
La falta de formación repercute en la empleabilidad
Rumbo al pleno empleo juvenil en 2030
La formación profesional, una oportunidad para reducir el paro juvenil
Ficha técnica
¿Sabías que…?
 
 
Disminuir el paro juvenil en España pasa por realizar reformas estructurales hacia una economía más productiva, sostenible y digitalizada, cambiar las políticas de ocupación, facilitar la movilidad geográfica de los y las jóvenes, conectar el sistema educativo con el productivo y reforzar la formación de los jóvenes hacia la FP, entre otras acciones.  Estas son algunas de las conclusiones del informe Índice ManpowerGroup. Cambio productivo y demografía en la recuperación y Covid: su impacto sobre los jóvenes.
 
Elaborado por la consultora de recursos humanos e investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), el estudio analiza de forma exhaustiva cómo ha evolucionado el desempleo juvenil en dos décadas y afirma que este podría alcanzar en 2030 una tasa del 5%, considerada pleno empleo, si se promueven cambios estructurales en la economía y el mercado laboral.
 
La tasa de desempleo juvenil se situaba en el 31,1% en el tercer trimestre de 2021, según la Encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata de la tasa más baja desde el cuarto trimestre de 2019, cuando el paro de los y las jóvenes menores de 25 años era del 30,5%. Aun así, el país registra la tasa de paro juvenil más alta de la Unión Europea (UE).
 
El informe de ManpowerGroup y la UAB identifica las raíces del desempleo joven en España, que se mantiene en tasas del 20% desde hace 20 años, y señala algunas vías para romper con esa tendencia: movilidad geográfica, formación y flexibilidad, entre otras.
 

Razones por las que el paro juvenil se mantiene alto desde hace 20 años

El informe indica que el peor desempeño ocupacional que presenta lajuventud en la última década se debe especialmente a aspectos demográficos, al carácter del trabajo juvenil, y a la falta de formación media y superior de los jóvenes.
 

1. Los jóvenes tienen menor peso entre la población activa

Entre 2000 y 2020, se han perdido 2,1 millones de empleos jóvenes, lo que supone una caída del 25,9%. La razón fundamental (-21 puntos) es la disminución de la población joven por efecto de los cambios demográficos que perceptibles desde hace décadas.
 
Y es que cada vez hay menos jóvenes en edad de trabajar en España: en 1995 el porcentaje de personas de 16 a 34 años era del 45,3%, mientras que en 2020 supone el 30,2% de la población.
 
Asimismo, esta pérdida de población joven es de las más intensas de la UE: mientras que en el año 2000 el país, con un 57% del total, lideraba la proporción de jóvenes (15-39 años), en 2019 ocupaba prácticamente la última posición (43%), solo por detrás de Italia (41,9%).
 

2. El exceso de temporalidad y la disparidad territorial del empleo juvenil

Por otro lado, la temporalidad existente en la mayoría de los trabajos de los jóvenes es otro factor que repercute en el alto desempleo, indica el informe: el 46% tiene empleos temporales frente al 19% de las personas de 35 a 66 años.
 
Además, existe una disparidad en cuanto al desempleo juvenil entre regiones: la tasa de paro de los jóvenes de 16 a 24 años supera el 50% en Andalucía o Canarias, mientras que en el noreste y Madrid es unos 20 puntos inferior.
 

3. Faltan más jóvenes con estudios medios y superiores

En cuanto al nivel formativo de la juventud española, el estudio indica que en 2020 la población activa de 16 a 34 años con formación terciaria (universitarios y técnicos superiores) representa el 44% del total. No obstante, el peso de las personas con nivel de estudios bajo continúa siendo alto (35,5%).
 
Además, el porcentaje de jóvenes activos con formación media (Formación Profesional Básica, ciclos formativos de grado medio, o Bachillerato finalizados) se sitúa en 2020 a la cola europea (27%), muy alejada de los valores de los países del este (56%), del centro de Europa (47%), los bálticos (45%) o los nórdicos (41%), según el estudio.
 
Esto lo corrobora otro estudio, Informe España 2021, que elabora anualmente la Universidad de Comillas, y que señala que el país es el segundo de la UE con mayor porcentaje de jóvenes que no tiene estudios medios  y que no sigue realizando ninguna formación.
 

La falta de formación repercute en la empleabilidad

Existen diferencias relevantes en el desempleo juvenil en 2020: más del 41% del total de jóvenes parados cuenta con niveles bajos de formación frente a cerca del 35% que tiene estudios superiores, ya sean universitarios o de FP. "Entre los más jóvenes, hay más desempleo en los que menor nivel de estudios tiene", afirma el informe. Por el contrario, existe un elevado volumen de parados de 30 a 34 años con estudios superiores.
 
