“ Una de las ventajas de irse a trabajar al extranjero es la ampliación y mejora de las competencias ”

María José Arias Fernández,
Coordinadora nacional de EURES España (Madrid)
04/06/2019

María José Arias Fernández es coordinadora nacional de EURES España y jefa del área de Orientación Profesional y Programas Internacionales de la Subdirección General de Políticas Activas de Empleo General del Servicio Público de Empleo Estatal.
 
El número de ciudadanos españoles que se ha marchado al extranjero no para de crecer anualmente, incluso después de la crisis. Según datos del Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero en 2019 se contabilizaron 2.545.729 ciudadanos de nacionalidad española viviendo en otro país, una cifra que supone un incremento de 2,5 % respecto a enero de 2018 y un millón de personas más desde 2009. ¿A qué se debe esta situación?
 
Cada vez con más frecuencia la movilidad laboral se considera como una opción, bien porque existan otras ofertas de empleo en mejores condiciones laborales en el sector que los ciudadanos y ciudadanas están buscando, o porque están más informados e informadas y acceden a estas ofertas de trabajo con las competencias profesionales y lingüísticas requeridas.
 
¿Qué opciones existen para trabajar en el extranjero?
 
En Europa recomiendo que antes de salir al extranjero las personas interesadas en trabajar fuera del país se informen a través del portal EURES de las ofertas de empleo publicadas por países, por tipo de titulación, duración, modalidad de contrato. Así mismo el portal EURES ofrece una información detallada de la situación del mercado laboral de cada país de Europa y de las condiciones de vida y trabajo.
 
¿Qué ventajas supone para las personas irse a trabajar al extranjero? ¿Y qué retos conlleva?
 
Una de las ventajas de irse a trabajar al extranjero es la ampliación y mejora de las competencias, tanto las profesionales específicas de su ocupación, como las lingüísticas y personales, además de conocer otros entornos y otras formas de enfocar la resolución de problemas.

Los retos de marcharse a trabajar al extranjero van asociados a cambios sociales en su grupo de amistades, cambios familiares y la necesidad de adaptación en un tiempo determinado
 
¿Cuál sería el perfil más frecuente de las personas que se acercan a EURES en búsqueda de orientación para irse a trabajar al extranjero? ¿Por qué es así?
 
El perfil más frecuente es el de una persona con titulación universitaria con competencias lingüísticas en inglés, así como los profesionales con titulaciones de Formación Profesional.
 
Asimismo, los programas Erasmus y programas de movilidad europeos favorecen que posteriormente se contemple trabajar en Europa.
 
¿Qué pasos cree que debe seguir una persona que quiere marcharse a trabajar al extranjero para conseguirlo?
 
El primer paso es informarse de las condiciones del país al que desea ir y de las ofertas de trabajo que tiene. También debe buscar información sobre ayudas para la movilidad y los contratos, así como los impuestos que se rigen en cada país. Además, debe preparar su nivel de idioma y los requisitos de convalidación y homologación de las titulaciones que aporte.
 
Mencione algunas recomendaciones básicas para las personas que desean irse al extranjero a trabajar
   
¿Qué recursos considera imprescindibles consultar para conseguir empleo en otro país?

Las páginas web de las embajadas de España en otros países y viceversa, así como el portal EURES, en el caso de que se busque trabajo en Europa.
 
Categorías
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último