Prevención del acoso escolar con educación emocional

Rafael Bisquerra Alzina,
Director del Postgrado en Educación Emocional y Bienestar de la Universitat de Barcelona (UB)
11/05/2016

Acciones para la mejora de la convivencia

 
Todas las actuaciones dirigidas a crear un clima positivo de centro, que conviertan el centro educativo en un lugar de convivencia son acciones preventivas del acoso escolar que además favorecen el aprendizaje y el crecimiento personal del alumnado. Hay que facilitar que la institución educativa sea un modelo de escuela inclusiva y permita sentar las bases para la integración de todo el alumnado, especialmente del más vulnerable. Estas actuaciones de prevención se pueden clasificar en tres grandes áreas:
 
1) Acciones dirigidas a potenciar la gestión participativa de la vida en el centro:
   
2) Usar una metodología de enseñanza y aprendizaje que fomente el trabajo en equipo.
 
Fomentar el aprendizaje cooperativo para realizar actividades de grupo y aprender a convivir, promover la empatía, aceptar las normas que se establezcan y articular los propios objetivos y los propios intereses con los de los otros miembros. La puesta en práctica de sistemas de ayuda entre iguales como los proyectos de alumnos ayudantes, compañero lector, compañero guía y otras modalidades de tutoría y ayuda entre iguales son de gran utilidad. Conviene recordar que las políticas efectivas son las que:
   
3) Actuaciones dirigidas al desarrollo de competencias emocionales del alumnado como eje vertebrador de la convivencia. Estrechamente vinculada con la salud mental y la calidad de vida, la educación emocional pretende dar respuesta a un conjunto de necesidades sociales que no quedan suficientemente atendidas en la educación formal; su finalidad es el desarrollo de competencias emocionales que contribuyan a un mejor bienestar personal y social. La educación emocional emerge como un aspecto imprescindible para afrontar los problemas de relación y los conflictos interpersonales que pueden surgir en la convivencia diaria. En este sentido es importante desarrollarla tanto en el alumnado como en el profesorado. En esta línea, además, pueden formar parte de estas iniciativas de prevención todos los programas dirigidos a sensibilizar y profundizar en aspectos relacionados con la convivencia y la inclusión, con temas como la educación intercultural, la coeducación, la educación prosocial, aprendizaje colaborativo, la clarificación de valores, etc. A continuación se presenta una experiencia de prevención del acoso escolar basada en la educación emocional.
 

Actividades emocionales

 
El desarrollo de competencias emocionales es un factor de prevención efectivo para la prevención de la violencia y del acoso escolar. Para desarrollar las competencias emocionales lo más efectivo es el entrenamiento. Se trata de realizar múltiples actividades, juegos y dinámicas como simulación, role-playing, dramatización, observación de roles, teatro, etc. La auto-observación y la observación de comportamientos en programas de televisión, cine, literatura, teatro, etc., es una materia prima muy importante, ya que de acuerdo con la teoría del aprendizaje social de Bandura, se aprende a través de lo que se ve hacer a otras personas.
En este marco de actividades emocionales cobra una especial relevancia el teatro y las técnicas de dramatización. Por esto, una de las actividades importantes que proponemos es el teatro.
 

El teatro didáctico

 
El teatro didáctico es un conjunto de técnicas teatrales que apoyan y promueven los planes y programas educativos, rescatando los valores universales. El teatro didáctico promueve la creatividad, la imaginación, la reflexión y un comportamiento coherente y acorde con unos principios que se asumen libremente.
 
Las técnicas teatrales se pueden aplicar desde los cinco años de edad hasta la universidad. En cualquier nivel educativo pueden servir para romper con la rutina de la educación "desde fuera" para pasar a desarrollar competencias a través de una educación "desde dentro". El teatro introduce en la educación un elemento de diversión que sirve para el aprendizaje.
 
El teatro didáctico se propone provocar un juicio crítico en el espectador, que son los estudiantes, de tal forma que le ayuden a crear una imagen de la realidad sobre la que actuar. Algunas obras de Bertold Brecht, el teatro social de Augusto Boal, así como muchos clásicos de la literatura y el teatro, se pueden considerar referentes del teatro didáctico. El propósito es mover el pensamiento del espectador, y también de los actores cuando son estudiantes, para tomar conciencia de la situación existencial y social en que vive. Generalmente la anécdota o historia que explica la obra de teatro tiene implicaciones colectivas en un grupo humano.
 
La obra didáctica tiene una intención de transmitir, de enseñar. Desea conseguir una identificación del espectador con el punto de vista del autor y predisponer a una acción consecuente.
 
El público recibe un impacto emocional que afecta a la conciencia y que le hace reflexionar.  Es decir, une emoción, conciencia y acción. Por esa razón puede funcionar como un elemento activador de ideas y comportamientos. El teatro es emoción.
 
La aplicación del teatro en la dinámica de clase se puede hacer de diversas formas. Una de ellas, sobre la que nos gustaría insistir, es en la tutoría. Las sesiones de tutoría son el marco idóneo para introducir la educación emocional, y por lo tanto la dramatización y técnicas teatrales.
 

Una propuesta didáctica: la obra de teatro Postdata

 
Con la intención de estimular la puesta en práctica del teatro como estrategia para la prevención del acoso escolar, se presenta a continuación un ejemplo: la obra de teatro Postdata. La obra de teatro completa y la metodología detallada de aplicación se puede encontrar en el libro Prevención del acoso escolar con educación emocional, del cual aquí se presenta una visión de síntesis con la intención de animar a ponerlo en práctica en los centros educativos. Esta metodología se ha manifestado altamente eficiente para los objetivos que nos proponemos.
 
Postdata es una obra de teatro puesta en escena por el alumnado, donde se ilustra una situación de acoso escolar. Es una obra que ha sido escrita a propósito para la prevención del acoso escolar en los centros educativos. Es una obra que induce a la toma de conciencia del problema y a reflexionar sobre él. También induce a tomar conciencia de que todos tenemos algo que ver en el asunto con nuestro simple comportamiento de espectadores.
 
Conviene insistir en que los estudios sobre acoso escolar empezaron centrándose en las características y motivaciones del agresor. Después el objeto de análisis se desplazó hacia la víctima, con la intención de determinar los factores que la hacen vulnerable. Actualmente se pone un énfasis especial en el entorno, entendiendo que el contexto en el que se producen las agresiones representa el prisma a través del cual debemos contemplar el fenómeno. Una situación de abuso no tiene lugar si no existe un entorno que lo tolera y que a veces incluso lo fomenta. Aquí es donde los espectadores toman el protagonismo.
 
En este sentido el trabajo que nos propone la obra Postdata adquiere un gran interés, pues trata de propiciar la reflexión del grupo y el papel que juega cada uno de sus integrantes en una situación de acoso, sin que aparezcan los personajes protagonistas del agresor y la víctima. Los protagonistas son los espectadores del acoso.
 
Los objetivos específicos que se plantean con esta actividad son:
   

Referencia bibliográfica

 
Bisquerra, R. (Coord.), Colau, C., Colau, P., Collell, J., Escudé, C., Pérez-Escoda, N., Avilés, J. M., y Ortega, R. (2014). Prevención del acoso escolar con educación emocional. Bilbao: Desclée de Brower.
 
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos relacionados
Lo más leído
Lo último