En educación, ¿trabajamos con el tractor o con la pala?

Artículo de opinión

  • 18/12/2019

  • Valora

  • Deja tu comentario
Luca Perrone, Profesor de italiano para extranjeros, Italia
Para comprender completamente la revolución que la llegada de las tecnologías de la información, específicamente las plataformas de vídeo online, han traído al modelo educativo actualmente en vigor, podemos hacer esta analogía: imaginemos que un campesino tiene una parcela de tierra en la que quiere trabajar. Por lo tanto, puede elegir ser tradicionalista, es decir, trabajar con herramientas estándar como los arados y las palas. El resultado final, si todo va bien, será estándar.
 
Si por lo contrario, este agricultor quiere ser más moderno y aplicar algunas técnicas agrícolas innovadoras para trabajar la tierra y usar herramientas más sofisticadas, como un tractor, el resultado podría ser (y enfatizo el condicional) mucho mejor que si hubiera usado técnicas estándar. Traduciendo la similitud: el educador es como un agricultor, y su enfoque de la tierra es la estrategia educativa que decide adoptar. Esta estrategia estará fuertemente influenciada por la decisión sobre las herramientas que se utilizarán: los soportes de aprendizaje en línea son el "tractor" que utilizarían para arar la tierra. Un tractor, sin embargo, que debe aprender a conducir.
 
Hoy, más que nunca, las nuevas generaciones parecen haber nacido ya "conectadas" con Internet. Los niños o las niñas, sin mencionar a los y las adolescentes, ya tienen más capacidades de usar dispositivos electrónicos que muchos adultos.  Por ello la educación debe cambiar absolutamente para mantenerse al día, si no quiere parecer un Frankestein moderno: estar compuesto de muchas partes, pero sin una forma bien definida.
 
Las ventajas de utilizar dispositivos electrónicos innovadores, estén o no en Internet, se pueden identificar en el flujo cuantitativo de información que se transmite de esta manera. Sin embargo, el estudio en papel aún debe representar la base sólida sobre la cual construir un impresionante "castillo" de conocimiento adicional. El cerebro de las nuevas generaciones parece haber sido modificado precisamente para poder trabajar simultáneamente en múltiples plataformas, sin excluir sin embargo la calidad de ambas. Para explicarme mejor: nuestro agricultor usa tanto el arado como el tractor al mismo tiempo, optimizando los resultados de ambas herramientas.
 
Estudios recientes sobre el cerebro y la memoria, realizados especialmente en Estados Unidos, muestran cómo la capacidad de almacenamiento de información de estos puede aumentar hasta un 50 % si los estudiantes están expuestos a una combinación de contenido escrito y visual. Se pueden lograr resultados aún más importantes si se introducen en el proceso de aprendizaje actividades prácticas que el alumnado puede realizar en tiempo real gracias al potencial de Internet. Por tanto, el libre acceso a tanta información es una posibilidad única e invaluable para las generaciones futuras: la enciclopedia del conocimiento humano está a solo un clic de distancia, sin barreras lingüísticas, culturales o geográficas.
 
"Las plataformas digitales como YouTube hacen posible que estudiar sea una actividad agradable e interactiva para el alumnado".

Sin embargo, esta poderosa herramienta también puede ocultar múltiples trampas. Imaginemos que  nuestro ahora famoso agricultor recibe un nuevo tractor, pero no recibe explicación alguna sobre cómo funciona. Las posibilidades son muchas: el tractor puede no arrancar, podría volcar y matar al agricultor, podría dañarse debido a un uso muy malo, etc. El estudiante, de la misma manera, podría ser "aplastado" por la gran cantidad de información disponible. Por tanto, resulta necesario discernir y criticar las fuentes de información, comprender cuáles son confiables y útiles y cuáles no. El profesorado no debe excluir absolutamente el uso de estas tecnologías, así como el agricultor no debe abandonar el uso del tractor después de la primera dificultad.
 
Las plataformas digitales, como YouTube y otros canales de vídeos vinculados al mundo del aprendizaje, son aliadas preciosas no solo para el alumnado sino para todo el personal docente. No solo le permiten acercarse al mundo de los estudiantes, mejorando esta capacidad innata de usar nuevas tecnologías, sino que también hacen posible que estudiar sea una actividad agradable e interactiva para el alumnado, algo que enriquece su bagaje cultural y no lo obliga a sentarse durante horas y horas frente al escritorio para leer, repetir y repetir y repetir la lección hasta que se agote.

Otra gran ventaja que debería establecer definitivamente la alianza entre el profesor y las nuevas tecnologías es la disponibilidad casi inmediata que los teléfonos inteligentes modernos ofrecen de contenido digital. Un estudiante moderno, en lugar de llevar libros con él para estudiar, simplemente podría llevar su teléfono móvil para acceder, en cualquier momento y en cualquier lugar, a este vasto mundo de conocimiento. A lo sumo, puede necesitar una conexión a Internet un poco más potente de lo habitual, pero las ofertas de "gigas" de muchas empresas europeas ya se están moviendo hacia tales horizontes.
 
Y si quisiéramos molestar a Aristóteles y Platón con respecto a la mimesis de la humanidad, habría que pensar qué podrían hacer las nuevas generaciones si, a través de una aplicación, pudieran resolver, por ejemplo, un problema de geometría con ayuda de un estudiante chino o indio; o si en lugar de buscar al profesor de arte, en relación a un proyecto relacionado con la Capilla Sixtina, el alumnado pudiera pedir consejos o información, siempre a través de esta aplicación, a cualquier estudiante o experto italiano. Internet hace posible darse cuenta de la gran utopía de los humanistas del siglo XV, esa "república de letras" fundada en el conocimiento y el intercambio de conocimiento.
 
Internet siempre se ha definido como un medio democrático porque cualquiera puede escribir y crear contenido, le ha dado la palabra a muchos, el problema es: ¿y si estos revelan contenido inapropiado, sin malicia o no? Es posible que nuestros estudiantes aún no hayan desarrollado la capacidad de seleccionar, un requisito fundamental para moverse fácilmente en la "jungla" en la que se ha convertido la web.
 
"El presente y el futuro cercano parecen delinear la necesidad de capacitar al profesorado para que sea mediador, un árbitro capaz de usar y, al mismo tiempo, analizar críticamente, la variedad del contenido educativo que se puede encontrar en la web".

Por ejemplo, la búsqueda de fuentes debe ser el primer paso para asegurar el éxito de un proyecto informativo. Especialmente cuando se trata de la historia más cercana a nuestros días, es fácil encontrarse con manipulaciones informativas que pueden conducir no solo a contenidos pedagógicos engañosos, sino incluso a noticias falsas o fake news,  capaces de causar daño a las personas, así como a la democracia misma.
 
Ahora, el problema principal se refiere a la figura del alumno o alumna en el papel de usuario o usuaria de los contenidos digitales, sean en vídeo o no. A menudo, el estudiante no tiene ni el tiempo, ni la disposición, ni a veces el deseo de analizar los contenidos que él mismo utilizará para aprender: aquí, por lo tanto, el profesor-educador debe intervenir absolutamente.
 
Por tanto, el presente y el futuro cercano parecen delinear la necesidad de capacitar al profesorado para que sea mediador, un árbitro capaz de usar y, al mismo tiempo, analizar críticamente, la variedad del contenido educativo que se puede encontrar en la web.
 
No debemos rechazar totalmente las nuevas tecnologías, ni los vídeos educativos: la enseñanza debe renovarse y revitalizarse constantemente porque de las raíces sólidas nacen brotes vitales que algún día serán hermosas ramas, hojas y flores. El profesorado de hoy tiene el honor y la responsabilidad de cultivar el jardín del mañana: esta misión es demasiado importante y el peligro de fracaso debe ser combatido con todos los medios a nuestra disposición.
Deja tu comentario