Facilitar el acceso de los jóvenes al mercado de trabajo, responsabilidad compartida

Ana Sesé,
Responsable del área de Inserción Sociolaboral, Formación, Consultoría y Estudios de la Fundación Pere Tarrés (Barcelona)
15/07/2015

Nuestro mercado de trabajo necesita una cierta tasa de desempleo para funcionar. Viene a ser el grupo de personas disponibles para trabajar y cubrir las ofertas que se van generando. Con una buena rotación y creación de empleo, estar en situación de desempleo se convierte en una transición y no es un problema. En nuestro entorno, cuando la tasa de desempleo baja del 10% nos damos por satisfechos, pero ya hace demasiado tiempo que esto no pasa. Actualmente, continuamos superando el 20% y esto sí que es un problema. En el caso de la población menor de 30 años, la tasa llega al 33% y, entre los jóvenes de 16 a 24 años, alcanza el 46%. Cuando se da esta circunstancia y el mercado de trabajo cuenta con un "exceso"  de personas disponibles, siempre son los colectivos más débiles los que quedan fuera del circuito.
 
En el caso concreto de los menores de 30 años, hay algunas características específicas, que son las que abordamos en esta reflexión. Aunque las oportunidades laborales no son las mismas para un joven sin el título de la ESO que para uno con estudios universitarios, los dos tienen dificultades hoy en día para encontrar trabajo.
 
Algunas de las principales dificultades para acceder al mercado laboral son:
¿Cómo superar estas dificultades?
 
Evidentemente, si fuera fácil no estaríamos hablando del tema. De la misma forma que las causas son múltiples e interrelacionadas, también lo son las posibles soluciones. La responsabilidad es de toda la sociedad. No nos podemos permitir echar a perder toda una generación. Administración pública, empresas y sociedad en general, cada uno debe asumir su parte y aportar su grano de arena.
En este sentido, las empresas saben lo que necesitan, la formación dual existe, ¿por qué cuesta tanto aprovecharla? ¿Realmente no es posible recuperar la figura del aprendiz? Hay que recordar que un o una joven no es sólo mano de obra barata, también es energía, innovación y proyección de futuro.
 
En cuanto a la sociedad en general, la cultura del esfuerzo se está diluyendo. Ahora, estos jóvenes se ven ante un mercado de trabajo que no se lo pone fácil para acceder y con pocos recursos personales para afrontar la situación. El papel de víctima no les ayudará y lo que no aprendieron en la infancia lo tendrán que aprender ahora. No les queda más remedio. En todo caso, miremos de no perpetuar el modelo en generaciones futuras. Familias, escuelas, clubs deportivos, centros de tiempo libre, etc. Todos y todas estamos implicados.
 
Seamos valientes y destinemos los recursos que sean necesarios. Si estos jóvenes no llegan a poder incorporarse a un puesto de trabajo que les permita vivir de manera autónoma, el coste social, económico y moral que tendremos que pagar será mucho más elevado.
Categorías
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos relacionados
Lo más leído
Lo último