Estudiar en el extranjero: Información para acertar con el destino

Alícia Vila,
Head of Internatoional Office de la Universitat Abat Oliba CEU (Barcelona)
11/05/2015

Muchas son las dudas que invaden al estudiante. Porque la decisión no es ya si sale o no. La cuestión es dónde. No hay currículum que se precie que no incluya una movilidad internacional. Pero, ¿cómo aconsejar a un estudiante sin experiencia y poco ducho en el tema? ¿Qué criterios deberían ser considerados antes de escoger los estudios adecuados? En pocas palabras, su movilidad debería facilitarle cuatro objetivos básicos, a saber: favorecer sus posibilidades de encontrar empleo en los dos siguientes años tras finalizar sus estudios, mejorar su nivel de idioma, ampliar sus redes sociales, conocer nuevas culturas y enriquecerse en ellas. Todo ello sin menoscabo del grado de especialización académica conseguido tras su experiencia en el extranjero.
 
Sin embargo, y a pesar de estar convencidos de querer salir a vivir una experiencia internacional, no todos los alumnos, y mucho menos los padres, tienen claro qué deben tener en cuenta a la hora de elegir destino. Para algunos estudiantes sus dudas les enfrentarán a cuestiones tan básicas y fundamentales como saber qué estudiar, por qué o dónde. No son cuestiones baladíes ni existe una respuesta válida y universal. Cada persona es un mundo y debe descubrir cuáles son sus prioridades y objetivos. Por ello es crucial que el alumno se asesore y mantenga una entrevista lo más personalizada posible con un experto en movilidad internacional, ya sea en su centro de estudios o en un punto de información juvenil de la ciudad. Lo importante es descubrir todos los matices que conlleva una estancia en otra institución y país, para poder interiorizarlos y ser capaz de ordenar cuestiones básicas para cada persona, de forma individual. Lo que es fantástico para uno puede ser una pesadilla para otro.
 
Pero vayamos por partes. A menudo, el primer criterio de selección que efectúa el alumno es la del posible reconocimiento académico de los créditos a cursar en el extranjero por la propia institución de origen. Una vez superado este escollo, emergen cuestiones tan dispares como los criterios de selección propios de la institución de destino, especialmente si se trata de universidades americanas y por lo que hace referencia a los niveles de inglés, o requerimientos de tipo más burocrático como papeles necesarios para la obtención del visado, seguros médicos, etc.… Superada la fase de requisitos técnicos, el alumno debe saber reconocer cuestiones tales como: ¿En qué tipo de ciudad me siento más cómodo?, ¿Viviría en el campo o en la ciudad? ¿En una familia, residencia, apartamento? ¿Ofrece alojamiento la institución o lo tendría que gestionar yo?, ¿Me gusta una universidad pequeña de trato personalizado o prefiero el anonimato de una gran institución?, ¿Aprenderé el idioma?, ¿Qué coste tiene la vida allí? ¿Cuál es mi presupuesto? ¿Podría encontrar un trabajo a media jornada?, etc. Toda investigación que realice el alumno sobre la institución de destino y su entorno facilitará su adaptación y un mejor aprovechamiento académico. También es recomendable establecer contacto con alumnos del propio centro y llegar con tiempo suficiente  para asistir a las frecuentes Jornadas de orientación que dan la bienvenida a los estudiantes en movilidad.
 
Son, sin duda, muchos aspectos a considerar y gestiones a realizar, pero constatamos a diario que el esfuerzo bien vale la pena.
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último