Por otra parte, las mayores tasas de desempleo joven en 2020 se registran en el colectivo femenino (25,3%) frente al 23,1% masculino, y son más elevadas en personas inmigrantes (29,2%) que en nativos (22,7%).
 

Rumbo al pleno empleo juvenil en 2030

Tras analizar la evolución del empleo entre los jóvenes y teniendo en cuenta las actuales proyecciones de población, el estudio describe diversos escenarios futuros en los que plantea cómo pueden afectar ciertos cambios estructurales a las dinámicas del mercado de trabajo juvenil.
 
Uno de estos planteamientos sugiere un escenario continuista, en el que se mantiene el porcentaje de población joven activa y un sistema productivo como el actual. En este caso, la tasa de desempleo de los jóvenes entre 16 y 34 años se situaría entre el 17% y el 26% en 2030, dependiendo de la movilidad de los trabajadores (entre regiones, entre niveles de estudio y entre edades).
 
Si continúa la tendencia histórica reciente, "el empleo de los jóvenes crecerá a un ritmo medio del 0,3% anual, con lo que al final de la década se habrán creado algo más de 100.000 puestos de trabajo para este sector de la población", ha explicado Josep Oliver, catedrático emérito de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona, y autor del estudio.
 
El informe dibuja un escenario alternativo en el que se mantiene constante el ritmo de creación de empleo en el país (1,3% hasta 2030), y se produce una mayor demanda de empleo de jóvenes, gracias a un cambio en las políticas de ocupación y en el sistema productivo. Si se dan estas circunstancias y el mercado del empleo juvenil alcanza una movilidad absoluta, la tasa de paro podría bajar hasta el 5%. Ahora bien, si se limitan ciertos incentivos, como los destinados a la movilidad territorial, el desempleo juvenil se quedaría entre un 10% o un 16% en 2030.
 
Así, si se impulsan los cambios necesarios, "el crecimiento del empleo podría acelerarse hasta el 1,9% anual, de modo que se crearían más de 800.000 para los jóvenes, de entre los 2,5 millones totales que conseguirá el país en los próximos años", ha señalado Oliver.
 
Los cambios, sea cual sea el escenario considerado, que implican aumentos más elevados de la demanda para los jóvenes con niveles altos de formación, con una demanda particularmente elevada para la formación técnica, según el estudio.
 

La formación profesional, una oportunidad para reducir el paro juvenil

La recuperación del empleo juvenil pasa por establecer un enfoque integral que conecte el sistema educativo con el productivo y fortalecer la colaboración público-privada, según ha indicado José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio, en un comunicado sobre la presentación del informe. Asimismo, resulta clave "recuperar el talento senior y conectarlo con el talento joven, impulsar la adquisición y actualización de competencias, luchar contra el abandono escolar y reforzar la FP, en particular la FP Dual".
 
Por su parte, el presidente de ManpowerGroup España, Portugal, Grecia e Israel, Raúl Grijalba, ha apuntado que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que incluye medidas sobre formación profesional y desarrollo de capacidades, "es una buena oportunidad para resolver algunos problemas del mercado del empleo y dar el impulso que necesita el empleo juvenil". Ahora bien, ha instado a acelerar su puesta en marcha: "Tiene que pasar pronto del papel a la realidad. Es urgente ponerlo en marcha y acompañarlo de otras medidas e incentivos si queremos que nuestro país pueda equipararse a los principales países de nuestro entorno a lo largo de esta década".
 

Ficha técnica

El estudio Índice ManpowerGroup. Cambio productivo y demografía en la recuperación y Covid: su impacto sobre los jóvenes ha sido elaborado por la consultora de recursos humanos e investigadores de la UAB, liderados por Josep Oliver, catedrático de Economía Aplicada.
 

¿Sabías que…?

  • España es el segundo país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que más desempleo juvenil tiene, con una tasa de paro del 30% entre jóvenes de 15 a 24 años. Solo Costa Rica lo supera.
  • La Comisión Europea celebrará en 2022 el Año Europeo de la Juventud, cuyo propósito es impulsar los esfuerzos de los países de la UE para reconocer y respaldar a los jóvenes para que tengan un acceso equitativo a las oportunidades formativas y laborales, y brindarles el apoyo necesario para vivir, trabajar, aprender y prosperar.
Deja tu comentario
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece